Archivo de la etiqueta: Televisión

¿Sabías que…? (XXVI): Willie tenía razón

Todos recordamos al barbudo y desaliñado Willie, el encargado de mantenimiento escocés en la escuela de primaria de Springfield. Concretamente, esta entrada trata sobre una de sus frases más célebres. Nos referimos, por supuesto, al momento en que dice: “Los hermanos y las hermanas son enemigos por naturaleza, como los ingleses y los escoceses, o los galeses y los escoceses, o los japoneses y los escoceses, o los escoceses y otros escoceses. ¡Malditos escoceses, han destrozado Escocia!”.

No nos vamos a parar demasiado en la referencia a la rivalidad entre hermanos, ya que nuestra historia está plagada de ellas: Carlomagno y Carlomán; Sancho IV, García II y Alfonso VI; Isabel la Católica y Enrique IV; Rómulo y Remo; Juan sin Tierra y Ricardo Corazón de León… las cuales hemos podido ver en diversas obras de ficción: Crusader Kings II, Cordeluna o Isabel.

La parte que vamos a analizar es acerca de las rivalidades de los escoceses, excluyendo la japonesa, de la cual no tenemos constancia en la Historia, más allá de la 2ª Guerra Mundial, cuando estuvieron en bandos opuestos. Sin embargo, desde el intento de conquista de Escocia por parte de Eduardo I el Zanquilargo a finales del siglo XIII y la primera guerra de Independencia escocesa a principios del siglo XIV, se desarrolló una rivalidad constante entre los escoceses y los ingleses, que estaban apoyados por los galeses.

Este enfrentamiento duró hasta principios del siglo XVII, cuando Jacobo I fue coronado como Rey de Inglaterra, formando una unión personal con él a la cabeza. Esta unión derivó en el Acta de Unión que acabó unificando ambos reinos en uno solo en 1707. Esto causó que Escocia quedase finalmente bajo el gobierno de reyes ingleses y, lo que no consiguió el Zanquilargo por las armas, lo entregó el Parlamento escocés a cambio de sobornos bajo la dirección de una reina escocesa, todo ello basado en la idea de unificación de un rey escocés.

Pese a que los términos del Acta de Unión fueron más complejos, desde el punto de vista de los independentistas escoceses de la época se puede afirmar: ¡Malditos escoses, han destrozado Escocia!


[Imagen de portada extraída de: Scotlandnow.dailyrecord.co.uk]

Anuncios

Lore: Folclore con historia

Ficha técnica:

Título: Lore
Año: 2017
Producción: Amazon Studios / Propagate Content / Valhalla Entertainment
Creador: Aaron Mahnke
Duración: 6 episodios (40 min)
País: EE.UU.

lore-1.jpg

Las leyendas propias del folclore popular, así como la superstición, nacen a menudo de hechos que ocurrieron en la realidad, a pesar de sufrir alteraciones con el paso del tiempo que las empañan de misticismo y de sucesos difíciles de explicar. Aaron Mahnke nos narra, de este modo, un caso diferente en cada capítulo, intentando explicar la historia real que rodea a algunos de estos sucesos.

El formato de la serie se divide entre la interpretación del relato y las explicaciones del propio Mahnke como narrador, que nos explica qué nos dicen las fuentes al respecto, con un cuidado trabajo de documentación. En el primer capítulo, por ejemplo, nos presenta el origen de la “tapefobia”, o miedo a ser enterrado vivo, tema que preocupaba sobre todo en el siglo XIX y del que también escribió Edgar Allan Poe en “El entierro prematuro”. Con ello aprendemos distintas técnicas en las tumbas que permitían saber si alguien fue enterrado antes de tiempo, como la inclusión de una campana que podía ser movida desde el interior del ataúd. También la razón por la que existían salas de espera mortuorias, donde los cuerpos de los fallecidos esperaban a presentar signos de descomposición para poder ser declarados oficialmente muertos. Este miedo se acrecentó con la idea de la existencia de los vampiros, popularizada por Bram Stoker a finales de siglo.

