Archivo de la categoría: Prehistoria

Las tres mellizas: Posible recurso didáctico

Ficha técnica

Título: Les tres bessones / Las tres mellizas
Año: 1995
Productores: Cromosoma y Televisió de Catalunya.
Director: Robert Balser, Baltasar Roca
Guionista: David Cirici, Quinn Donoghue, Piti Español, Dorothy Middleton, Francesc Orteu, Biel Perelló, Gabriel Salvadó, Joan Sol, Albert Vinyoli
Temporadas: 104 episodios de 25 min de duración (2 temporadas)
Distribuidor en España: RTVE (Clan, La 2)

 

hqdefault
Las tres mellizas ante la casa Mila, obra de Gaudí.

Las tres mellizas es una serie de animación, creada por Roser Capdevila, que cuentan la historia de tres hermanas traviesas que son castigadas por la Bruja Aburrida. Esta bruja envía a las pequeñas a diversos cuentos o sucesos históricos, y ellas deben ayudar a los personajes si quieren volver. La serie tuvo tanto éxito que se tradujo en 35 idiomas.

Nos encontramos por lo tanto ante un interesante recurso didáctico para la educación primaria, pues esta serie está orientada a un público de entre cinco y diez años. Al tratarse de capítulos de 25 minutos de duración estos podrían utilizarse como apoyo a la hora de impartir una clase, donde contaríamos con capítulos que podrían ser de utilidad en temas de Historia del Arte (Vincent Van Gogh, Leonardo da Vinci, El taller de Gaudí, o Velázquez) o Historia, con capítulos como: Helena de Troya, Ulises, Cleopatra, Cristobal Colón, El hombre de Cromagnon, o  Tutankhamon.

Evidentemente, al tratarse de dibujos infantiles, no son del todo fieles, pero como un primer acercamiento a la Historia o el Arte, son idóneos. Como propone Alonso Sanz (2011), la Cultura Audiovisual, como series infantiles televisivas, ayudan en la creación de actividades que favorecen el aprendizaje. Este tipo de actividades estarían diseñadas de forma que tras la visualización del episodio correspondiente, los alumnos pudiesen sacar sus propias conclusiones, preguntar dudas, etc. Dependiendo de la edad podrían realizar actividades más complicadas analizando aspectos históricos como la decoración o el vestuario, los hechos, etc.

Debe quedar claro que este tipo de recursos son un complemento para la clase y las actividades, y nunca debe ser la base. Utilizado con moderación y añadiendo otro tipo de recursos en el aula, puede resultar dinámico, ampliando o manteniendo el interés de los alumnos por materias que en ocasiones les pueden parecer algo más arduas o complejas.


Referencias y enlaces de interés:

Alonso Sanz, A., (2011): Propuesta a estudiantes de Magisterio. Estrategias de diseño de entornos colaborativos desde la Cultura Visual infantil. Publicado en   Arte, Individuo y Sociedad (UCM); Volumen 23, número 2.

Las tres mellizas, FilmAffinity


[ Imágenes extraídas de Ecoteuve.es y Youtube: Les tres bessones i Gaudi]

El rey Arturo a través de la música

La primera imagen que le viene a la mente a la gente al pensar en el rey Arturo, es el momento en que extrae la espada Excalibur de una roca. Pero y ¿que ocurre cuando a un momento así le añades letra y música?. De esto os hablaremos hoy en el Octavo Historiador, de como aparece representada la leyenda artúrica y la mitología celta, a través de la trilogía Excalibur del compositor Alan Simon.

El rey Arturo a través de la música


[Imagen extraída de: https://i.ytimg.com/vi/TLGth1Q6rb0/maxresdefault.jpg]

Os Barbanzóns

Os Barbanzóns es una serie de cómics creados por el dibujante y guionista Pepe Carreiro, también conocido por sus viñetas humorísticas de prensa o, más recientemente, por la serie de libros infantiles “Os Bolechas”, los cuales tienen diferentes shows en vivo y televisión en CRTVG (Canal de Radio y Televisión de Galicia).

Esta serie de cuatro álbumes, publicados por la Editorial Toxo Soutos, relata las divertidas e “históricas” aventuras de un grupo de castreños, os Barbanzóns, que viven en el pequeño castro costero de Baroña (A Coruña, Galicia) durante la Edad del Hierro, acosados por el inminente final de la prehistoria (cómic “En el ocaso de la Prehistoria”) y la llegada de los romanos.

