Archivo de la etiqueta: Juego de Tronos

Maestres e Historiadores


spoiler-alert Cuidado! Esta entrada contiene spoilers de la séptima temporada de Juego de Tronos.

En la serie de televisión Juego de Tronos, adaptación de la serie de novelas de G.R.R. Martin Canción de Hielo y Fuego, aparece una orden monástica muy llamativa, tanto por su función como por su trasfondo dentro de este universo. Se trata de los maestres, una congregación de eruditos  dedicada, principalmente, al estudio y la preservación del conocimiento. Esta orden se encuentra establecida en la ciudad de Antigua, la cual, como su propio nombre indica, es la más antigua de las ciudades de Poniente gobernada por la casa Hightower.

En este lugar, los maestres, como se llama a los miembros de la orden que han conseguido fabricar su cadena, símbolo de su maestría en diferentes artes, se dedican a investigar, copiar y proteger el conocimiento adquirido hasta el momento y continuar ampliándolo. Este conocimiento es muy variado y abarca muchas ramas. Cada maestre puede dedicarse a aquellas que le interesen y, una vez haya alcanzado la maestría en un área concreta se le permite forjar un eslabón para su cadena del metal que representa esa área concreta. Por ejemplo, dominar la medicina se representa con un eslabón de plata, la economía con uno de oro o la historia con el de cobre. Vemos por tanto que la Ciudadela es un templo del trabajo multidisciplinar.

En un principio el enfoque de este pequeño artículo iba a ser los puntos en los que los maestres fallan como historiadores, pese a intentar mostrarse como imparciales en el desarrollo de los acontecimientos. Sin embargo, reflexionando sobre lo que se ha visto de esta institución en la serie de televisión, este enfoque no se puede aplicar. No porque realmente los maestres sean grandes historiadores, sino más bien porque nos han retratado a los historiadores reales de una forma que, por desgracia, se ajusta demasiado a la realidad.

En varios capítulos de la 7ª temporada, hemos podido ver que, si bien los maestres aplican un rigor bastante serio a sus investigaciones, en muchas ocasiones, dejan ver mucho de cómo nos mostramos los historiadores a la sociedad. En diferentes escenas, vemos a diferentes maestres de diversos lugares burlarse del pueblo llano, al que consideran vulgar y sin importancia. Se ríen de la ignorancia de algunas regiones de Poniente, catalogándolas como incultas, llegando a afirmar que “secan los sesos” de los maestres que son enviados allí.

En la serie se nos revela, entre otras cosas, que los maestres sabían de la existencia de los caminantes blancos. Sin embargo, la gran mayoría de la población al sur de El Cuello los considera una fantasía sin ninguna base. Incluso personajes considerados como ávidos lectores, Tyrion Lannister es un ejemplo, lo ven como un cuento inverosímil. Vemos por tanto que los maestres, conociendo un hecho como este, no consideran importante transmitírselo a la población.

Esta actitud condescendiente, de mantener el conocimiento reservado solo para unos cuantos eruditos, a muchos les parecerá absurda e intolerable, pero, por desgracia, refleja demasiado bien a los historiadores reales en este momento. La divulgación, que debería ser la última fase del trabajo del historiador y la motivación final de toda investigación científica en el ámbito del trabajo historiográfico, suele quedar olvidada y en muchas ocasiones menospreciada como algo sin valor. Sin embargo los historiadores somos los primeros en poner el grito en el cielo cuando pseudohistoriadores hacen trabajos divulgativos sin base, o cuando una película o serie histórica no son fieles a lo que pretenden representar. ¿Realmente somos los historiadores diferentes a los maestres? A esas personas sentadas en su “palacio de conocimiento”, atesorando toda la información que han heredado y ampliado, pero sin compartirla con el resto de Poniente. Si no trasladamos a la sociedad nuestras investigaciones, no somos distintos a ellos. Seguimos estando encerrados en archivos y universidades, compartiendo nuestros resultados únicamente en los círculos académicos y menospreciando la importancia de la divulgación que, en última instancia, es el motivo mismo de la investigación histórica.

Por suerte, tanto en Poniente como en nuestro propio mundo hay investigadores que buscan que la Historia llegue a más gente y que procuran aprender cómo hacerlo en la medida de sus posibilidades. Esta mezcla de investigador y divulgador, en Poniente, la encarna el archimaestre Ebrose (en la serie Juego de Tronos al menos). Este hombre nos deja dos frases que revelan bastante sobre la importancia de la Historia y de que la gente la lea.

sam y ebrose
Fig. 1: Al fondo, Samwell Tarly junto al maestre Ebrose. Fuente: blogspot.com

“Somos la memoria de este mundo, Samwell Tarly, sin nosotros los hombres no serían mejores que los perros, solo recuerdan la última comida y no anticipan más que la próxima” (Temporada 7, capítulo 1). Tal vez un poco exagerado en su comparación, pero en su otra cita nos da una visión algo más clara de lo importante que es escribir de forma que la gente sienta interés en acercarse a sus obras.

“Si vas a escribir historias, Tarly, necesitas investigar. Si quieres que la gente las lea, necesitas cierto estilo. No escribo La crónica de las guerras subsiguientes a la muerte del rey Robert I, para que se quede en los estantes sin leer” (Temporada 7, capítulo 2) Aún así, cuando Samwell Tarly le recomienda un título “más poético”, que sería algo más popular y cercano a todo el mundo, Ebrose le recuerda que “no son poetas”. Aunque, por algo se empieza.


[Imagen de cabecera extraída de: ytimg.com]

Anuncios

Detrás de los escenarios de Juego de Tronos (Temporada 7)

spoiler-alert  Cuidado! Esta entrada contiene spoilers de la 7ª temporada de Juego de Tronos.

Hace una semana que se estrenó el último capítulo de la séptima temporada de Juego de Tronos y durante el transcurso de ella estuvieron presentes diferentes localizaciones de Poniente, que al igual que en anteriores temporadas, algunas de ellas fueron rodadas en lugares de España.

Hagamos un repaso de dichos lugares:

rocadragon.jpg
Fig. 1: La isla de San Juan de Gaztelugatxe y fotograma de la serie en la que se ve parte del puente. Extraídas de: euskoguide y elcorreo

– Rocadragón: 
Rocadragón fue una fortaleza que perteneció a la casa Targaryen y que tras la Rebelión de Robert, pasó a manos de Stannis Baratheon. Tras la muerte de este último, Daenerys Targaryen, al regresar a Poniente, se hace con su posesión.

En las escenas en las que se puede ver el paisaje de Rocadragón, destaca sobre todo el largo puente con escalinata que lleva hasta la fortaleza. Estas se rodaron en el País Vasco, concretamente en San Juan de Gaztelugatxe, una isla que se encuentra en la costa de Bizkaia. El nombre de dicho lugar significa “castillo de roca” y parece ser que fue un baluarte para defenderse de Alfonso XI. Se dice también que sufrió un ataque de Francis Drake.

alto jardin.jpg
Fig. 2: Vista del Castillo de Almodóvar y Altojardín en el horizonte. Extraídas de: elpais y captura propia.

– Altojardín: 
Altojardin es la capital del Dominio, donde gobierna la Casa Tyrell, aunque en sus orígenes perteneció a los Gardener, hasta que Aegon I se lo concedió a los Tyrell. En la séptima temporada podemos ver la fortaleza cuando las tropas de los Lannister se hacen con ella.
La apariencia de Altojardin se la debemos al castillo de Almodóvar, que se encuentra en Córdoba. Desde el siglo VII, pasó a manos de Abd al-Malik. y posteriormente formó parte del Emirato de Córdoba con Abderramán I. Finalmente en el año 1226 pasa a manos cristianas, siendo rey Fernando III.

pozo dragon def.jpg
Fig. 3: El anfiteatro de Itálica e interior de Pozo Dragón. Extraídas de: flickr y captura propia.

– Pozo Dragón: 
Pozo Dragón se trata de un edificio de enormes dimensiones en el que vivieron algunos dragones de los Targaryen. Se encuentra situado en Desembarco del Rey. En estos momentos el lugar se encuentra en ruinas tras el ataque de algunos ciudadanos a los dragones, que, en su afán de escapar y defenderse, acabaron destruyendo el lugar. En esta temporada, Pozo Dragón fue testigo de una reunión entre Daenerys Targaryen y Cersei Lannister.

El lugar escogido para representar dicho lugar no es más ni menos que el anfiteatro romano de la ciudad romana de Itálica. Los orígenes de esta ciudad se remontan a los turdetanos y tras la Segunda Guerra Púnica pasó a tener ocupación romana. El anfiteatro en cuestión se cree que comenzó su construcción entre el 117-138 y que dejó de utilizarse a partir del s. IV. En la serie, se puede ver la entrada, y la parte de la arena, aunque la fosa bestiaria (zona central de la arena) se tapó.

Además de estos lugares, podemos ver otras localizaciones como es el caso de los sótanos de Desembarco del Rey, que se rodaron en las atarazanas reales de Sevilla o los muros exteriores del mismo lugar, que corresponden al castillo de Trujillo, situado en Cáceres.

Por las noticias que van saliendo en los periódicos, parece que la serie ha reavivado el turismo en algunas de estas localizaciones, como es el caso de Gaztelugatxe, lo que demuestra que la cultura audiovisual no solo tiene relación con la Historia, sino también con el turismo y la arqueología.


[Imagen de cabecera extraída de: ytimg]

Et tu, Olly?

spoiler-alert Advertencia: esta entrada contiene spoilers relativos a la 5º temporada de Juego de Tronos y al libro Danza de Dragones. Si todavía no has visto o leído la saga, te recomendamos que no sigas leyendo.

La serie Juego de Tronos, como ya hemos comentado en otras entregas de esta sección, toma numerosas referencias de la Historia. Su autor ha reconocido en más de una ocasión el haberse inspirado en acontecimientos reales, que traslada a los libros con ciertas variaciones, pero resultando a menudo fácilmente identificables.

En esta ocasión nos centraremos en uno de los grandes acontecimientos de Danza de Dragones, llevado a la televisión en la 5ª temporada de la serie, en el capítulo 10: Misericordia. En este episodio presenciamos la muerte de Jon Nieve, Comandante de la Guardia de la Noche, a manos de sus hermanos juramentados. Un asesinato planificado, en el que un nutrido grupo de hombres rodea y apuñala por turnos al Lord Comandante, alegando hacerlo ‘Por la Guardia’. El último de todos ellos –circunstancia que solo se da en la serie- es Olly, el protegido de Jon Nieve, que recibe la puñalada, con un último interrogante entre los labios: ‘¿Olly?’.

Un asesinato premeditado, realizado para mantener el orden de las cosas, una Guardia sin mácula, con miedo a los cambios; cuyas consecuencias acabarán precisamente por derrocar el orden establecido. ¿A qué nos recuerda esto? Sin duda al complot y asesinato de Julio César.

Cayo Julio César, cónsul y dictador vitalicio de Roma, moriría de forma similar en los idus de marzo del año 44 a.C. Un nutrido grupo de senadores, temerosos de la instauración de una nueva monarquía en Roma, apuñaló a César ante la estatua de Pompeyo – su declarado enemigo – causándole la muerte. Al igual que sucede en la serie, sus actos trajeron precisamente lo que no deseaban, la instauración del Imperio bajo el mando de Octavio, su sucesor y primer emperador de Roma. Shakespeare, en su obra Julio César, puso además en labios de César la famosa frase, ‘Et tu, Brute?’, último interrogante del moribundo al ver a Bruto, su protegido, formar parte del complot.

La similitud entre ambos magnicidos es incuestionable, sobre todo en la versión televisiva de la saga. Sin duda un curioso guiño de los guionistas a uno de los episodios históricos más reconocidos de la Historia de Roma.

_________________

Materíal gráfico:

http://amanecemetropolis.net

http://historicodigital.com

Sabías que…? (X) La Batalla del Aguasnegras

Este artículo contiene spoilers sobre la historia de Canción de Hielo y Fuego.

“Canción de Hielo y Fuego”, la serie del autor estadounidense George R.R. Martin y una de las obras que más difusión ha logrado en los últimos años, a raíz de la famosa serie de televisión “Juego de Tronos”, es conocida por la complejidad de sus personajes y tramas, así como por la ausencia total de censura en temas sexuales o violentos. Sin embargo, también destaca por sus numerosas influencias históricas. A nadie sorprenderá ya descubrir, por ejemplo, que el fuego valyrio está claramente basado en el fuego griego, o que el Muro en el Norte tiene claros paralelismos con el Muro de Adriano en Inglaterra, ni que el Feudo Franco de Valyria guarda un gran parecido con la historia de Roma. Sin embargo, estas no son todas las similitudes entre la obra de Martin con la historia de Europa. Hoy vamos a hacer un breve repaso a las semejanzas que guarda una de las principales batallas de la Guerra de los Cinco Reyes con la Historia, la Batalla del Aguasnegras.