Por otro lado, tal como se refleja en el resto de episodios, en muchas ocasiones se usaba la presencia de demonios y brujas como causantes de los males que sucedían en el momento. A día de hoy, en cambio, encontramos que detrás de estos seres malignos se escondían realmente enfermedades, en su mayoría mentales, además de servir como escusa para justificar el sometimiento del poder del hombre sobre la mujer, víctima de un porcentaje muy elevado de estos casos. Hasta hace no tanto, si una mujer sobresalía por su rebeldía, inteligencia, independencia o sencillamente por querer ser algo diferente a lo impuesto, podía fácilmente ser internada en un psiquiátrico por petición de su marido o de su padre.

Ejemplo de ello fue Bidget Cleary, irlandesa de finales del siglo XIX que fue quemada viva por su marido, quien creía que esta había sido sustituida por las hadas según una superstición local. Otro caso es el de Rosemary Kennedy, hermana del presidente americano JFK, víctima de una técnica que puso de moda el Dr. Walter Freeman en los años 40: la lobotomía cerebral, que le causó secuelas permanentes.

Estos y otros casos, son tratados con especial detalle a través de los seis capítulos de Lore, que se complementan con el podcast que creó el propio autor en 2015 y del cual surgió la idea de la serie. Este cuenta, hasta la fecha, con 82 episodios de media hora de duración aproximada, y guarda el mismo enfoque que la versión televisiva.


[Imágenes extraídas de http://www.filmaffinity.com y de http://www.vox.com]

Cómo debería haber sido las chicas del cable T2… (y no fue)

Ficha técnica:
Título: Las chicas del cable
Producción: Bambú Producciones / Netflix España
Guion: Ramón Campos, Teresa Fernández-Valdés, Gema R. Neira
Reparto: Blanca Suárez,  Maggie Civantos,  Ana Fernández,  Nadia de Santiago, Ana Polvorosa,  Yon González,  Martiño Rivas, etc.
País: España
Año: 2017
Duración: 50 min (8 capítulos)

4300713

A finales de mayo del pasado año os trajimos el que fue nuestro análisis sobre la primera serie que produce la aclamada Netflix en España. En aquella ocasión incluso nos aventuramos a intentar adivinar hacia dónde avanzaría la producción, siguiendo un poco el curso de la Historia. Lamentablemente, hemos visto nuestro gozo en un pozo.

Más allá de si la serie en sí es atractiva, buena o incluso entretenida (o no), nosotros queremos enfocar nuestro análisis en el aspecto que nos atañe, que es precisamente el tratamiento de la Historia en la ficción. De este modo, vimos que en la primera temporada se arriesgaba bastante más a la hora de introducir elementos políticos y sociales de la época representada. Tal fue el caso del sufragio femenino, un amplio espectro de la desigualdad de la mujer, nociones claras del desgaste de la monarquía de Alfonso XIII e incluso se mencionaba que entre las altas esferas había rumores de un latente Golpe de Estado.

Pues bien, en esta ocasión, la trama se desarrolla seis meses después de todo esto, bien entrados en 1929. Sin embargo, no hay ninguna referencia a ninguno de los puntos citados. Alfonso XIII reaparece, sí, pero para asistir a una gala y nada más. A nivel tecnológico, sí que vemos que hilan más fino. Ya nos introdujeron el Rotary en episodios anteriores, y ahora nos hablan del proyecto de la existencia de cabinas telefónicas. Ambos avances en la industria telefónica datan en la realidad de 1928, año en el que ya se pusieron en marcha.

A mayores, vemos cómo los problemas de identidad y de género de una de las protagonistas, con motivo de su homosexualidad, se agravan, llegando a ser internada en una institución psiquiátrica donde intentan curarla con métodos más cercanos a la tortura. Finalmente, hablan de una comunidad en Berlín donde sería aceptada, algo que podría tener relevancia en la tercera temporada. Sea como fuere, si alguien está realmente interesado en este tema, recomendamos que vea La chica danesa, donde se trata mejor todo lo mencionado.