Los personajes son <<cómicos, sarcásticos y paródicos>>, tal y como afirma el autor, acercando la historia de Galicia a los más pequeños (y no tan pequeños). Los protagonistas reciben quizás este nombre por la cercanía de O Barbanza, una comarca donde se desarrollan diversos estudios arqueológicos sobre la prehistoria y protohistoria, y donde se encuentra el castro de O Neixón, también mencionado en estas historietas.

Tanto las historias como los personajes tienen tintes de actualidad, que podemos ver en pequeños detalles como pósters y mapas colgados en las paredes, la presencia de vestimentas actuales o estampadas, peinados de cresta, etc. Sin embargo, representan iconográficamente de forma correcta algunos aspectos de la vida en los castros de la Edad del Hierro, como armas (puñales de antenas),  elementos arquitectónicos o constructivos, elementos estatuarios o artísticos; u otros aspectos de esta etapa como el comercio y la importancia del estaño, intercambios culturales, sociales y económicos con otros pueblos y lugares, como los fenicios, las islas británicas, otros castros como el Fazouro u O Neixón, etc. Por ejemplo, en el volumen “En el ocaso de la prehistoria” viajan en un crucero a Irlanda, lugar de nacimiento de una de las vecinas del castro, la cual fue raptada años atrás en una incursión o saqueo, y que es ahora la mujer del jefe de la aldea.

La representación del poblado es típica y simple, pues casi todas las casas son de planta redonda sencilla, con una pequeña puerta de entrada en los muros de piedra, y una cubierta de madera y paja. Este tipo de representación es la más conocida tras las diversas recreaciones realizadas por todo el noroeste de la península, así como por los múltiples dibujos y recreaciones virtuales, utilizados, sobretodo como recurso educativo. De todos modos, este tipo de viviendas no eran las únicas, ya que existen diferentes tipos de plantas y cubiertas, y otros modelos constructivos en todo el norte peninsular.

El poblado también muestra elementos que podemos observar en muchos de los castros de la península. Se puede apreciar cómo aprovechan el terreno para la construcción del poblado, dotándolo sólo de defensas (murallas pétreas) en la zona donde el terreno no ofrece defensas naturales, como pueden ser en este caso los acantilados o fuertes pendientes. Muchos castros se dividían en varias terrazas, y así lo hacen ver en este, que a mayores las divide con otra muralla interior.

En general el poblado se encuentra muy bien representado, pues es casi un calco de la maqueta que podemos encontrar en el Centro de Interpretación del Castro de Baroña.

Otros elementos que merecen nuestra atención son los petroglifos (grabados en piedra), pues este tipo de arte se encuentra presente en todo el mundo, con muy diversas interpretaciones, pues podrían ser delimitadores o marcadores del paisaje y del territorio, o simples representaciones de animales y objetos, etc. A pesar de que los petroglifos del noroeste penínsular son de la Edad del Bronce (en su mayoría), siguieron presentes en el paisaje por lo que en épocas posteriores fueron y son reconocidos por los pueblos cercanos, como es el caso de Os Barbanzóns, que reconocen el petroglifo de Riveira, una gran piedra ovalada que muestra la representación de dos ciervos de seis patas. Pero no son los petroglifos el único elemento que se puede observar en estos cómics, pues podemos ver dos estatuas de guerrero protegiendo la entrada del poblado. Este tipo de tallas son muy habituales en todo el noroeste durante esta época, en zonas más al sur del interior gallego. Algunos historiadores creen que su función sería la de vigilar y/o proteger los poblados y/o sus territorios.  Otro elemento protector que encontramos son las cabezas colocadas en los muros de las casas a ambos lados de las puertas, también encontradas en muchos yacimientos de esta cronología, pudiendo ser esa su función. También podrían colocar otros elementos como rosetas, trisqueles, tetrasqueles, etc, en los marcos superiores de las puertas, pero en el caso de estos cómics, sólo aparecen en la casa del jefe, colocado en el tejado de paja. Esta casa puede reconocerse además por el color rojo de sus paredes. Esta coloración no sería algo extraño en muros de adobe, aunque en este caso se represente, no muy acertadamente, sobre un muro de piedra.

