Archivo de la etiqueta: cine

Pocahontas: la historia detrás de la ficción

Abril es un mes bastante prolífico en cuanto a eventos históricos, y en El Octavo Historiador, nos queríamos fijar en uno en concreto que quizá muchos no sepan que está basado en hechos reales.

Se trata de la llegada de los colonos británicos a Virginia en 1607, y cómo nació la leyenda de Pocahontas, llevada al estrellato por la firma Disney en 1995. Pero, ¿qué tendrá de real la historia que nos contaron a todos de niños?

Podrás descubrirlo en el siguiente enlace:

Pocahontas: ¿Ficción o realidad?

 


[Imagen extraída de http://www.ecartelera.com]

Después de los charlies, un gran simio: King Kong tras Vietnam

Ficha técnica:
Título: Kong: La Isla Calavera
País: EE.UU.
Año: 2017
Director: Jordan Vogt-Roberts
Reparto: Tom Hiddelston, Brie Larson, Samuel L. Jackson, Toby Kebbell, John Goodman, etc.

kong_la_isla_calavera_61858

Si pensamos en qué tipo de película no nos encontraríamos nada referente a la Historia, sin duda encajaría una cuya trama gire en torno a un simio gigante enfrentado a militares y criaturas extrañas. Pero no. Es el caso de la recientemente estrenada Kong: La Isla Calavera, un reboot de la historia de King Kong, el simio más famoso del cine. Aunque buena parte del argumento no tiene nada que ver con la Historia, sí hay varios aspectos de la ambientación que hacen referencia a sucesos bastante relevantes en el devenir del siglo XX.

La trama se desarrolla en los instantes finales de la Guerra de Vietnam, uno de los conflictos más destacados de los años de la Guerra Fría. La importancia de ese contexto se evidencia en que si autorizan la expedición a una isla desconocida hasta ese momento, es por miedo a que sean los soviéticos los primeros en descubrir qué se halla en ella -por aquel entonces estaban desarrollando ambas superpotencias nuevas tecnologías, entre ellas satélites que permitían un mayor conocimiento de la superficie de la Tierra-, muestra evidente del clima de profunda rivalidad y tensión existente. El momento en el que se inicia la expedición coincide con el anuncio, por parte de Richard Nixon, de la retirada de las tropas estadounidenses del territorio vietnamita tras los Acuerdos de París de enero de 1973 -de hecho, en una televisión aparece un breve fragmento del discurso del Presidente-. Aunque este hecho fue recibido con júbilo por el movimiento pacifista y por buena parte de los soldados movilizados, como se refleja en Kong: La Isla Calavera, la reacción no fue unánime, ya que podía ser interpretada como un síntoma de debilidad de los EE.UU. Oficialmente se defendía que la guerra no la habían perdido -pese a que los comunistas norvietnamitas se encontraban en mejor situación-, sino que se había abandonado (así lo señala en el film el teniente coronel Preston Packard). Y todo ello, mostrado al mundo en buena medida gracias a un fenómeno cada vez más importante, como es el fotoperiodismo, que ayudó a que la guerra y sus consecuencias llegaran a un público mucho mayor, gracias a la labor de fotógrafos como una de las protagonistas de la película, Mason Weaver.

Por tanto, si bien es evidente que bajo ningún concepto se podría considerar Kong: La Isla Calavera como un largometraje de tipo histórico, la decisiva importancia de hechos destacados del pasado como desencadenante de la trama -y la habituales referencias a sucesos y procesos de la época- señala que podemos encontrar Historia hasta en los más insospechados rincones del audiovisual y la cultura popular.

Efeméride del mes: la Guerra de Irak

Muchísimos hechos históricos de gran calado tuvieron lugar en marzo, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en uno bastante reciente, que ha sido tomado como excusa para la realización de numerosas producciones audiovisuales: la Guerra de Irak.