A modo de conclusión, consideramos que es una lástima que la serie se enfoque solamente en el drama, prevaleciendo los múltiples tríos amorosos existentes entre todos los personajes. En la primera temporada vimos un claro potencial histórico que han abandonado, dejando relegada la Historia, una vez más, a un papel meramente ambiental. En todo caso, habrá que esperar un poco para ver en qué línea continúa la tercera temporada, ya anunciada para este 2018.


[Imágenes extraídas de glamour.es y de wikimedia.org]

American Horror Story: Cult

Ficha técnica:
Título: American Horror Story: Cult
Año: 2017
País: EE.UU.
Duración: 11 episodios
Producción: FX Network / Brad Falchuk Teley-Vision / Ryan Murphy Productions
Guion: Ryan Murphy, Brad Falchuk, Tim Minear, James Wong, John J. Gray
Reparto: Sarah Paulson, Evan Peters, Cheyenne Jackson, Billie Lourd, Alison Pill, Billy Eichner, Leslie Grossman, Adina Porter, Frances Conroy

cult4

Hace un par de semanas finalizaba la temporada más realista de la serie American Horror Story: Cult. Esta última entrega, a diferencia de las anteriores, se ubica en el presente, desarrollando toda su trama en el 2016. Sin embargo, incluye bastantes personajes históricos a los que se hace referencia a lo largo de los once capítulos que la componen, especialmente hacia el final.

A pesar de todo, arranca con un hecho que ya se puede considerar histórico, a pesar de haber pasado tan sólo un año: las elecciones presidenciales de EE.UU., en las que salió victorioso Donald Trump. Este acontecimiento marcará profundamente a todos los personajes de la trama, con un guion repleto de fuertes críticas políticas y sociales.

A nivel retrospectivo, tenemos que esperar al capítulo 7 para encontrar la primera mención histórica per se. Será aquí donde se nos presenta la vida de Valerie Solanas, una mujer que vivió sometida por el hombre desde su niñez y que es más conocida por intentar asesinar a Andy Warhol. En la serie se hace un fiel retrato de ambos (especialmente a nivel de caracterización), representando no sólo su relación y los motivos que la llevaron a dispararle, sino también su otra aportación a la Historia: el manifiesto SCUM. Esta es una de las obras más representativas del llamado “feminismo radical” propio de los años 60 y 70. Sin embargo, aquí la serie se toma la licencia de afirmar que el grupo SCUM era, en realidad, el Asesino del Zodiaco, cuya identidad sigue siendo discutida.

Otra referencia la encontramos en un personaje que ha vuelto a nuestra actualidad estos días debido a su reciente fallecimiento en prisión el pasado 19 de noviembre: Charles Manson, famoso asesino en serie, coetáneo de Valerie Solanas y líder de la Familia Manson. De este modo, se nos representa el macabro crimen que cometió dicho grupo el 9 de agosto de 1969 en la casa de la actriz Sharon Tate, estando ella embarazada de ocho meses, junto con otras cuatro personas que la acompañaban. Destaca por presentarnos a los cuatro miembros de la banda que perpetraron este crimen múltiple: Tex Watsson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian, mostrando además la psicología detrás de cada uno.

 

Evan Peters

Finalmente, también hacen un breve repaso al fin de algunos líderes de sectas del pasado siglo. El primero de ellos es Marshall Applewhite, líder religioso de la secta Heaven’s Gate, que organizó un suicidio colectivo en el estado de California en 1997 en el que murió junto con otros 38 seguidores. Pocos años antes fue el turno en Waco (Texas) de los Davidianos, liderado por David Koresh, aunque en esta situación se vio precipitada por el asedio de la policía y del FBI al rancho en el que vivían, al ser investigados por posesión masiva de armas y abuso de menores, que provocó un gran incendio. El saldo final de fallecidos fue de 86 (incluidos 17 menores y el propio David Koresh), además de cuatro agentes. Por último, tenemos el célebre caso de Jim Jones, estadounidense que fundó la secta Templo del Pueblo en Jonestown (Guyana). Este es, hasta la fecha, el suicidio colectivo más masivo de la Historia, ya que en ella murieron 912 personas, incluidos 300 menores, principalmente por ingesta de cianuro, a finales de 1978.

