La Mala Gente: una historia de militantes

Ficha técnica:

Título: La Mala Gente: historia de militantes
Título original: Les Mauvaises Gens: une histoire de militants
Autor: Étienne Davodeau
Editorial: Delacourt
Editorial en España: Ponent Mon
Año: 2005

cover

La Mala Gente: una historia de militantes es una obra biográfica realizada por el autor francés Étienne Davodeau. En ella, relata la vida de sus padres, Marie-Jo y Maurice, centrándose, principalmente, en su militancia sindicalista durante la turbulenta evolución del movimiento obrero francés en la segunda mitad del siglo XX. Davodeau repite en esta obra el formato documental empleado en Rural (2001) y que, posteriormente, le otorgaría gran éxito con Los Ignorantes (2011).

La obra tiene lugar en los Mauges, una región tradicionalmente rural del departamento de Maine-et-Loire (Francia). La historia comienza con la infancia de los padres de Davodeau durante la posguerra, mostrándonos las dificultades de las clases trabajadoras para poder otorgar a sus hijos una educación. De este modo, tanto Marie–Jo como Maurice se ven obligados a adentrarse en el mercado laboral a los 14 años, ella como obrera en una fábrica de calzado y él como aprendiz de mecánico.

También está presente la importancia de las J.O.C., Juventudes Obreras Cristianas, en el crecimiento personal e intelectual de los jóvenes trabajadores, el cual daría pie a la percepción de la conciencia de clase y la necesidad de la lucha sindical a través de grupos como la CFTC (Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos). Este sindicato sería de especial importancia en regiones rurales como los Mauges, debido a que su carácter católico resultaba menos radical que el de otras organizaciones como la CGT.

En la obra apreciamos especialmente la crisis laboral previa al Mayo Francés y las protestas obreras que se desarrollaron en paralelo a las estudiantiles. No obstante, al ser una obra que trata un lugar y unos individuos concretos, menciona brevemente los sucesos de París, para dar preferencia a la ocupación de la fábrica en la que trabajaba Marie-Jo.

En estos conflictos locales también son importantes las protestas que tuvieron lugar tan solo cuatro años después, en 1972, debido a que en otra fábrica de calzado, propiedad del mismo grupo empresarial, se despidió a 47 trabajadores por reclamar libertad sindical.

Estos dos sucesos resultan especialmente interesantes debido a que nos permiten percibir en profundidad los aspectos de la organización de este tipo de protestas, así como la diversidad de grupos que colaboraban para la realización de las mismas.

Es importante destacar que Davodeau construye un relato basado en el propio testimonio de sus padres, así como el de Roland Chevalier, un viejo conocido de su familia, y el de un antiguo sacerdote miembro de las J.O.C., cuyo nombre no llega a revelarse. Se apoya, a su vez, en periódicos, revistas y otros documentos que logran otorgar una mayor veracidad a su narración.

La Mala Gente se convierte así en una fuente testimonial de gran interés acerca del movimiento obrero de las áreas rurales francesas en la que se retratan sus aspectos organizativos, su carácter católico y su evolución en el tiempo.

Premios:

  • Premio al mejor guión del Festival Internacional de Angoulême 2006.
  • Premio al mejor album del Festival Internacional de Angoulême 2006.
  • Premio de la crítica de la ACBD (Association des critiques et journalistes de bande dessinée) 2006
  • Premio Francia Info a la historieta de actualidad y reportaje 2006

Enlaces de interés:

 


[Imágenes extraídas de la obra]

Anuncios

Lío de banderas

En El Octavo Historiador estamos acostumbrados a ver ejemplos de obras de ficción bien representadas, aun con algunas erratas puntuales o licencias que podrían pasarse por alto. Sin embargo, no todos los creadores tienen muy claro lo que hacen, demostrando que no siempre invierten el tiempo suficiente para documentarse como es debido. Aquí os traemos algunos ejemplos que lo demuestran, esta vez en formato banderas.

La primera muestra nos viene de Japón, con el clásico juego de arcade “Street Fighter II” , que salió al mercado en 1991. En él, los personajes proceden de distintos puntos del globo y uno de los luchadores que debemos vencer para completarlo recibe el nombre de Vera, una especie de torero rubio enmascarado ‘tipicamente’ español; o más bien lo que ellos entienden por español. El gazapo principal lo encontramos en el empleo de la bandera con el escudo del águila, utilizada durante la época franquista, y que en la momento en que se desarrolla el juego ya no era ni siquiera legal enarbolarla.

street-fighter-2-1024x640

Este mismo error volvió a ocurrir diez años después, también desde Japón, esta vez con la serie “Captain Tsubasa: Road to 2002”. Se trata de la secuela de Capitán Tsubasa, más conocida como “Campeones: Oliver y Benji” en España y como “Supercampeones” en Hispanoamérica. En ella el protagonista, tras convertirse en adulto, consigue fichar por el Catalunya F. C. (simulando al F. C. Barcelona). El problema está en que en uno de sus partidos se pueden ver en las gradas bastantes banderas con el águila – las mismas que en Street Fighter-, que de nuevo son totalmente anacrónicas.

oliver aton

Para finalizar, os dejamos con un último ejemplo de mala documentación, esta vez histórica. Se trata de la película “El Reino de los Cielos”, ambientada en el Sitio de Jerusalén de 1187. En ella se pueden ver en una escena un par de banderas de Castilla y León, cuando estos dos reinos no fueron unidos hasta el año 1230. En este caso el error es muy superficial, ya que aparecen mezcladas en la ambientación y pasan bastante desapercibidas al ojo del espectador.