Tras la acusación (que posteriormente se demostró falsa) hecha por los servicios de inteligencia de los EE.UU. de que el gobierno de Saddam Hussein estaba fabricando armas de destrucción masiva y colaborando con grupos terroristas, una coalición internacional liderada por los propios estadounidenses inició, en marzo de 2003, los bombardeos sobre el territorio iraquí. En menos de un mes, buena parte del país estaba ocupado. Sin embargo, pese a la rápida vitoria militar de las fuerzas de ocupación, la posguerra resultó muy conflictiva, y desde el derrocamiento de Saddam Hussein –que fue ejecutado- ninguno de los gobiernos establecidos ha llegado a dominar la situación. Los conflictos políticos y étnicos han sido una constante, y el inestable contexto internacional facilitó el surgimiento del Estado Islámico y su control de parte de Irak.

La gran resonancia que tuvo la Guerra de Irak entre la opinión pública internacional tiene su reflejo en la enorme cantidad de material que generó en el mundo audiovisual. Ya simultáneamente al conflicto comenzaron a producirse largometrajes y series televisivas cuyas tramas se situaban en él, en ocasiones con el objetivo de narrar una historia, pero habitualmente desde una óptica muy crítica con esa guerra (esta visión es más acusada si cabe en el mundo de la música, donde la censura de la política exterior estadounidense ha sido una constante desde esos años). Ejemplos de series ambientadas en la Guerra de Irak serían Generation Kill o Over There, mientras que películas nos encontramos con un buen número, muchas de ellas con gran éxito de crítica y público: En el valle de Elah, En tierra hostil (ganadora del Oscar a la mejor película), Redacted, La batalla de Hadiza, American Soldiers: un día en Irak (de las menos críticas con la invasión), El Francotirador (dirigida por Clint Eastwood, y centrada en la figura de Chris Kyle), etc. A través de ellas podemos acercarnos no solo a los aspectos puramente militares, sino también a vivencias personales de los protagonistas, las consecuencias de la guerra –la destrucción del país, los problemas sociales y económicos que implicaron para la población local, el síndrome de estrés postraumático de los soldados…-, la conflictividad política, etc.

Así, vemos que la Guerra de Irak es de esos acontecimientos cuya importancia en la Historia se intuye desde su inicio, y la cultura audiovisual nos permite adentrarnos en su explicación y posibles consecuencias desde el primer momento.

The Normal Heart: aparición del VIH

Ficha técnica:
Título: The Normal Heart
Producción: HBO Films / Plan B Entertainment / Blumhouse Productions
Dirección: Ryan Murphy
Reparto: Mark Ruffalo, Matt Bomer, Taylor Kitsch, Jim Parsons, Julia Roberts, Alfred Molina, etc.
País: Estados Unidos
Año: 2014
Duración: 127 min.

the_normal_heart_poster

Basada en la obra de teatro homónima estrenada en 1985, y con la colaboración del escritor de la misma, la HBO nos trajo hace un par de años una de las obras más crudas en cuanto a cine LGTBI se refiere. Nos situamos, así, en el arranque de la década de los 80, concretamente en 1981. Este fue un año clave, al ser cuando se descubrió el primer caso de un nuevo virus que revolucionaría la sociedad de la época y que todavía hoy tenemos presente: el VIH.

Esta epidemia tuvo un gran impacto entre los homosexuales, siendo la mayoría de los infectados miembros de este colectivo, lo que provocó que incluso llegase a ser denominado el “cáncer de los gays”, como bien se muestra en la obra. Esto hizo que se creara la falsa idea de que era una enfermedad propia que sólo sufrían ellos, estigma que aún se arrastra a día de hoy en muchos puntos del planeta. En la película se nos presenta estos primeros brotes, que además se juntaron con otras enfermedades como el sarcoma de Kaposi, que provocaba que saliesen erupciones rosáceas por toda la piel, aumentando así los prejuicios de la sociedad.

