Archivo de la etiqueta: chicas del cable

Cómo debería haber sido las chicas del cable T2… (y no fue)

Ficha técnica:
Título: Las chicas del cable
Producción: Bambú Producciones / Netflix España
Guion: Ramón Campos, Teresa Fernández-Valdés, Gema R. Neira
Reparto: Blanca Suárez,  Maggie Civantos,  Ana Fernández,  Nadia de Santiago, Ana Polvorosa,  Yon González,  Martiño Rivas, etc.
País: España
Año: 2017
Duración: 50 min (8 capítulos)

4300713

A finales de mayo del pasado año os trajimos el que fue nuestro análisis sobre la primera serie que produce la aclamada Netflix en España. En aquella ocasión incluso nos aventuramos a intentar adivinar hacia dónde avanzaría la producción, siguiendo un poco el curso de la Historia. Lamentablemente, hemos visto nuestro gozo en un pozo.

Más allá de si la serie en sí es atractiva, buena o incluso entretenida (o no), nosotros queremos enfocar nuestro análisis en el aspecto que nos atañe, que es precisamente el tratamiento de la Historia en la ficción. De este modo, vimos que en la primera temporada se arriesgaba bastante más a la hora de introducir elementos políticos y sociales de la época representada. Tal fue el caso del sufragio femenino, un amplio espectro de la desigualdad de la mujer, nociones claras del desgaste de la monarquía de Alfonso XIII e incluso se mencionaba que entre las altas esferas había rumores de un latente Golpe de Estado.

Pues bien, en esta ocasión, la trama se desarrolla seis meses después de todo esto, bien entrados en 1929. Sin embargo, no hay ninguna referencia a ninguno de los puntos citados. Alfonso XIII reaparece, sí, pero para asistir a una gala y nada más. A nivel tecnológico, sí que vemos que hilan más fino. Ya nos introdujeron el Rotary en episodios anteriores, y ahora nos hablan del proyecto de la existencia de cabinas telefónicas. Ambos avances en la industria telefónica datan en la realidad de 1928, año en el que ya se pusieron en marcha.

A mayores, vemos cómo los problemas de identidad y de género de una de las protagonistas, con motivo de su homosexualidad, se agravan, llegando a ser internada en una institución psiquiátrica donde intentan curarla con métodos más cercanos a la tortura. Finalmente, hablan de una comunidad en Berlín donde sería aceptada, algo que podría tener relevancia en la tercera temporada. Sea como fuere, si alguien está realmente interesado en este tema, recomendamos que vea La chica danesa, donde se trata mejor todo lo mencionado.

A modo de conclusión, consideramos que es una lástima que la serie se enfoque solamente en el drama, prevaleciendo los múltiples tríos amorosos existentes entre todos los personajes. En la primera temporada vimos un claro potencial histórico que han abandonado, dejando relegada la Historia, una vez más, a un papel meramente ambiental. En todo caso, habrá que esperar un poco para ver en qué línea continúa la tercera temporada, ya anunciada para este 2018.


[Imágenes extraídas de glamour.es y de wikimedia.org]

Anuncios

Las chicas del cable

Ficha técnica:
Título: Las chicas del cable
Producción: Bambú Producciones / Netflix España
Guion: Ramón Campos, Teresa Fernández-Valdés, Gema R. Neira
Reparto: Blanca Suárez,  Maggie Civantos,  Ana Fernández,  Nadia de Santiago, Ana Polvorosa,  Yon González,  Martiño Rivas, etc.
País: España
Año: 2017
Duración: 50 min/capítulo

 

Netflix ha decidido estrenarse en España empleando una fórmula que gusta, y mucho, en nuestro país: una serie dramática con ambientación histórica. De este modo continúan la estela que nos dejaron Gran Hotel y Velvet –sin olvidar las series de sobremesa como Acacias38, Amar en Tiempos Revueltos, Seis Hermanas, etc.

En esta ocasión se nos presenta el Madrid de 1928, lleno de vida y de grandes oportunidades que brindaban un auge económico y social en la capital española. A pesar de todo, el gran protagonista de la serie son los obstáculos que frenaban la libertad de la mujer en una época regida por el poder del hombre. Ejemplo de ello es el hecho de que debían tener un permiso firmado por el marido si querían sacar dinero del banco, que la mujer maltratada no tenía ninguna cobertura legal –siendo la muerte de uno de los cónyuges la única posibilidad de anulación de un matrimonio-, o la mentalidad marcada de que el papel de la mujer era tener hijos y cuidar de la familia, teniendo que dejar de trabajar para ello.

En este aspecto también se nos presenta, aunque bastante de refilón, la presencia de las sufragistas, muchas de las cuales eran detenidas en redadas en liceos y puntos de reunión donde defendían su derecho a la igualdad.
En cuanto a otros elementos históricos, vemos que la política está regida por la desgastada monarquía de Alfonso XIII y existe un continuo miedo a la posibilidad latente de un golpe de Estado. Suponemos que por fechas intentarán recrear el intento que hubo en 1929, a pesar de que no se menciona en ningún momento a Primo de Rivera (dictador dirigente en esta etapa) ni a los principales insurgentes: José Sánchez Guerra y Miguel Villanueva. Sin embargo, en esta temporada sólo se nos presenta la introducción al tema, por lo que se entiende que lo desarrollarán más en profundidad en la continuación de la serie.

Con todo, lo más destacado puede ser la presencia en sí misma de la Compañía Telefónica Nacional de España, que supuso una revolución tecnológica en España, tradicionalmente atrasada frente a otros países. Esta fue impulsada por Primo de Rivera, sacando a concurso la titularidad de la empresa. En la serie se nos presenta a la familia Cifuentes como dueña y fundadora de la misma, a pesar de que en la realidad eran accionistas dentro del quinteto de personas que formaron dicha empresa: Julián Cifuentes Fernández, Amadeo Álvarez García y Valentín Ruiz Senén, José López Nieulánt y Sosthenes Behn.

Por último, cabe criticar también el apartado musical. La banda sonora de Las chicas del cable se conforma de música actual, pero con sonidos e inspiración de la época. En principio, este anacronismo tampoco debe suponer gran problema, ya que es una apuesta que pueden tomar perfectamente. El problema surge cuando pocas veces suena bien, sin resultar forzado ni fuera de lugar, especialmente la canción de cierre.

Está claro que todo lo que toca Netflix crea una gran expectación y, quizá, una exagerada esperanza de algo nuevo, arriesgado y de calidad. En este caso las expectativas estaban bastante altas, al ser su primera apuesta en España, pero creemos que, en general, se queda bastante cojo. Sin embargo, habrá que ver cómo evoluciona en su segunda temporada que, de seguro, llegará.


Enlaces de interés:


[Imágenes extraídas de El Confidencial y de Filmaffinity]