De este modo, se nos presentan algunas de las agrupaciones sectarias que más impacto han tenido en la sociedad norteamericana, para poder relacionarlas y usarlas como contexto histórico que justifican la trama principal de esta temporada. Además, como decíamos al principio, este arco es plenamente realista, algo que contrasta con las temporadas anteriores y que a nivel histórico resulta de agradecer.


[Imágenes extraídas de http://www.portland.carpediem.cd, http://www.es.wikipedia.org y http://www.pinterest.com]

Maestres e Historiadores


spoiler-alert Cuidado! Esta entrada contiene spoilers de la séptima temporada de Juego de Tronos.

En la serie de televisión Juego de Tronos, adaptación de la serie de novelas de G.R.R. Martin Canción de Hielo y Fuego, aparece una orden monástica muy llamativa, tanto por su función como por su trasfondo dentro de este universo. Se trata de los maestres, una congregación de eruditos  dedicada, principalmente, al estudio y la preservación del conocimiento. Esta orden se encuentra establecida en la ciudad de Antigua, la cual, como su propio nombre indica, es la más antigua de las ciudades de Poniente gobernada por la casa Hightower.

En este lugar, los maestres, como se llama a los miembros de la orden que han conseguido fabricar su cadena, símbolo de su maestría en diferentes artes, se dedican a investigar, copiar y proteger el conocimiento adquirido hasta el momento y continuar ampliándolo. Este conocimiento es muy variado y abarca muchas ramas. Cada maestre puede dedicarse a aquellas que le interesen y, una vez haya alcanzado la maestría en un área concreta se le permite forjar un eslabón para su cadena del metal que representa esa área concreta. Por ejemplo, dominar la medicina se representa con un eslabón de plata, la economía con uno de oro o la historia con el de cobre. Vemos por tanto que la Ciudadela es un templo del trabajo multidisciplinar.

En un principio el enfoque de este pequeño artículo iba a ser los puntos en los que los maestres fallan como historiadores, pese a intentar mostrarse como imparciales en el desarrollo de los acontecimientos. Sin embargo, reflexionando sobre lo que se ha visto de esta institución en la serie de televisión, este enfoque no se puede aplicar. No porque realmente los maestres sean grandes historiadores, sino más bien porque nos han retratado a los historiadores reales de una forma que, por desgracia, se ajusta demasiado a la realidad.

En varios capítulos de la 7ª temporada, hemos podido ver que, si bien los maestres aplican un rigor bastante serio a sus investigaciones, en muchas ocasiones, dejan ver mucho de cómo nos mostramos los historiadores a la sociedad. En diferentes escenas, vemos a diferentes maestres de diversos lugares burlarse del pueblo llano, al que consideran vulgar y sin importancia. Se ríen de la ignorancia de algunas regiones de Poniente, catalogándolas como incultas, llegando a afirmar que “secan los sesos” de los maestres que son enviados allí.

En la serie se nos revela, entre otras cosas, que los maestres sabían de la existencia de los caminantes blancos. Sin embargo, la gran mayoría de la población al sur de El Cuello los considera una fantasía sin ninguna base. Incluso personajes considerados como ávidos lectores, Tyrion Lannister es un ejemplo, lo ven como un cuento inverosímil. Vemos por tanto que los maestres, conociendo un hecho como este, no consideran importante transmitírselo a la población.

