Archivo de la etiqueta: Historia Medieval

Escenarios con Historia: El castillo de Alnwick

No es la primera vez que vemos en películas y series que usan como escenarios localizaciones reales. Ciertamente no es un mal método pues ayuda a meterse dentro de la ambientación, aunque bien es cierto que no siempre los lugares que se utilizan se corresponden a la misma época que recrean. Relacionado con esto, hoy os hablaremos del castillo de Alnwick (Northumbria, Inglaterra).

Si nos remontamos a sus orígenes, se sabe que Ivo de Vesci, que tenía el señorío de Alnwick, fue el que comenzó a edificar el castillo en el año 1096. Con el paso del tiempo, fue protagonista de numerosos enfrentamientos, uno de ellos en 1174, en el que tuvo lugar una contienda entre el rey Guillermo I de Escocia y los ingleses liderados por Ranulf de Glanvill. Incluso se llegó a pedir su demolición (ya que estaba en un punto estratégico importante, siendo este la frontera entre Inglaterra y Escocia), pero finalmente no se realizó.

En el siglo XIII cambió de manos y pasó a pertenecer a la familia Percy, siendo ocupado posteriormente por tropas Lancaster durante la Guerra de las Rosas. Finalmente, esta familia continuó teniendo su posesión hasta que, en 1981, sirvió de residencia estudiantil. Actualmente sigue cumpliendo con esta función, además de estar abierto al público en general, ya que se hacen actividades de todo tipo, no solo la visita por el castillo, sino también juegos para niños y jóvenes en el que pueden vestirse con ropajes medievales, jugar a juegos de aquella época y realizar manualidades, dando así una amplia oferta de ocio para todas las edades.

Volviendo a lo audiovisual, se ha podido ver parte de este castillo, por ejemplo, en Harry Potter y la Piedra Filosofal, en la escena en la que aprenden a volar con la profesora Hooch, representando Alnwick parte del castillo de Hogwarts; en la afamada Downton Abbey sirviendo como escenario del castillo Brancaster en dos especiales de Navidad; la película Elizabeth, en la que se puede ver en una batalla haciendo del castillo de Leith; Robin Hood de Kevin Costner donde aparece brevemente el patio interior; e incluso en Star Trek: La nueva generación, en la que los oficiales del Enterprise van al castillo de Nothingham. Como podemos ver en estos casos, Alnwick no se utilizó para hacer de “si mismo” sino de otros castillos, en su mayoría, inventados.

Todos los años el castillo cierra una temporada (de octubre a marzo) pues la familia Percy pasa allí los inviernos, pero por poco tiempo, ya que el 29 de marzo reabre sus puertas con más actividades planificadas.


Enlaces de interés:

La Historia del castillo de Alnwick

Alnwick en lo audiovisual


[Imagen de portada extraída de: @filmtourismus]

Anuncios

Podcast #2: La saga Assassin’s Creed

Hoy hace diez años que llegó a nuestras consolas Altaïr Ibn-La’Ahad y para conmemorarlo, os traemos la primera parte del podcast sobre la saga Assassin’s Creed. En el haremos un repaso por el primer juego y la trilogía renacentista que tiene como protagonista al tan querido Ezio Auditore de Florencia.

Disfrutadlo y no dudéis en comentarnos!

Aquí lo tenéis en ivoox también.

Parte 2 del podcast.

Podcast 1º: El cine histórico y guión

Al Octavo Historiador le gusta charlar y más si es sobre Historia. A veces las palabras escritas no son suficiente para abordar lo mucho que nos apasiona nuestra profesión y por eso mismo inauguramos el formato podcast.

Aquí tenéis el resultado de cuatro horas de mucho hablar de cine y de qué se les pasó por la cabeza a los guionistas de las mismas. Además tenemos a dos invitados que ya habéis tenido ocasión de ver por nuestra revista: a Andoni Garrido, que lleva el canal de Pero eso es otra Historia y a Darth Presley, miembro de La Cámara de los Holocrones.