En dicha batalla se enfrentan Stannis Baratheon contra Joffrey Baratheon, en el asedio de Desembarco del Rey, capital de Poniente y los Siete Reinos, gobernada por el segundo. Esta batalla literaria guarda similitudes con batallas y localizaciones históricas. En primer lugar tenemos la Batalla del Cabo Bon entre los Vandalos y ambos Imperios Romanos, tanto el de Oriente como el de Occidente en el año 468 d.C. Por otra parte tenemos la ciudad de Constantinopla y sus defensas a lo largo de la Edad Media en diferentes asedios.

La primera de las similitudes es en lo referente a las defensas de la ciudad. En el caso de Desembarco del Rey, el comandante Tyrion Lannister ordena forjar una gran cadena para poder cerrar la Bahía del Aguasnegras, esta cadena tiene su paralelo histórico en la ciudad de Constantinopla, la cual poseía también una gran cadena que permitía cerrar el golfo del Cuerno de Oro. También para defender la ciudad, Tyrion ordena también fabricar una gran cantidad de fuego valyrio, del cual ya sabemos que está basado en el fuego griego, con el objetivo de lanzarlo sobre la flota de Stannis Baratheon y su ejército usando catapultas. Esta táctica fue utilizada en la defensa de la ciudad de Constantinopla durante los múltiples asedios que sufrió la ciudad a lo largo de la Edad Media.

En lo referente a la batalla en si encontramos también varios paralelismos, en este caso con la Batalla de Cabo Bon. Al comienzo del enfrentamiento en el libro, la reducida flota de la capital, cargada de frascos de fuego valyrio, se lanza contra la armada de Stannis, dando lugar a un gran estallido y a la extensión de las llamas entre las naves, causando graves pérdidas. En el año 468 d.C. ante el ataque combinado del Imperio Romano de Occidente y el de Oriente contra Cartago, los vándalos, quienes gobernaban la ciudad en ese momento, lanzaron las naves que les quedaban contra la gran armada romana cargadas de materiales inflamables, hundiendo la mayoría de la flota romana. En ambos casos los comandantes de las flotas eran los hermanos de la mujer del monarca, en la Batalla del Aguasnegras, la flota de Stannis la dirige Imry Florent y en Cabo Bon estaba dirigida por Basilisco, hermano de Aelia Verina, mujer del emperador oriental León I. No son las únicas similitudes entre los dos almirantes, ya que ninguno de ellos había sido elegido para el puesto por su habilidad, sino a través de sus hermanas y fueron los principales causantes de los respectivos desastres que acabaron con sus flotas. Otra similitud entre ambas batallas es que tras la derrota naval a los ejércitos atacantes, continuaron por tierra y en ambos casos fracasó también la ofensiva terrestre.

En lo que respecta a las consecuencias de esta batalla, fueron también muy similares, tanto para vencedores como para vencidos. En los libros, supuso la destrucción de la flota de Stannis Baratheon, el cual perdió la hegemonía naval en Poniente, supremacía que recayó en el bando de Joffrey Baratheon, quien consigue imponerse en el mar. Históricamente, tras la batalla de Cabo Bon, el Imperio Romano de Oriente perdió casi toda su capacidad naval, mientras que los vándalos se asentaron como poder naval hegemónico en el Mediterráneo, especialmente en la parte occidental.

Si bien no podemos asegurar que George R.R. Martin fuese consciente de estas similitudes al escribir su obra, lo que está claro es que hay una gran cantidad de semejanzas entre la Batalla del Aguasnegras y los hechos que os hemos descrito aquí.

¿Sabías que… (IV)

Tormenta de espadas es el título del tercer libro de la famosa saga de fantasía Canción de Hielo y Fuego del autor George R. R. Martin. Si bien este título viene como anillo al dedo a este volumen en el que se desarrolla la Guerra de los Cinco Reyes, no fue necesariamente creado por el escritor estadounidense.

El Beowulf es un poema épico anglosajón de autoría anónima del que se conserva una única copia, en un códice llamado Cotton Vitelius A.xv, datado en el siglo XII. En él se narran las hazañas de este héroe de los gautas, antiguo pueblo de la actual Suecia, que a lo largo de su vida se enfrenta a diferentes monstruos.

En esta obra ya aparece la frase “Tormenta de espadas”, a modo de Kenning, una figura retórica propia de la literatura escandinava en la que se sustituye un término por una alusión metafórica del mismo. Por ejemplo, “la casa de los pájaros” sería el cielo o “la senda del cisne” el mar. De este modo, este kenning sería una alegoría de la batalla o el enfrentamiento bélico, convirtiéndose en un título más que idóneo para esta obra.


[Imagen extraída de soniaunleashed.com]