Esta actitud condescendiente, de mantener el conocimiento reservado solo para unos cuantos eruditos, a muchos les parecerá absurda e intolerable, pero, por desgracia, refleja demasiado bien a los historiadores reales en este momento. La divulgación, que debería ser la última fase del trabajo del historiador y la motivación final de toda investigación científica en el ámbito del trabajo historiográfico, suele quedar olvidada y en muchas ocasiones menospreciada como algo sin valor. Sin embargo los historiadores somos los primeros en poner el grito en el cielo cuando pseudohistoriadores hacen trabajos divulgativos sin base, o cuando una película o serie histórica no son fieles a lo que pretenden representar. ¿Realmente somos los historiadores diferentes a los maestres? A esas personas sentadas en su “palacio de conocimiento”, atesorando toda la información que han heredado y ampliado, pero sin compartirla con el resto de Poniente. Si no trasladamos a la sociedad nuestras investigaciones, no somos distintos a ellos. Seguimos estando encerrados en archivos y universidades, compartiendo nuestros resultados únicamente en los círculos académicos y menospreciando la importancia de la divulgación que, en última instancia, es el motivo mismo de la investigación histórica.

Por suerte, tanto en Poniente como en nuestro propio mundo hay investigadores que buscan que la Historia llegue a más gente y que procuran aprender cómo hacerlo en la medida de sus posibilidades. Esta mezcla de investigador y divulgador, en Poniente, la encarna el archimaestre Ebrose (en la serie Juego de Tronos al menos). Este hombre nos deja dos frases que revelan bastante sobre la importancia de la Historia y de que la gente la lea.

sam y ebrose
Fig. 1: Al fondo, Samwell Tarly junto al maestre Ebrose. Fuente: blogspot.com

“Somos la memoria de este mundo, Samwell Tarly, sin nosotros los hombres no serían mejores que los perros, solo recuerdan la última comida y no anticipan más que la próxima” (Temporada 7, capítulo 1). Tal vez un poco exagerado en su comparación, pero en su otra cita nos da una visión algo más clara de lo importante que es escribir de forma que la gente sienta interés en acercarse a sus obras.

“Si vas a escribir historias, Tarly, necesitas investigar. Si quieres que la gente las lea, necesitas cierto estilo. No escribo La crónica de las guerras subsiguientes a la muerte del rey Robert I, para que se quede en los estantes sin leer” (Temporada 7, capítulo 2) Aún así, cuando Samwell Tarly le recomienda un título “más poético”, que sería algo más popular y cercano a todo el mundo, Ebrose le recuerda que “no son poetas”. Aunque, por algo se empieza.


[Imagen de portada extraída de: ytimg.com]

When we rise: Marcha por el Orgullo

Ficha técnica:
Título: When we rise
Producción: ABC Studios
Guion: Dustin Lance Black
Reparto: Guy Pearce, Mary-Louise Parker, Rachel Griffiths, Jonathan Majors, Austin P. McKenzie
País: EE.UU.
Año: 2017
Duración: 8 episodios

when_we_rise_tv-448179021-large
Fig. 1: Cartel promocional. Fuente: filmaffinity.com

Con motivo de la celebración del World Pride Madrid 2017, en El Octavo Historiador queremos aportar nuestro granito de arena trayéndoos un acercamiento hacia esta miniserie, publicada a finales de febrero de este año.

When we rise nos hace un amplio repaso sobre la aparición del movimiento de lucha por los derechos y la visibilidad LGTB+ durante los últimos 45 años, hasta llegar a nuestros días. Se centra principalmente en California, aunque hace continuas menciones a otras partes de EEUU, entre las que destacan los sucesos de Stonewall en Nueva York en 1969, considerado por muchos como el origen de las marchas por el Orgullo.

También destaca por ser una producción más inclusiva de lo que estamos acostumbrados a ver. Ya no está enfocada solamente a los problemas del hombre gay blanco, sino que este comparte protagonismo con la lucha de la homosexualidad entre los afroamericanos –mucho menos visibilizada y que está comenzando a resurgir con otros ejemplos como la oscarizada Moonlight-, con cómo se lidia con ello en el Ejército y con el imprescindible papel de las lesbianas. Esto último cobra importancia, además, por haber participado codo con codo por la defensa de los derechos de la mujer, aunque encontrando grandes oposiciones internas.