Siendo tantas horas, lo hemos divido en dos partes:

Parte 1

Parte 2 

Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros al hacerlo.


[Imagen de portada: edición propia]

Catoira y el desembarco vikingo

La anterior semana se celebró en Catoira la 57º edición de la Romaría Vikinga, festividad que se lleva celebrando desde 1961 y que fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 1988 e Internacional en 2002.

Dicha romaría conmemora las incursiones normandas acontecidas en Catoira y más concretamente en las Torres de Oeste, cuya función era parar a estas antes de que llegasen a Santiago.

Desafortunadamente no pudimos estar toda la semana, pero sí acudimos el domingo, día en el que se recreaba dicho desembarco. La fiesta comenzó alrededor de las 10 de la mañana y entre las actividades programadas estaba un campamento vikingo de la mano de la asociación de recreación Ulf Klan, donde mostraban, por ejemplo, cómo se trabajaba la forja y la fragua. También había música medieval, una actuación del Circo Chosco y lo más animado de la espera, la llamada “troula animación”, en el que al son del tambor, tres vikingos animaban a todo el público.

Además de las actividades, había diferentes puestos, tanto de comida como de venta de todo tipo de objetos “medievales”, como coronas de flores que suele haber siempre en estas fiestas, ropa al estilo medieval, reproducciones de cuernos tanto para beber como para hacer sonar, cerámica conmemorativa del evento, etc.

Llegado el mediodía, comenzaron los preparativos para el desembarco. Este aconteció justo en frente de las Torres de Oeste. Un grupo de vikingos estaba ya en la playa animando a las embarcaciones que llegaban, que en total fueron unas tres (y una cuarta que desembarcó en otra parte del río Ulla). Entre ellas se encuentraba el Frederikssund, que es una réplica de un barco vikingo del siglo XI.

Después de verlo en directo, se puede apreciar que el campamento vikingo y posiblemente la obra de teatro (que transcurre antes del domingo), es lo más correcto históricamente que podremos encontrar, ya que prima sobre todo el disfrazarse y la diversión sin poner mucho énfasis de si es correcto o no para la época que conmemoran. Ejemplo de esto lo vemos en la abundante presencia de los míticos cascos con cuernos (que se sabe que no los llevaban así en la época). Por suerte la gran mayoría iba sin ellos, primando, sobre todo, una estética similar a la vista en la serie Vikings.

Quienes acudan a esta fiesta se encontrarán con todo tipo de actividades y entretenimientos. En cuanto a si las recomendamos o no, dependerá del gusto personal, aunque por suerte hay una amplia oferta donde escoger para el público.

 


Enlaces de interés: 

Video promocional

El desembarco vikingo


[Imagen extraída de: Concello de Catoira]

Historia al son de Notre Dame

“-¡Hala! ¡Maldición!
-¡Mira ésa! ¡Fíjate qué cara!
-¡Bueno! ¡No es para tanto!
-¡Otra! ¡Que salga otra!
-¡Guillemette Maugerepuis, mira ese motro de toro! ¡Sólo le faltan los cuernos! ¿No será su marido?
-¡Otro! ¡Que salga otro!
-¡Por la barriga del papa! ¡Qué cara es ésa!”

                                                                   Nuestra Señora de París, Víctor Hugo

Historia al son de Notre Dame


[Imagen extraída de: Captura propia]

Los caballeros de la mesa cuadrada: la cosa va de castillos

Todos tenemos en nuestra mente grandes momentos de Los caballeros de la mesa cuadrada, como las golondrinas y el transporte de cocos, los caballeros que dicen NI, el conejo blanco asesino, etc. Pero ¿y que hay de los lugares donde se encuentran los personajes? Esas murallas donde discuten y se lanzan animales, son reales y existen, y eso es lo que os traemos en esta nueva entrada, los lugares que fueron parte de la película y que tienen toda una historia detrás que nos habla del tiempo, y de lo que han contemplado sus muros a través de los años.

