Archivo de la etiqueta: Piratería

Piratas en un mar de Historia

Con motivo del estreno de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar no podemos evitar recordar a los personajes míticos que nos ha dado esta saga y, sobre todo, los piratas que en ellas aparecen.  A lo largo de las películas, han aparecido numerosos piratas con diversas procedencias, siendo su máximo exponente La Cuarta Asamblea de Hermanos, donde se reunieron piratas de diferentes partes del mundo.

A pesar de esta enorme cantidad de personajes, muy pocos de los que aparecen en las películas, existieron realmente. No hubo por desgracia ningún Ammand el corsario surcando el Mar Negro, ni un caballero Jocard y ni mucho menos, un tal Bill el Botas.  

Aun así, aunque sean personajes salidos de la imaginación de su creador, sus nacionalidades sí que guardan relación con lugares donde sí que se llevaron a cabo actividades de piratería, como es el caso de los piratas bereberes representados por Ammand o los franceses por el capitán Chevalle por ejemplo. También tenemos el caso de Sao Feng, que, aunque su personaje no existió, se basó en un pirata chino llamado Cheung Po Tsai. O mismo Jack Sparrow, que es una combinación de historias de diferentes piratas, entre ellos, Jack Birdy.

De todos los piratas que podemos ver a lo largo de la pentalogía de Piratas del Caribe, solo tres existieron de verdad. Uno de ellos es Sri Sumbhajee, el pirata indio. En realidad, no se sabe a ciencia cierta si fue un pirata o no, pero a quien sí que se conoce mejor es a su padre, Kanhoji Angre, que fue almirante de la armada de Maratha en el siglo XVIII y que se ganó muy mala fama entre británicos, holandeses y portugueses.

La siguiente en nuestra lista es la señora Ching. Se trata de Ching Shih, una pirata que actuó en el siglo XIX. En su momento, comandó una importante flota y se enfrentó tanto al Imperio británico como al portugués. Dicen que tuvo una relación amorosa con Cheung Po Tsai.

987yugh
Fig. 1: De izquierda a derecha: Sri Sumbhajee, la señora Ching y Barbanegra.

El último y no por ello menos importante, es Barbanegra. Pirata de sobra conocido por todos. Su nombre era Edward Teach y tuvo una breve, pero intensa carrera como pirata. Se cree que actuó desde 1716 hasta 1718, momento de su muerte.  Es curioso como alguien que estuvo en activo solo 3 años, consiguió que su figura estuviese rodeada de tantas leyendas en torno a él y tan presente en la cultura popular.

Son pocos los piratas reales, de los muchos que podemos ver a través de las películas, no sabemos si habrá más aventuras del capitán Jack Sparrow, pero si las hay, esperemos que algún que otro pirata conocido aparezca. No estaría mal, por ejemplo, que llegase a aparecer Benito Soto, pirata gallego, capitaneando su Burla Negra.


[Imagen extraída de: www.deviantart.net Autor: Mister Bones]

Anuncios

Diversión con banderas: Black Sails

Cuando nos encontramos ante una producción audiovisual ambientada en algún momento del pasado, para cualquier aficionado a la Historia hay un sinfín de elementos y aspectos interesantes que le llaman la atención: un personaje determinado, algún elemento artístico, el reflejo de la mentalidad de un grupo social, expresiones de la religiosidad popular, etc. Pero  habitualmente pasan desapercibidos otros elementos que también tienen su importancia y que, en caso de que estén mal reflejados, dejan una nefasta impresión. Este es el caso, por ejemplo, del mundo de la vexilología; es decir, del estudio de las banderas. Seguramente nos resultaría chocante que en una serie o película de dentro de dos siglos inspirada en esta década apareciese una enseña con una esvástica en el Bundestag u otra con la hoz y el martillo en el Kremlin. Ello se debe a que las banderas son elementos con una indudable carga simbólica, y es por eso que es tan importante su correcta utilización en producciones basadas en la Historia.

Jack Rackham

Un ejemplo de ello lo vemos en Black Sails. En esta producción, concebida en parte como una precuela de la novela La isla del tesoro de R.L. Stevenson (dos de los principales protagonistas, el capitán Flint y John Silver, están sacados de ella), pero también como una serie inspirada en el mundo de la piratería en el Caribe de inicios del siglo XVIII, encontramos varios elementos vexilológicos interesantes. En ella se refleja, sobre todo, la importancia de la “Jolly Roger”, es decir, de la bandera pirata. Por un lado, en varios capítulos se muestra –de manera bastante acertada- cómo era izada o arriada durante la persecución de sus presas, con el fin de que se rindieran sin entablar combate. Aunque varias de las enseñas no son reales –pues no todos los personajes lo son-, otras si, como la de Jack Rackham, cuyo diseño fue obra personal suya. De hecho, el proceso de creación de esta conocida bandera con una calavera y dos espadas cruzadas aparece reflejado en la segunda temporada.

Asimismo, en Black Sails vemos la característica enseña española con la cruz de Borgoña, y también aparece en varias ocasiones la bandera británica, pero no la actual Union Jack, sino la bandera del Reino de Gran Bretaña, establecida en 1707 con la unión de Inglaterra y Escocia, y que se diferencia de la actual en la ausencia del aspa roja que representa a Irlanda. De hecho, elementos como estos nos ayudan a contextualizar temporalmente la acción aunque la fecha no se nos indique.

Por supuesto, los elementos vexilológicos también se pueden encontrar y analizar en muchas otras producciones, pero Black Sails, por su calidad y popularidad cada vez mayor, es un buen reflejo de ello.

Enlaces de interés:

Web de Black Sails