Asimismo, conocemos el origen de la bandera LGTB+ creada en 1978 por el activista Gilbert Baker y que simboliza los colores del arcoiris. Esta surgió a raíz de la necesidad de sustituir al triángulo rosa, ya que era el símbolo con el que se marcaba a los homosexuales en los campos de concentración de la Alemania Nazi.

Cómo no, también cobra suma importancia la aparición del VIH, que tan grave impacto tuvo en la comunidad, como ya comentamos en su día con The Normal Heart. De hecho, hubo que esperar a que llegase Bill Clinton a la Casa Blanca para que, en 1997 y por primera vez, un presidente norteamericano diese voz al problema. Del mismo modo, la serie finaliza con el dictamen de Barack Obama de impulsar el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo en todo EE.UU., legalizado por el Tribunal Supremo en 2015.

Por todo ello y más, vemos en When we rise un gran ejemplo de explicación y sensibilización, de obligada visualización para cualquiera que quiera comprender la necesidad de que exista el Día del Orgullo LGTB+.

Si te interesa conocer más sobre el tema, aquí te dejamos otros artículos que dedicamos a este colectivo:

Historia de Lili Elbe: La chica danesa

The Normal Heart: aparición del VIH

The Get Down: del disco al hip hop


[Imagen de portada extraída de: wordpress.com]

Empeñando pedacitos de Historia

Aunque el reconocimiento social de la Historia y su valor no sea el que desearíamos, resulta evidente que es uno de los campos que mayor interés suscita. Buena muestra de ello es el enorme éxito que tiene el docureality La Casa de Empeños (título original Pawn Stars), del que actualmente se está emitiendo su decimoquinta temporada, y que se ha convertido en uno de los buques insignia de History Channel. La dinámica del programa consiste en la llegada a la tienda Gold & Silver Pawn Shop, en Las Vegas, de algún cliente que tiene algún objeto interesante para vender, tras lo que aparece alguno de los protagonistas para tasarlo y comenzar a negociar. Habitualmente de esto se encarga Rick Harrelson, copropietario de la tienda junto con su padre Richard Harrelson “el Viejo”, aunque también es labor de su hijo Corey o del mejor amigo de éste, Chumlee. En ocasiones, los objetos en cuestión resultan complejos de valorar, de modo que es habitual el recurso a una amplia nómina de expertos locales que tratan de aclarar dudas al respecto (por ejemplo, un historiador -Mark Hall-Patton-, una experta en libros antiguos -Rebecca Romney-, etc.).

ps

A lo largo de sus ya 15 temporadas, por La Casa de Empeños se han podido ver objetos de lo más variopinto: desde libros antiguos (como un tratado sobre alquimia que fue propiedad de Isaac Newton), a documentos históricos de la más variada índole, pasando por objetos relacionados con personajes destacados (puros de J.F. Kennedy, armas relacionadas con la disputa entre Hatfields y McCoys…) y otros tipos de vestigios del pasado (monedas y billetes antiguos, armas, armaduras, juguetes, vehículos, equipaciones deportivas, uniformes militares, etc.). También el Arte tiene una importante presencia, especialmente en el caso de la música -es habitual la aparición de objetos relacionados con grandes músicos como Hank Williams, Jimmy Hendrix, Jim Morrison, Frank Sinatra y un largo etcétera-.

Como podemos deducir de la dinámica del programa, el objetivo principal no es exactamente la divulgación de la Historia, pero la enorme curiosidad que suscita ésta en los espectadores es lo que ha permitido triunfar a La Casa de Empeños. Es verdad que no se tratan los grandes procesos que han conformado nuestro mundo, ni se analizan causas y consecuencias profundas de los hechos históricos más destacados. Y quizás tampoco resulte atractivo para apasionados de la Historia el ver cómo se monetarizan objetos cuyo valor va mucho más allá de una cantidad determinada de dinero. Sin embargo, esta forma de presentar el pasado en pequeñas dosis, relacionadas en muchas ocasiones con objetos concretos que generan cierta nostalgia, si es una manera útil de que nuestra disciplina esté un poco más presente para el público general.