Boudica, reina guerrera

La conquista de Britania por parte de los romanos es, sin duda, uno de los episodios más belicosos y arduos de la historia del Imperio Romano. La resistencia de los pueblos britanos, principalmente de los pictos del norte, obligó a la construcción de al menos dos limes amurallados: el Muro de Adriano, que aún discurre a día de hoy por las inmediaciones de la frontera entre Escocia e Inglaterra, y el Muro de Antonino, más al norte. Entre los muchos episodios de guerra y conflicto que los romanos tuvieron que enfrentar en este territorio, destaca la rebelión de Boudica -o Boadicea en su forma latina- reina de los icenos, cuya leyenda aún pervive a día de hoy como símbolo de la lucha contra la opresión del conquistador. Su gesta se relata en Boudica, reina guerrera, una película de origen británico-rumano, cuya ambientación y recreación de los hechos la convierten en un verdadero acierto a nivel histórico.

Boudica, reina guerrera

 


Imágen: Pinterest.com

Anuncios

Escape Rooms con historia

Las Escape Rooms o “salas de escape” son una actividad lúdica que han cobrado gran popularidad en los últimos años. Estas consisten en juegos detectivescos en los que un grupo de jugadores está encerrado en una serie de salas con diferentes ambientaciones, de las que tienen que salir utilizando el ingenio y los objetos a su disposición, resolviendo puzles y desvelando el misterio que rodea la sala que hayan escogido.

Dependiendo de la que elijas, existen universos muy diversos dentro de cada sala. Las hay de ambientación futurista, de terror, de robos de bancos o casinos, de desactivar bombas, de escapar de un calabozo o encierro similar y un largo etcétera. Sin embargo, como era de esperar, a nosotros las que nos interesan en mayor medida son aquellas que contemplan la ambientación histórica.

En esta ocasión os traemos, de este modo, tres ejemplos de Escape Room en España que decidieron ir más allá a la hora de crear sus juegos, no sólo ambientándolas en una época remota, sino aprovechando este canal para acercarnos a una historia verídica.

La primera de ellas nos viene de Salamanca, de la mano de la empresa Fluxus Games, donde inciden en la importancia que tiene la historia local de la ciudad en su desarrollo. De este modo, el jugador deberá resolver el misterio de la desaparición de Hermes Villa, envuelta en las leyendas de uno de los iconos más destacados de la ciudad: las Cuevas de Salamanca. Asimismo, al finalizar el juego se da una explicación más detallada sobre las mismas para que la experiencia sea más completa.

fluxus

Siguiendo en esta misma ciudad nos encontramos con otro caso de sala histórica, de la mano de Escape College Salamanca (Sherlock’s Home). Recientemente han abierto una nueva sala titulada “Farmacia de Londres”, en la que se debe investigar al famoso asesino en serie Henry H. Holmes, resolviendo un caso real de una de sus víctimas y empleando en todo momento datos verídicos para la construcción de la historia de la sala. Del mismo modo, también concluye con el game master relatando los hechos ocurridos, para que el jugador se vaya a casa con una lección completa de historia.

escape-college-madrid

Por último, nos trasladamos a Ourense para visitar la, hasta la fecha, única sala de escape que hay en la ciudad termal. En esta ocasión corresponde a la gran empresa Sala Enigma, que también tienen otras salas de escape en Álava, Avilés, Orokieta (Navarra), Málaga, Hospitalet y Castelldefels (Barcelona). En cada una de ellas nos trasladan a una misión única, muchas de las cuales siguen una leyenda local, como es el caso que os traemos desde Ourense. Para ello, nos sumergimos de lleno en la historia de Manuel Romasanta, famoso personaje de la historia profunda de Galicia, al estar considerado como el “hombre lobo gallego”. Del mismo modo, el grupo de aventureros ha de descubrir quién se esconde detrás de este misterioso mito de mediados del siglo XIX y qué pasó con Romasanta tras los crímenes.

web-redux.jpg

Estos son solo tres ejemplos de las más de 600 salas que hay repartidas en España, muchas de las cuales también siguen la estela que viene comentando este artículo. Sin duda, es un sistema curioso y divertido, ya no sólo para descubrir nuestras capacidades detectivescas y pasar un buen rato, sino también para aprender una nueva lección de historia. Esto último es lo más destacable, sobre todo cuando se trata de fomentar y desarrollar un caso propio de la historia local del lugar, como hemos podido ver.


[Imagen de cabecera extraída de www.laregion.es]

True Survivor y la nostalgia ochentera

Hoy volvemos a los ochenta de la mano de True Survivor, canción que surgió por el corto Kung Fury, dirigido por David Sandberg y protagonizado por el mismo, en el que vemos las aventuras de un policía de Miami. Aquí nos encontraremos a figuras notorias de los ochenta, como David Hasselhoff y muchas más referencias de esta década, tanto de cine como por ejemplo, la estética de una de las bandas de The Warriors, los videojuegos a través de la imitación del movimiento scroll propio del Street Fighter y la tecnología con el Power Glove de la NES.

True survivor y la nostalgia ochentera

 


[Imagen de la cabecera extraída de: captura propia del videoclip]

Estás para comerte: “Holocausto caníbal” y la antropología

Ficha técnica
Título: Holocausto Caníbal
Año: 1980
País: Italia
Director: Ruggero Deodato
Reparto: Robert Kerman, Carl Gabriel Yorke, Francesca Ciardi, Perry Pirkanen, Luca Barbareschi, Salvatore Basile, etc.

Cannibal Holocaust 04.jpg

Dentro del nutrido grupo de películas unidas a la polémica desde su mismo estreno, una de las que más destaca es, sin duda alguna, Holocausto caníbal, dirigida por el italiano Ruggero Deodato. En este clásico del cine de terror se narra la búsqueda por parte de un antropólogo cultural, Harold Monroe, de un grupo de jóvenes reporteros cuya pista se perdió en la Amazonia colombiana cuando estaban rodando un documental sobre tribus que practicaban el canibalismo. Una vez llega allí, y tras acercarse a varias tribus y ganarse su confianza, logra recuperar las grabaciones, que muestran cómo los reporteros trataron de obtener imágenes impactantes comportándose de manera inmoral y despiadada, lo que acabó desembocando en una ola de violencia, muertes y canibalismo.

La razón por la que la polémica ha acompañado a Holocausto caníbal es que fue publicitada como si las escenas fueran auténticas -lo que tuvo éxito y acabó generando una leyenda urbana en torno al film-, y debido a que las imágenes de violencia con animales son reales. Pero además de esto, hay que señalar que la propia temática de la antropofagia resulta controvertida en sí misma, y más si cabe en el momento del estreno de la película, puesto que a principios de lo década de los 80 fueron publicados numerosos estudios antropológicos sobre el tema, defendiendo posturas encontradas sobre la importancia y las implicaciones sociales de las prácticas caníbales en distintas sociedades a lo largo de la Historia.

Aunque las escenas sangrientas son una constante a lo largo de toda la película, en Holocausto caníbal encontramos también una importante crítica social, que se puede entroncar con distintas teorías etnológicas y filosóficas. Las reacciones de las tribus con las que los personajes van contactando (algunas de ellas reales, como los yanomami, aunque no se intentó reflejar correctamente su cultura) son de desconfianza, pero no muestran rechazo cuando no se sienten atacadas, lo que remite a ese “buen salvaje” de la filosofía de Rousseau. No obstante, más que una visión positiva de los indígenas, Deodato se centra sobre todo el la faceta más destructiva del ser humano en su disfrute por la violencia, como muestra con las acciones de los cuatro jóvenes reporteros, que no dudan en quemar, violar o asesinar cuando lo consideran beneficioso para ellos (quizás el “homo homini lupus” o “el hombre es un lobo para el hombre” de Hobbes sea la premisa fundamental que se desprende de la película. En ese sentido va, de hecho, la duda del antropólogo Monroe sobre “¿quién serán los auténticos caníbales?”). Hay que señalar que esta visión es común a la de otros films del género de similar temática, como la más reciente The Green Inferno, de Eli Roth. Tampoco se da una visión positiva de varios aspectos de la sociedad contemporánea, como el excesivo interés por el dinero, el éxito del sensacionalismo o la manipulación de los medios de comunicación, incluso en el género de los documentales.

Asimismo, Holocausto caníbal también nos permite acercarnos, aunque sea de un modo muy superficial, a la figura del antropólogo cultural y su interacción con sus sujetos de estudio. Desde el surgimiento de esa disciplina, muy relacionada con la Historia y la Arqueología, ha sido habitual la realización de viajes en los que se trataba de conocer de primera mano distintas culturas, sobre todo aquellas que han tenido pocas o ninguna interacción con el mundo moderno.

De todos modos, siendo realistas, el objetivo principal de este film no es mostrar con fidelidad la labor de un antropólogo, ni cómo funcionan las sociedades de la Amazonia, lo cual resulta evidente por la relativamente escasa atención que se le presta a esos aspectos. Así y todo, polémica aparte, aunque Holocausto caníbal diste mucho de ser una película que sea aprovechable para aprender Historia, al menos si puede ser interesante -si uno no es muy sensible a la sangre y las vísceras- para acercarse, aunque sea solo un poco, al mundo de la antropología. Y de la gastronomía exótica, quizás.

¿Sabías que…? (XXI) El catálogo de enanos de Tolkien

La inventiva de J. R. R. Tolkien, considerado por muchos el padre de la literatura fantástica, resulta incuestionable. Su ingenio dio pie no solo a la creación de una de las más importantes epopeyas contemporáneas, sino también numerosas lenguas, razas y todo un conjunto de elementos que conforman el entramado del universo tolkieniano, conocido como la Tierra Media. A pesar de esto, veremos cómo, en su faceta de filólogo y lingüista, no duda en emplear sus conocimientos de la literatura medieval germana para adornar su propia obra con términos y nombres procedentes de textos nórdicos.

El caso más notable es, sin duda, el del nombre de los miembros de la Compañía de Thorin, trece enanos que, junto al hobbit Bilbo Bolsón y el mago Gandalf, protagonizan la primera novela de Tolkien, El Hobbit. El nombre de la mayoría de estos personajes, así como de algunos otros de la mitología tolkieniana, son extraídos de la conocida como Edda Mayor o Edda Poética. Este conjunto de textos constituye —junto a la Edda Menor o Prosaica— la principal fuente sobre la mitología nórdica, la cual ha llegado a nuestros días gracias al Codex Regius, un manuscrito islandés datado entre los siglos XII y XIII, descubierto en el siglo XVII por el obispo de Skálholt.

Codex_Regius_of_Eddaic_Poems

La composición que abre el manuscrito recibe el nombre de Völuspá —que puede traducirse como “La visión de la adivina”— y a lo largo de sus 66 estrofas establece la cosmogonía de la mitología nórdica narrada por una völva o adivina al dios Odín. El poema incluye entre las estrofas 10 y 16 un apartado denominado dvergatal o “catálogo de enanos” en el cual se realiza una enumeración de miembros de esta raza mítica.

Motsónir fue de la raza de enanos
el más principal, Durin segundo;
con figura de hombres enanos hicieron,
muchos, de tierra, como Durin dijo.

Nýi y Nidi, Nordri y Sudri,
Austri y Vestri, Áltiof, Dvalin,
Nar y Nain, Nípling, Dain,
Bífur, Báfur, Bómbur, Nori,
An y Ánar, Ai y Miodvítnir.

Veig, Gándalf, Víndalf, Train.
Tekk y Torin, Tror, Vit y Lit,
Nar y Nýrad -así los enanos-,
Regin y Rádsvid -bien los cuento.

Fili, Kili, Fundin, Nali,
Hepti, Vili, Hánar, Svíur,
Frar Hornbori, Freg y Loni,
Áurvang, Jari, Eikinskialdi.

Ahora a los hombres dicho serán
los parientes de Dvalin nacidos de Lófar,
estos dejaron sus salas de piedra
y marcharon a Aurvángar, en Joruvéllir.

Allá estaban Dráupnir y Dolftrásir,
Har, Haugsoiru, Hlévang, Gloi,
Dori, Ori, Dufur, Andvari,
Skírfir, Vírfir, Skáfid, Ai.

Alf e Yngvi, Eikinskialdi,
Fiálar y Frosti, Finn y Gínnar;
nunca se olvide en tanto haya hombres
la línea de enanos que vienen de Lófar.

[Traducción española de Luis Lerate (2016, Alianza Editorial)]

Como podemos ver rápidamente asoman muchos nombres conocidos por los entusiastas de Tolkien como el nombre del istari Gandalf, así como el propio Thorin (Torin) y todo su sequito a excepción de Balin: Dwalin (Dvalin), Bífur, Bofur (Báfur), Bómbur, Nori, Dori, Ori, Fili, Kili, Óin (Ai) y Glóin (Gloi). Además otro de los nombres presentes en el poema hará referencia de nuevo al propio Thorin, dado que Eikinskialdi se traduce como Escudo de Roble, sobrenombre que recibe el heredero del trono de Érebor.

Además de estos encontramos el nombre de otros enanos de la Tierra Media como Durin, el primer enano; Thrain (Train), padre de Thorin; Thror (Tror), abuelo de Thorin; Dáin, primo de Thorin apodado Pie de Hierro o Náin, padre de Dáin.


[Imágenes extraídas de Valinor.com.br y Wikipedia.org]

Curiosidades históricas en Wonder Woman

Hace poco se estrenó la última película de acción real de Wonder Woman (2017), en la cual la heroína nos relata sus orígenes y su participación en la Primera Guerra Mundial. En esta reseña contaremos algunas curiosidades históricas que se pueden encontrar en el film.

Wonder Woman

Maestres e Historiadores


spoiler-alert Cuidado! Esta entrada contiene spoilers de la séptima temporada de Juego de Tronos.

En la serie de televisión Juego de Tronos, adaptación de la serie de novelas de G.R.R. Martin Canción de Hielo y Fuego, aparece una orden monástica muy llamativa, tanto por su función como por su trasfondo dentro de este universo. Se trata de los maestres, una congregación de eruditos  dedicada, principalmente, al estudio y la preservación del conocimiento. Esta orden se encuentra establecida en la ciudad de Antigua, la cual, como su propio nombre indica, es la más antigua de las ciudades de Poniente gobernada por la casa Hightower.

En este lugar, los maestres, como se llama a los miembros de la orden que han conseguido fabricar su cadena, símbolo de su maestría en diferentes artes, se dedican a investigar, copiar y proteger el conocimiento adquirido hasta el momento y continuar ampliándolo. Este conocimiento es muy variado y abarca muchas ramas. Cada maestre puede dedicarse a aquellas que le interesen y, una vez haya alcanzado la maestría en un área concreta se le permite forjar un eslabón para su cadena del metal que representa esa área concreta. Por ejemplo, dominar la medicina se representa con un eslabón de plata, la economía con uno de oro o la historia con el de cobre. Vemos por tanto que la Ciudadela es un templo del trabajo multidisciplinar.

En un principio el enfoque de este pequeño artículo iba a ser los puntos en los que los maestres fallan como historiadores, pese a intentar mostrarse como imparciales en el desarrollo de los acontecimientos. Sin embargo, reflexionando sobre lo que se ha visto de esta institución en la serie de televisión, este enfoque no se puede aplicar. No porque realmente los maestres sean grandes historiadores, sino más bien porque nos han retratado a los historiadores reales de una forma que, por desgracia, se ajusta demasiado a la realidad.

En varios capítulos de la 7ª temporada, hemos podido ver que, si bien los maestres aplican un rigor bastante serio a sus investigaciones, en muchas ocasiones, dejan ver mucho de cómo nos mostramos los historiadores a la sociedad. En diferentes escenas, vemos a diferentes maestres de diversos lugares burlarse del pueblo llano, al que consideran vulgar y sin importancia. Se ríen de la ignorancia de algunas regiones de Poniente, catalogándolas como incultas, llegando a afirmar que “secan los sesos” de los maestres que son enviados allí.

En la serie se nos revela, entre otras cosas, que los maestres sabían de la existencia de los caminantes blancos. Sin embargo, la gran mayoría de la población al sur de El Cuello los considera una fantasía sin ninguna base. Incluso personajes considerados como ávidos lectores, Tyrion Lannister es un ejemplo, lo ven como un cuento inverosímil. Vemos por tanto que los maestres, conociendo un hecho como este, no consideran importante transmitírselo a la población.

Esta actitud condescendiente, de mantener el conocimiento reservado solo para unos cuantos eruditos, a muchos les parecerá absurda e intolerable, pero, por desgracia, refleja demasiado bien a los historiadores reales en este momento. La divulgación, que debería ser la última fase del trabajo del historiador y la motivación final de toda investigación científica en el ámbito del trabajo historiográfico, suele quedar olvidada y en muchas ocasiones menospreciada como algo sin valor. Sin embargo los historiadores somos los primeros en poner el grito en el cielo cuando pseudohistoriadores hacen trabajos divulgativos sin base, o cuando una película o serie histórica no son fieles a lo que pretenden representar. ¿Realmente somos los historiadores diferentes a los maestres? A esas personas sentadas en su “palacio de conocimiento”, atesorando toda la información que han heredado y ampliado, pero sin compartirla con el resto de Poniente. Si no trasladamos a la sociedad nuestras investigaciones, no somos distintos a ellos. Seguimos estando encerrados en archivos y universidades, compartiendo nuestros resultados únicamente en los círculos académicos y menospreciando la importancia de la divulgación que, en última instancia, es el motivo mismo de la investigación histórica.

Por suerte, tanto en Poniente como en nuestro propio mundo hay investigadores que buscan que la Historia llegue a más gente y que procuran aprender cómo hacerlo en la medida de sus posibilidades. Esta mezcla de investigador y divulgador, en Poniente, la encarna el archimaestre Ebrose (en la serie Juego de Tronos al menos). Este hombre nos deja dos frases que revelan bastante sobre la importancia de la Historia y de que la gente la lea.

sam y ebrose
Fig. 1: Al fondo, Samwell Tarly junto al maestre Ebrose. Fuente: blogspot.com

“Somos la memoria de este mundo, Samwell Tarly, sin nosotros los hombres no serían mejores que los perros, solo recuerdan la última comida y no anticipan más que la próxima” (Temporada 7, capítulo 1). Tal vez un poco exagerado en su comparación, pero en su otra cita nos da una visión algo más clara de lo importante que es escribir de forma que la gente sienta interés en acercarse a sus obras.

“Si vas a escribir historias, Tarly, necesitas investigar. Si quieres que la gente las lea, necesitas cierto estilo. No escribo La crónica de las guerras subsiguientes a la muerte del rey Robert I, para que se quede en los estantes sin leer” (Temporada 7, capítulo 2) Aún así, cuando Samwell Tarly le recomienda un título “más poético”, que sería algo más popular y cercano a todo el mundo, Ebrose le recuerda que “no son poetas”. Aunque, por algo se empieza.


[Imagen de cabecera extraída de: ytimg.com]