CyL reino de los cielos
Mucha gente podrá creer que estos casos de mal uso de algunas banderas pueden resultar algo insignificante, al no afectar directamente a la trama y ser meros objetos de ambientación. Sin embargo, está claro que son provocados por una falta de documentación importante, al ser en sí elementos muy fáciles de investigar. Por tanto, nos hace cuestionar hasta qué punto será verídico todo lo demás que nos cuentan, especialmente en las que pretenden trasladarnos a un escenario histórico.

[Imágenes extraídas de http://govideojuegos.com http://forocoches.com y de la película El Reino de los Cielos]

Especial Día de la Madre

Hoy despedimos el mes de mayo, pero no queríamos hacerlo sin homenajear antes a uno de los eventos sociales más importantes que se han ido celebrando en distintos días en el mundo: El Día de la Madre.

Es por ello que decidimos traeros una recopilación de grandes mujeres que han destacado por su papel de madres, además de ser hitos de su momento. Para descubrir quiénes son, no tenéis más que darle al siguiente enlace:

Grandes mujeres para el Día de la Madre 


[Imagen extraída de http://www.larucola.org]

De la fantasía a la realidad: La Historia detrás de Warhammer Fantasy

El wargame creado por Games Workshop es sin duda uno de los más conocidos en su género y, aunque se encuadra en un universo fantástico repleto de criaturas míticas, muchas partes del juego y de su trasfondo se basan en reinos, regiones o hechos históricos. A través de esta entrada podréis acercaros un poco más al Viejo Mundo y descubrir su faceta más puramente histórica.

De la fantasía a la realidad: La Historia detrás de Warhammer Fantasy

Asesinatos Victorianos. Jack el Destripador

Título: Asesinatos Victorianos
Título original: A Treasury of Victorian Murders
Guion y dibujo: Rick Geary
Año de edición: 2005-2006
Año de edición en España: 2007
Editorial en España: Rossell editorial

 “La Época Victoriana fue especialmente jugosa en lo que a crímenes se refiere. Éstos se caracterizaban no sólo por las peculiares presiones inherentes a una sociedad inmersa en una rápida industrialización y sexualmente reprimida, sino también por la energía y atención de la prensa popular, por entonces en los inicios de su poder sensacionalista. Ningún detalle era demasiado insignificante, ningún rumor demasiado extravagante para acabar impreso.”

Con estas peculiares palabras comienza Asesinatos Victorianos, la curiosa colección de relatos de Rick Geary, entre cuyas páginas podemos encontrar algunos de los asesinos más destacados de la historia. Inicialmente la colección se componía de varios volúmenes, que finalmente fueron reunidos en una única novela gráfica.

Geary elige, como sus propias palabras expresan, una de las etapas históricas más prolíficas en sucesos cruentos, la Época Victoriana. Época que recibe su nombre de la monarca británica Victoria I, que reinó desde 1837 hasta su fallecimiento en 1901. A través de una magistral introducción, nos presenta el Londres del s. XIX, mostrándonos algunos de sus escenarios más importantes, sus personajes más destacados – desde escritores de la talla de Dickens, hasta asesinos como Amelia Dyer – y los acontecimientos que marcaron esa centuria – la coronación de Victoria I (1836), la publicación de El origen de las especies de Darwin (1859) o la reducción de la jornada laboral de mujeres y niños a 10 horas (1847)-.

El autor se inspira así mismo en cuadros y fotografías de la época, fácilmente localizables a través de internet, para retratar los sucesos y lugares presentes en sus relatos.

 

Jack el Destripador, Diario de los Asesinatos de Whitechapel 1888-1889

Una de las narraciones más destacadas es, sin duda, la de Jack el Destripador, famoso asesino que sembró el terror en el barrio de Whitechapel y en la sociedad londinense entre 1888 y 1889.

Geary, como él mismo nos da a conocer, hace uso de una fuente de la época – el diario de un caballero británico anónimo – para acercarnos lo más fielmente a la historia. El relato incluye un curioso ‘cuadro de celebridades’ con las teorías y personajes a los que se atribuyó la identidad del destripador – desde las más plausibles hasta las más bizarras -, dando fin al mismo con una conclusión lapidaria: la imposibilidad de resolver el misterio y el interés que este seguirá generando a lo largo de las épocas.