Los Caballeros de la mesa cuadrada: la cosa va de castillos


[Imagen extraída de: www.elfinalde.com

Sonidos bélicos construyendo Europa

Como hemos podido comprobar en repetidas ocasiones en El Octavo Historiador, la Historia es una habitual fuente de inspiración para la música. Un curioso ejemplo es Europa, canción de Globus, un conjunto musical británico creado en el año 2006 por la productora Immediate Music, especializada en realizar composiciones para trailers de películas. El primer trabajo de este peculiar grupo es Epicon, en donde está incluida la canción a la que aquí nos referimos, y que a nivel musical podríamos encuadrar en rock sinfónico, el metal sinfónico o la música épica.

 

En esta Europa, Globus hace un recorrido por la Historia del Viejo Continente, centrándose en algunas de las más importantes batallas que han tenido lugar en él. Sin embargo, y como sucede en todo el mundo audiovisual, vemos que hay un claro sesgo por el que a los compositores les parecen más interesantes determinados períodos históricos y ámbitos geográficos: quizás lo primero que llame la atención a quien lea la letra es que en la alabanza que se hace a Europa no hay referencia alguna a acontecimientos de la Antigüedad, pese a que buena parte del continente estuvo unificado políticamente en época romana. Más presencia tiene el Medievo, aunque casi siempre vinculado a dos territorios, Gran Bretaña y Francia (las batallas de Poitiers o Bannockburn y conflictos como la Guerra de las Dos Rosas y la Guerra de los Cien Años), salvo en la referencia a la caída de Bizancio y al amplio fenómeno del feudalismo. Nulo protagonismo tiene en la canción, sin embargo, la Época Moderna, en contraste con los conflictos de la Edad Contemporánea; una constante en la composición. Pero también en lo referente a este período histórico nos encontramos diferencias significativas temporal y espacialmente: del siglo XIX solo nos encontramos las referencias a las dos batallas que más nos remiten a la figura de Napoleón Bonaparte, Austerlitz y Waterloo, que significaron sus mayores victoria y derrota respectivamente. Ya en el siglo XX, apenas un episodio de la I Guerra Mundial, la batalla de Gallipoli, y otro de la Guerra Fría, la construcción del muro de Berlín. Y entre medias, el conflicto que se lleva la palma en esta canción, la II Guerra Mundial, y no solo por la referencia a bolcheviques y fascistas (incluida la Marcha sobre Roma de Mussolini y sus camisas negras en los años veinte): la Blitzkrieg alemana que permitió la rápida caída de Francia, las cruentas batallas de Leningrado y Stalingrado en territorio soviético, el bombardeo sobre la ciudad de Dresde, etc. Como podemos ver, todos estos hechos tuvieron lugar en el Occidente o estuvieron protagonizados en buena medida por países de Europa Occidental.

También hay que señalar que en Europa se hace una loa al Continente y se contrapone a un nuevo enemigo exterior (los versos referidos a aquellos que vuelven con bombas en su pecho o al nuevo califato no ofrecen duda de que este sería el integrismo islámico), aunque eso es objeto de otro análisis, al igual que el alegato final por el fin de los conflictos internos.

Por todo lo expuesto, comprobamos cómo hay una parte de la Historia que tiene bastantes más posibilidades de aparecer reflejada en el audiovisual, y normalmente Occidente y determinados períodos son los más “populares”. Por supuesto, esto no es algo necesariamente negativo; a fin de cuentas toda presencia de la Historia es algo positivo, y también nos puede llevar a preguntarnos el por qué (en este caso, el productor es británico, por lo que resulta comprensible que su Historia particular le resulte más interesante o esté más dispuesto a reflejarla en esta composición). Asimismo, es curioso que en la canción solo haya lugar para acontecimientos bélicos. Quizás, nuevamente, estos temas resulten más llamativos, o tal vez pueda ser un fiel reflejo de la conflictividad constante de estas tierras. En todo caso, siempre es de agradecer que la música no sea ajena a la Historia, y que esta sea una constante fuente de inspiración para canciones, y más si suenan tan bien como esta Europa de Globus.

Vídeo de la canción: