Archivo de la categoría: Videojuegos

Buscando a Carmen Sandiego… encontramos Historia

Mucho se ha escrito sobre la necesidad de acercar la Historia al público en general, y especialmente a los más pequeños. Un caso paradigmático es el de Carmen Sandiego, una franquicia multiplataforma en donde la Geografía, el Arte y, por supuesto, la Historia, tenían un papel clave. Su primera aparición fue en 1985, con el videojuego Where in the World is Carmen Sandiego?, al que siguieron otros títulos (Where in the USA is Carmen Sandiego?, Where in Europe is Carmen Sandiego?, Where in Time is Carmen Sandiego?, etc.) en los que el jugador necesitaba seguir una serie de pistas y responder preguntas para atrapar a la villana protagonista, Carmen Sandiego, una ladrona siempre vestida con un abrigo y un sombrero rojos. El éxito de estos videojuegos llevó a la aparición de libros y cómics, así como concursos televisivos para niños (TVE estrenó en 1995 ¿Dónde se esconde Carmen Sandiego?, de vida efímera) y, sobre todo, la serie de animación Where on Earth is Carmen Sandiego? (1994-1999), en España titulada En busca de Carmen Sandiego, emitida por La 2 poco después de su estreno en EE.UU.

where_on_earth_is_carmen_sandiego_tv_series-485020415-large

Es esta serie -que consta de cuatro temporadas, de diez episodios cada una- la que hizo más conocida esta franquicia en España, y la que posiblemente a más niños les supuso un primer acercamiento a la Historia en el ámbito audiovisual. La acción se presenta como parte de un videojuego para ordenador al que está jugando el único personaje no animado (conocido simplemente como “El Jugador”), que será el encargado de seleccionar qué detectives deberán perseguir a Carmen Sandiego, así como de llevarlos de manera instantánea al lugar al que le indiquen las pistas. Los detectives en cuestión son dos jóvenes hermanos, Ivy y Zack, los más destacados de ACME, una agencia de detectives para la que la propia Carmen había trabajado antes de fundar la organización criminal M.A.L. y dedicarse a robar obras de arte y demás objetos valiosos. El superior de los detectives es J.E.F.E., una cabeza parlante en una pantalla, que además de proporcionar información, ejercía de contrapunto cómico. En cada episodio, Carmen comenzaba cometiendo un importante robo con la ayuda de sus esbirros, tras lo cual Ivy y Zack eran enviados al lugar de los hechos para recabar pistas, en ocasiones puestas voluntariamente por la ladrona -ella se planteaba la persecución como un desafío. Era habitual que los escenarios del robo fueran importantes museos (fácilmente distinguibles por la representación de sus fachadas y sus elementos más característicos), y las pistas que les llevarían al siguiente lugar donde podría hallarse Carmen, eran tan variadas como monedas de algún determinado país, acertijos, imágenes de otras obras de arte y un largo etcétera. Para poder afinar más en la localización, el J.E.F.E. les mostraba a los detectives abundante información sobre el objeto robado -estilo artístico al que pertenece, época en la que se realizó, curiosidades…-, las biografías de personajes relacionados, algunos usos y costumbres de los países de destino, etc. Eran constantes las referencias a la Historia universal, ya que la ladrona tenía especial gusto por objetos procedentes de culturas de diferentes épocas y lugares da bastante pié a ello. Y en cuanto a la Geografía está, si cabe, aun más presente.

Por todo ello, la franquicia de Carmen Sandiego y, especialmente, su serie de televisión, constituye un interesantísimo recurso para los más jóvenes. Casi sin querer, la persecución de la villana de rojo por todo el mundo permite hacer un primer recorrido por la Historia del Arte y algunas de sus obras más representativas (pinturas rupestres, escultura monumental antigua, catedrales medievales, pintura contemporánea…), por la vida de personas ilustres, por hechos históricos trascendentales, por la cultura y su dispar evolución, etc. Es inestimable el valor de producciones como esta, y quizás sea útil rescatarlas del olvido, ya que a día de hoy pueden ser útiles en esta función educativa y divulgativa. Por ello es, sin duda, muy buena noticia el reciente anuncio de que Netflix prepara una nueva serie de animación basada en este carismático personaje.