Sin embargo, el verdadero protagonista lo tenemos en la creación del Centro de Crisis de la Salud de los Gays (Gay Men’s Health Crisis, en original) que, mediante la ayuda de voluntarios implicados, fueron los primeros que intentaron combatir esta enfermedad desde que se originó, centrándose en la prevención y recaudación de fondos para el estudio de la cura. Más importante aún fueron los que crearon mayor conciencia entre la población sobre un problema que no fue reconocido por el presidente norteamericano Ronald Reagan hasta el 17 de septiembre de 1985.

The Normal Heart nos acerca, de este modo, al lado más humano de esta crisis, a través de los que la vivieron de primera mano. Asimismo, también nos muestra el rechazo que provocaba esta enfermedad en la Medicina de la época, mostrando cómo los afectados eran muchas veces rechazados de los propios hospitales y cómo las instituciones se negaban a afrontar la realidad de su existencia.


[Imágenes extraídas de www.hellofriki.com y de http://www.wikipedia.org]

Star Wars y la política romana: La crisis de las dos repúblicas

Star Wars es una de las sagas de ciencia ficción que más ha conseguido marcar al público, generando corrientes de fans que alaban su originalidad. Sin embargo, incluso en esta serie de aventuras espaciales, podemos encontrar reflejos de nuestra Historia y de nuestro mundo. Como se puede ver en este artículo, que trata las semejanzas entre el funcionamiento de la República Galáctica y la República romana.

Star Wars y la política romana: la crisis de las dos repúblicas


[Imagen extraída de: http://vignette3.wikia.nocookie.net/]

La Historia detrás de “22 ángeles”

Ficha técnica:

Título: 22 ángeles
Director: Miguel Bardem
Año: 2016
País: España
Reparto: María Castro, Pedro Casablanc, Octavi Pujades, etc.

La temática histórica es muy recurrente a la hora de rodar largometrajes, y una nueva muestra de ello ha sido el estreno, esta misma semana, de 22 ángeles, película producida por RTVE en la que se narra la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna. Esta fue una ambiciosa empresa que pretendía difundir por todos los territorios de la Monarquía española (y también por otros territorios no dependientes de esta) una vacuna para la viruela.

Antes de entrar en un análisis más detallado del film, hay que tener presente que se trata de una adaptación de una novela (Ángeles custodios, de Almudena de Arteaga) por lo que buena parte de los errores a nivel histórico derivan de la necesidad de ser más o menos fiel al argumento del libro.

La razón que desencadena los hechos es la epidemia de viruela que a finales del siglo XVIII e inicios del XIX se propaga por todo el globo, pero que tiene especial incidencia en el virreinato de Nueva Granada, en la América española. El virrey solicita que le sean enviadas vacunas, y la opinión favorable de Carlos IV facilita que se organice una expedición sufragada por la Corona, cuya dirección se le otorga a Francisco Javier Balmis. Este médico ilustrado -conocedor y difusor de los nuevos métodos de vacunación-, idea un método para que la nueva vacuna contra la viruela (extraída de las vacas, conforme al descubrimiento del inglés Edward Jenner) pueda transportarse hasta América sin perder su efectividad: serían necesarios 22 niños, a los cuales se les iría inoculando la vacuna, pasándola de uno a otro. Como la expedición a bordo de la corbeta “María Pita” –en el film se empleó un navío casi idéntico- partiría en 1803 de Coruña, los infantes serían seleccionados en tierras gallegas: algunos fueron cedidos por familias sin recursos, pero la mayoría eran huérfanos del Hospital de la Caridad, dirigido por Isabel Cendal –el apellido varía según las fuentes: Cendal, Zendal, Cendala, López de Gandalia…-, mujer que atendería a los niños durante la expedición.

Hasta aquí, el film es bastante fiel a nivel histórico, puesto que tanto el contexto como los pormenores de la rápida preparación de la Expedición se ajustan a lo que sabemos, aunque ya se empiezan a tomar licencias como el asesinato del correo que portaba la cédula real que autorizaba el viaje. Mucho más se va desviando la trama de los hechos históricos conforme va avanzando. Una vez el “María Pita” arriba a costas americanas, realidad y ficción toman caminos muy distintos: se refleja una prohibición de atracar en Puerto Rico que no existió, se obvia buena parte de la expedición por el Caribe, se menciona un encuentro entre Balmis y el virrey en Cartagena de Indias que no se produjo, etc. Sí es cierta la división en dos de la Expedición, una al mando del propio Balmis, que se dirigiría a la Nueva España, y otra comandada por el subirector Saldany hacia el sur (las razones aducidas en el film se deben más bien a un lío amoroso entre Isabel y Saldany, muy mal visto por un Balmis que pretendía conquistar a la enfermera gallega). La trama vuelve al redil histórico cuando la Expedición llega México, capital novohispana, puesto que se refleja el enfrentamiento entre Balmis y el virrey Iturriagaray con respecto a los costes de la campaña de vacunación. Finalmente, gracias al apoyo del rey Carlos IV, se procede a la inoculación gratuita de la vacuna, partiendo poco después la Expedición hacia Filipinas para proseguir su labor. Aunque en la película Isabel opte por quedarse en Nueva España con los niños, fundando un nuevo hospicio, en realidad sí formó parte del viaje hacia Asia, aunque es cierto que más adelante volvió a América.

Por todo lo que hemos visto, 22 ángeles sí refleja bien algunos elementos históricos (no solo detalles de la propia expedición, sino sobre todo el contexto social y político, las desavenencias existentes entre el poder central y el de las colonias americanas, las importantes mejoras en los campos científico y sanitario que trajo consigo la Ilustración, etc.). Sin embargo, no se puede decir que tenga como principal objetivo reflejar la Historia, sino más bien adaptar una novela que aprovecha para su trama un viaje que marcó un hito, al tratarse de la primera expedición filantrópica internacional. Y hechos concretos como este son muy útiles para que el público general se acerque a la Historia.

De Irlanda a las Estrellas

spoiler-alert Advertencia: Aparece reflejado parte del argumento de  la película Star Wars: el despertar de la Fuerza, si no la has visto, no te aconsejamos seguir leyendo.

Todos los que hemos visto Star Wars VII: El despertar de la Fuerza recordaremos la última escena de la película, con Rey subiendo incontables escalones hasta llegar a la cima de una isla remota, donde le esperaba un encapuchado Luke Skywalker.movie-still1-jpg-size-custom-crop-1086x724

Aún no se sabe mucho sobre este lugar que ha escogido Luke para esconderse dentro del universo de Star Wars, pero lo que sí sabemos es que existe en la realidad. Se trata del monasterio de Skellig Michael, situado en una isla a pocos kilómetros de Irlanda.

Poco se conoce de los orígenes de dicho monasterio. La primera referencia que se tiene es del registro de una incursión vikinga en el año 824. Antes de esta fecha, tenemos el mito de que fue fundado en el s. VI por San Fionán. Del mismo modo, estudios que se han realizado en el lugar parecen indicar que su fundación pudo ser antes del s. VIII.

Celtic-monastery-on-Skell-008.jpg

En la película podemos ver algunas de las celdas de los monjes, conocidas como clochán, con su característica forma de colmena y que guardan en su interior una habitación rectangular, construida en piedra. Otro elemento que llama la atención es la gran escalinata por la que sube Rey, que cuenta con aproximadamente unos 200 peldaños y que fueron tallados por los propios monjes que habitaban la isla.

Resulta curioso que el equipo de grabación de Star Wars consiguiese rodar en un yacimiento que pertenece a la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1996.

Todavía falta para conocer lo que ocurrirá en las futuras entregas de la saga, pero por las noticias que llegan del rodaje, podemos deducir que la Fuerza es intensa en Skellig Michael.


Enlaces de interés:

Pagina oficial de Skellig Michael en la UNESCO

Página oficial de patrimonio irlandés


[Imágenes extraídas de: www.thestar.com, www.i.guim.co.uk y www.c2.staticflickr.com]