Cabe destacar finalmente, que el autor incluye una bibliografía más o menos extensa sobre el tema, que sirve no solo para remarcar la veracidad histórica del relato, sino también para dar al lector un punto de apoyo para seguir investigando sobre el tema.

___________________________________

Imágenes extraídas de la novela orignal y las web:

https://www.comixology.com/A-Treasury-of-Victorian-Murder/comics-series/2187

http://www.abc.es/cultura/20141230/abci-jack-destripador-carta-museo-201412301239.html

La gran Madame Marguerite

El director y guionista francés Xavier Giannoli nos trae esta singular historia, que recientemente pudimos disfrutar en algunos cines de corte más independiente. En ella nos muestra un personaje ficticio que toma como propia la vida de un personaje real: la aristócrata norteamericana Florence Foster Jenkins. Esta mujer, que era una sopranovivió entre 1868 y 1944, y pasó a la historia por no saber afinar cuando daba rienda suelta a su gran pasión: la ópera. A pesar de sus cantos desafortunados, su entorno le animaba a continuar su carrera, debido a la gran fortuna que tenía y a la generosidad que la caracterizaba.

A pesar de no ser una biografía real, como decíamos, sí resultan interesantes las similitudes entre las vidas de Florence y de Marguerite. Para empezar, ambas vivieron en la misma época, aunque nuestra protagonista vio mucho antes su final. Además, las dos centraron su interés en cantar solo frente a un público pequeño y conocido, hasta que su propia ambición y unos pocos admiradores les animaron a actuar en un escenario de verdad ante un mayor número de gente gente, sufriendo ambas un bochorno considerable frente a una crítica mucho más dura. Todo ello puede dar una imagen clara de patetismo, pero la intención de Xavier Giannoli no fue otra que mostrar la vulnerabilidad de una mujer utilizada como objeto de burla, centrándose así en su lado más humano, ya que, a pesar de su dinero y de estar rodeada de gente que la adulaba, el sentimiento de soledad se convierte en el verdadero protagonista de la película.

4.png

De fondo vemos retratada la sociedad parisina de los años 20, siendo este el escenario que emplea el film en todo momento. Esta se caracteriza por la opulencia propia del periodo de entreguerras y se puede dividir entre la clase aristócrata y la burguesía. La primera de ellas conforma una élite estancada en la tradición, que busca el interés propio y es aficionada a la caza deportiva y a los conciertos de ópera en petit comité; la segunda, en cambio, es una clase en auge que ve aumentado su poder en las ciudades y se ve bien representada por artistas y profesionales liberales que buscan romper con los estilos tradicionales. Entre ellos destaca en la película el excéntrico poeta dadaísta Kyrill Von Priest. Cierra el conjunto la presencia de personajes que marcan el fin de una era, como el cantante Atos Pezzini, que accede a darle clases de canto a Margueritte al verse sin trabajo.

Para finalizar, cabe mencionar también que este no será el único ejemplo cinematográfico que intentará acercarnos a la historia de Florence Foster Jenkins. A mediados de este mismo año saldrán a la luz el primer documental biográfico sobre ella, además de una segunda película, esta vez producida en EE.UU. y que estará protagonizada por Meryl Streep y Hugh Grant.


[Imágenes extraídas de www.ocio.diariodeibiza.es, www.nofm-radio.com, www.filmpl.pl]

¿Sabías que… (XI)? El Witenagemot en Harry Potter

Si habéis leído la saga de libros de Harry Potter (o visto las películas), no os será ajeno el Wizengamot, el tribunal de justicia mágico más importante de toda Gran Bretaña.

El nombre de dicho tribunal se basa en un consejo anglosajón que estuvo en vigor desde el s. VII al XI, llamado Witenagemot. Como podemos ver, la autora juntó el término “wizard” (mago) con “witenagemot” (consejo de sabios) formando así, la palabra “wizengamot”.

A pesar de inspirarse en el nombre de un consejo real, las funciones difieren mucho con el original. El Wizengamot es un tribunal de justicia que por medio de un juicio, los miembros deciden el destino del acusado (si se envía a Azkaban, la cárcel de los magos, o si era liberado).

Witan_hexateuch

En cambio, el Witenagemot, era el consejo del rey y estaba integrado por la alta nobleza (los thegns y los earldormen), así como por el alto clero, a los que se les conocía como “los witans”. El primer Witenagemot que nos ha llegado de forma detallada data del año 627 y se situaba cerca de la ciudad de York, donde se reunían al aire libre, según cuentan las fuentes.

Entre sus funciones estaba la de “escoger” al rey, aunque esto último no se tiene del todo claro, y deponerlo en caso de ser un mal gobernante. También se encargaban de aconsejar sobre la administración del reino y su organización, así como de la jurisprudencia.


[Imágenes extraídas de Wikimedia.org y Harrypotter.wikia.com]

Bibliografía:

Laurence Gomme, George (2010): Primitive Folk-Moots or Ope-Air Assemblies in Britain, Gale Ecco, Londres.

Mitre Fernández, Emilio (2004): Introducción a la historia de la Edad Media europea, AKAL.