Grand Ages Rome: cómo dar una patada a la Historia

Vamos a hablar de Grand Ages Rome, un city-builder ambientado en la Roma del siglo I a.C. En este juego controlaremos a un joven perteneciente a una importante familia de patricios romanos, a menos que decidamos escoger a la gens Lucia, porque adivinad qué: Lucio es un praenomen, no un nomen, por tanto no es un nombre de familia.

Durante la campaña, diferentes personalidades de la época, de la talla de Pompeyo, Craso o Cicerón, nos encargarán que les ayudemos fundando diferentes colonias o gobernando ciudades romanas. Aquí comienzan los problemas con este juego, ya que ignora totalmente los procesos y mecanismos para elegir magistrados y fundar colonias nuevas. En un primer momento, antes de tener siquiera un cargo, nos vamos a fundar una nueva colonia en la isla de Cabrera, nosotros, un chico salido de ninguna parte y con nuestro propio dinero además. No vamos a entrar a describir aquí todo el proceso de elección de magistrados, reparto de tierras y envío de colonos ya que es excesivamente complejo para esta reseña, pero desde luego era más complejo que “sobornar a unos cuantos senadores” como se nos dice en el juego. Sobre todo porque ni siquiera es el Senado quien se encarga de esos temas.

Dentro de lo que es el gobierno de las propias ciudades, se omiten por completo las instituciones locales como pudieran ser los senados o magistraturas propias de cada ciudad. Esto es grave por el hecho de que una ciudad sin política propia no es una ciudad, y menos aún en la antigüedad. Y ya que comentamos el tema de las ciudades… Sería un detalle poder saber qué ciudadanía tienen los habitantes. ¿Son latinos?, ¿son romanos?, ¿son peregrinos? Ni se sabe, ni parece importar este pequeño detalle que tan sólo provocó varias guerras civiles en Italia y que apenas fue determinante en la expansión romana…

Lo más grave es que el juego parece regodearse en sus fallos y pone mucho esfuerzo en mezclar los conceptos de ciudades, colonias o campamentos; empeñándose en negar la existencia de diferentes ciudadanías o de la vida política urbana. Para este juego, “romanizar” consiste en construir edificios caros,  muy altos y con columnas, muchas columnas.

Lo peor es que es un tipo de juego con mucho potencial porque permitiría ver todos los conflictos sociales desde una perspectiva clara, directa y entretenida. Podría aportar un gran detalle y centrarse en los mecanismos que hacían funcionar las ciudades en época romana.

Si buscáis un juego que consista en poner muchos edificios juntos y evitar que se caigan utilizando medidas autocráticas, este es entretenido. Si lo que queréis es un juego en el que tengáis que construir y gestionar ciudades bien ambientado en época romana… nosotros también.


Enlaces de interés: 

Trailer VO

Grand Ages Rome (ficha en Steam)


[Imagen extraída de: www.media.moddb.com]

Hearts of iron IV: La Segunda Guerra Mundial

Título: Hearts of Iron IV.
Año: 2016.
Desarrolladora: Paradox Development Studio.
Distribuidora: Paradox Interactive.
Género: Gran estrategia.
Plataforma: PC

Este juego nos traslada al año 1936 y se desarrolla hasta 1948. En él podremos elegir jugar con cualquier país del mundo entre las fechas mencionadas. Nuestro objetivo será sobrevivir al periodo de la II Guerra Mundial y para ello deberemos formar alianzas, administrar nuestro país y formar un ejército que nos permita defendernos o atacar.

En Hearts of Iron, tendremos la capacidad de decidir de qué manera queremos que se desarrolle nuestro país y cómo afrontar los años de guerra. Pudiendo tomar caminos totalmente distintos a los históricos. De esta forma, podríamos optar por una Alemania pacifista, unos Estados Unidos neutrales o la unión de la República Popular China con la China del Kuomingtang, para formar una única facción. Nuestras decisiones, sin embargo, estarán limitadas en ciertos sentidos o serán impulsadas hacia otros por medio del Árbol de Focos Nacionales.

Esta mecánica consiste en que cada país puede desarrollar una serie de enfoques para su nación, y cada uno de ellos, al terminar, provocarán un evento. La mayoría de países tienen un árbol de focos genérico con las mismas posibilidades. Sin embargo, los países “mayores” dentro del conflicto tienen un listado propio: Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Polonia, Japón, URSS y EEUU. Cada uno de estos árboles específicos motiva la sucesión de diferentes eventos históricos. Sin embargo, hay alternativas por si el jugador decide tomar otra vía. Por ejemplo Polonia, puede formar una gran alianza Báltica para defenderse de alemanes y soviéticos. Y Alemania puede optar entre formar una alianza con la URSS o declarar la enemistad entre sus países. Además, al inicio de cada partida podremos elegir una opción que decide si la IA va a seguir los focos nacionales históricos o no. Esto nos permite partidas más o menos históricas. A mayores tenemos un marcador de tensión global que irá subiendo a medida que avance la partida. Cuanto mayor sea la tensión más probable será que países no alineados entren en facciones y que declaren guerras.

Hay a mayores otros eventos que ocurren de forma ajena a las decisiones del jugador. Como ejemplo de esto tenemos la Guerra Civil Española, que comenzará en el año 1936 y que servirá como preludio del conflicto a gran escala.

En la parte negativa, tenemos que a excepción de los 8 paises citados, todos los demás tienen un Árbol de Focos Nacionales genérico, por lo que sus decisiones suelen ser ahistóricas y dependen de las decisiones de terceros. Esto favorece una visión equívoca del conflicto como una batalla entre unos pocos, cuando a cada país le afectó de una manera concreta y sus decisiones fueron particulares en cada caso. Además, los nombres de los líderes de las facciones menos “importantes” o “interesantes” en ocasiones están mal puestos.

Por lo demás, es un juego interesante para entender sobre todo las causas de la II Guerra Mundial, los bandos implicados y las decisiones de los diferentes países. Así que si os gustan los juegos de gran estrategia y tenéis paciencia suficiente para dedicarla a aprender las mecánicas, es muy recomendable.


[Imagen extraída de: www.static5.gamespot.com]

The Binding of Isaac y el Renacimiento: dos formas de entender la Biblia

La Biblia y el arte han estado estrechamente relacionadas desde la Antiguedad hasta nuestros días. Uno de los capítulos más icónicos de la Historia del Arte donde tuvo un fuerte impulso, fue durante el Renacimiento. De esta corriente son muy conocidas numerosas obras (las Puertas del Baptisterio de Florencia, la Capilla Sixtina,…) pero ¿que hay de la actualidad? ¿Como se refleja hoy en día esto mismo? Para responder a estas preguntas, analizaremos el videojuego The Binding of Isaac Rebirth, comparándolo con el Renacimiento, para ver así como ha evolucionado el estilo y la manera de representar la Biblia desde los siglos XV-XVI hasta la actualidad.

The Binding of Isaac y el Renacimiento: dos formas de entender la Biblia


[Imágen extraída de: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com]

El coleccionismo de arte en Assassins Creed

Esta vez os dejamos una colaboración de Diego González Montero, acerca del coleccionismo de arte en el videojuego Assassins Creed II.

El artículo se presenta en tres partes, donde se muestra la definición y el instinto de coleccionar, una breve historia del coleccionismo hasta el siglo XV y como aspecto más destacado, el coleccionismo renacentista italiano. El objetivo principal es tratar de acercar el recurso del videojuego a las aulas a través del análisis realizado en este trabajo, como ejemplo de una de las múltiples opciones que éstos nos ofrecen.

El coleccionismo de arte en Assassins Creed II

Maldita Castilla

Ficha Técnica:

Título: Maldita Castilla
Año: 2012 / 2016 (Maldita Castilla EX)
Género: Plataformas
Desarrollador: Locomalito
Distribuidor (Maldita Castilla EX): Abylight Studios
Música: Gryzor87
Plataformas: PC, Xbox One

maldita_castilla

Maldita Castilla es un videojuego de temática medieval y fantástica creado por el desarrollador independiente Juan Antonio Becerra, más conocido por su pseudónimo: Locomalito.

En el año 1081, el rey de Castilla encarga a una cuadrilla de caballeros, comandada por Don Ramiro, liberar la comarca ficticia de Tolomera del Rey de la maldición que ha caído sobre ella por culpa de una joven llamada Moura, que fue embaucada por el diablo tras la pérdida de su amado.

De este modo nos adentramos en un videojuego de plataformas de estilo clásico y fuertemente inspirado en el inmortal Ghost ‘n Goblins en el que, del mismo modo que Sir Arthur, nos veremos obligados a lidiar con criaturas mitológicas y monstruos infernales.

mc2.png

Si bien muchos de los elementos históricos del videojuego se corresponden a la imagen presente en el imaginario colectivo, a medio camino entre la realidad y las novelas de caballerías, podemos destacar que, salvo Quesada que lleva un bacinete propio del siglo XIV-XV, los cuatro héroes representan fielmente el atuendo de un caballero del siglo XI.

No obstante, estos detalles no son lo importante de Maldita Castilla sino que lo es la decisión de su autor de emplear criaturas propias de la mitología ibérica. Si bien es cierto que existen criaturas más genéricas o globales como zombis, arpías o basiliscos, el grueso del elenco antagonista está compuesto por seres como el cuélebre, el nuberu o el ojáncanu.

En el caso de nuestra principal contendiente, Moura, está basada en las criaturas gallegas del mismo nombre, mujeres de gran belleza que vivían bajo los castros u otras localizaciones tradicionalmente mágicas y que guardaban cuantiosos tesoros. Si bien dados los poderes y características de Moura podríamos asociarla más bien con las meigas, no deja de existir una relación con la criatura gallega debido a su capacidad de invocar y convertirse en serpiente, animal muy ligado a este mito.

maldita_castilla_04

Aunque alguna de las interpretaciones que hace de estas criaturas son bastante libres – lo cual es comprensible debido a las múltiples versiones de los relatos acerca de cada una – no deja de ser interesante el uso que hace de ellos para dotar al juego de una atmósfera única.

El juego también incluye otros elementos no medievales pero igualmente referenciales a la mítica ibérica como son el Quijote Loco, una criatura metálica cuya figura recuerda inequívocamente al hidalgo de la Mancha, o una enorme estatua custodiada por espíritus, la cual es una recreación de la Dama de Elche.

De este modo, Maldita Castilla supone no solo un plataformas de corte clásico, entretenido y  enrevesado, sino que permite acercarnos a esa mitología autóctona que cada vez queda más oculta debido a la proliferación de los mitos globales como vampiros, zombis y troles.

El juego puede descargarse de forma gratuita en la web del autor o en su versión extendida de pago a través de la plataforma de Xbox One, Steam y, proximamente, en PS4.

Enlaces de Interés:

Trailer de Maldita Castilla
Página web de Locomalito
Maldita Castilla en Locomalito.com
Maldita Castilla EX en Abylight Studios


[Imágenes extraídas de Locomalito.com]

Battlefield 1. La 1ª Guerra Mundial

Ficha técnica

Título: Battlefield 1
Año: 2016
Desarrolladora: EA Digital Illusions CE
Distribuidora: Electronic Arts
Género: Shooter

El pasado mes de octubre salió a la venta Battlefield 1. Este juego suponía el regreso de la saga a la temática histórica y el acercamiento a una época tan poco tocada en los videojuegos como es la Primera Guerra Mundial. Hace unos meses ya nos encargamos de reseñar lo que el E3 nos permitió ver acerca del juego. Si bien lo mostrado por EA daba pie a escepticismos, aún existía la esperanza de ver cambios en el juego final que acabasen derivando en una experiencia histórica interesante, especialmente en cuanto a contenidos y a qué aspectos del conflicto destacarían.

Tras dejar un tiempo prudencial, hoy retomamos nuestro análisis, ya sobre material definitivo, centrándonos en las campañas presentes en el juego. Respecto a las seis campañas que componen el modo historia de Battlefield 1, podemos destacar lo variado de su naturaleza. Por una parte, encontramos una centrada en la aviación, uno de los ámbitos pioneros y más relevantes de esta guerra. También cuenta con una sobre Lawrence de Arabia y sus enfrentamientos con el Imperio Otomano, la cual es especialmente interesante debido a la escasa presencia de este frente en las obras que representan la Gran Guerra. En “Avanti Savoia” nos transportamos al frente de Italia para enfrentarnos al Imperio Austro-húngaro. Las tres restantes nos permiten encarnar a un soldado del ANZAC (Australian and New Zealand Army Corps) en la batalla de Galípoli, un conductor de tanques británico en Francia y, por último, un miembro de los Harlem Hellfighters, el primer batallón americano compuesto íntegramente por soldados negros.

Si bien estas seis historias destacan por su originalidad, es difícil pasar por alto el papel puramente antagonista de las potencias centrales. De este modo, el Imperio Alemán, el Imperio Autro-húngaro y el Imperio Otomano se muestran exclusivamente como enemigos a batir. Además, de las seis campañas, tres tienen personajes afiliados al Imperio Británico, dos a Estados Unidos y una al Reino de Italia, de modo que podemos observar un partidismo claro y muy notable hacia el bando Aliado y centrado en el mundo anglosajón. Esto se hace más llamativo al percibir que Francia, una de las naciones protagonistas del conflicto y cuyas fuerzas suponían la quinta parte de las tropas aliadas, únicamente aparece como escenario. Esto se hace más evidente en la campaña centrada en la aviación, la cual cuenta con un protagonista americano, cuando fue René Fonck, un aviador francés, quien alcanzó el segundo mayor número de bajas a lo largo del conflicto, solo 5 por debajo del famoso “Barón Rojo”.

1-9-1024x576

A nivel de jugabilidad el juego no consigue acercarnos al periodo histórico que pretende recrear. El modo de juego es muy similar a las entregas anteriores con un ritmo de acción frenético. Esta velocidad se ajusta bien a un tipo de combate fluido y a operaciones muy rápidas. Sin embargo, cabe recordar que gran parte de la Primera Guerra Mundial, especialmente el frente francés, se caracteriza por un conflicto mucho más estático, centrado en la guerra de trincheras, lo cual suponía llegar a pasar meses sin cambios en las posiciones.

Por otro lado, cabe destacar que la narración y las cinemáticas coinciden con el habitual discurso pesimista de esta guerra, destacando las desgracias y el sufrimiento de aquellos que se ven obligados a participar, eliminando así la visión gloriosa o romántica de la misma. No obstante, esto contrasta fuertemente con la jugabilidad, la cual nos anima a matar a cuanta más gente mejor. Las armas son cómodas de utilizar y no se encasquillan, haya barro, lluvia, arena o polvo. Con el fin de dar mayor importancia al jugador dentro de la guerra, en la campaña enfocada a la aviación podemos llegar a abatir a decenas de aviones enemigos por misión, superando con mucho los 80 del “Barón Rojo” Manfred von Richtofen o los 75 de René Fonck. Para llegar a estas cifras y que el jugador esté más cómodo a los mandos de un avión, se simplifica al extremo el manejo de los mismos.

En resumen, el juego presenta algunas buenas ideas, especialmente en lo referente a aquellos escenarios menos conocidos de la guerra, como el frente en Arabia o el conflicto en el norte de Italia. Sin embargo, resulta muy partidista, claramente centrado en el bando Aliado, y desecha la oportunidad de encarnar a un soldado de las Potencias Centrales. La jugabilidad, por su parte, se empeña en poner al jugador en el papel de héroe de guerra, mientras que el apartado narrativo intenta eliminar esa visión. Vemos por tanto, no solo una disonancia ludonarrativa, ya que el apartado jugable y el narrativo nos dan visiones contradictorias; sino también una disonancia ludohistórica, ya que la jugabilidad recrea lo contrario a la realidad histórica.


Enlaces de interés: 

Página web de Battlefield 1

Trailer oficial del modo campaña (VOSE)