Los elementos metálicos tienen una gran importancia en esta época, y aparecen representados aquí mediante las joyas y armas que portan los personajes. El personaje de Bar, por ejemplo, lleva en su cuello un torque, un collar abierto muy común de esta cultura. Pero no es el único que lleva las joyas típicas, pues casi todas las mujeres, a excepción de Guinness (la mujer irlandesa), llevan los pendientes de arracadas, o incluso collares y brazaletes.

En definitiva y tal y como se ha mencionado antes, esta colección utiliza elementos históricos, en este caso de la Edad del Hierro del noroeste peninsular, para narrar las aventuras de este grupo. Es una obra recomendable para casi cualquier edad, pudiendo utilizarse en el ámbito escolar como un primer acercamiento para niños de primaria o de la ESO, aunque tampoco debe descartarse su uso como material didáctico en educación superior. No obstante, debe quedar claro que a pesar de estar ambientada en un poblado de la Edad del Hierro, los hechos que ocurren a lo largo de esta serie no están basados en hechos reales, y no son por lo tanto históricos. El autor simplemente decidió utilizar este contexto para ambientar su obra.



Imágenes extraídas de www.turismo.gal 

Altamira, o la Historia de un descubrimiento en celuloide

Ficha técnica:
Año: 2016
Duración: 97 minutos
País: España
Director: Hugh Hudson
Reparto: Antonio Banderas, Rupert Everett, Allegra Allen, etc.
Música: Mark Knopfler, Evelyn Glenie
Cartel Altamira
Hace unos días se estrenó en España “Altamira”, una película sobre el descubrimiento de las pinturas rupestres de la cueva conocida como “la Capilla Sixtina del Paleolítico”. Pese a que la recaudación generada ha sido escasa hasta la fecha, y la opinión de la crítica bastante desigual, sí que resulta muy interesante la ambientación histórica de los hechos y los personajes que se reflejan.

La acción se ambienta –de manera muy correcta, además- en la provincia de Santander, en las últimas décadas del siglo XIX, y la historia del propio descubrimiento de Altamira se trata de una manera bastante ajustada a la realidad: pese a que la cueva fue descubierta años antes, no fue hasta 1879 cuando el erudito local Marcelino Sanz de Sautuola la visitó en compañía de su joven hija, María, siendo ella la primera que vio las pinturas rupestres. Inmediatamente después, su padre comenzó a estudiarlas y a divulgar su tesis al respecto, señalando la enorme antigüedad de las mismas. Es una constante en la película el mostrar la frontal oposición por parte de representantes de la Iglesia a las teorías de Sautuola. Asimismo, las críticas llegaron también desde la comunidad científica, que consideró un fraude el descubrimiento, pese a estar respaldado por el prehistoriador Juan Vilanova. De hecho, Sautuola tuvo que vivir sus últimos años sumido en el descrédito hasta que, años después, Émile de Cartailhac reconoció su error al haberse mostrarse escéptico. Tanto el enfrentamiento entre diferentes visiones del mundo en aquellos años como las discrepancias entre científicos por la superación de teorías comúnmente aceptadas son quizás dos de los puntos más destacables de “Altamira” a nivel histórico, ya que trata razonablemente bien las mentalidades de la época. También otros elementos como las propias pinturas rupestres, las vestimentas de la época, algunas costumbres de la pujante burguesía, la propia caracterización de los personajes, casi todos ellos reales –Sautuola, su hija María, su esposa, Juan Vilanova, Cartailhac, el abate Breuil…-, etc.

Por lo tanto, se puede concluir que “Altamira” es una excelente muestra de película histórica, de la que sin duda se pueden extraer muchas referencias interesantes.

Aquí, de Richard McGuire

Ficha técnica:aqui_300_rgb

Título: Aquí
Título original: Here
Autor: Richard McGuire
Editorial: Pantheon
Editorial en España: Salamandra
Año: 2014

Aquí es un cómic creado por Richard Mcguire y publicado en 2014. Realizado a partir de seis páginas publicadas originalmente en 1989 en la revista RAW, narra la historia de un punto concreto del espacio (que en el siglo XX se corresponde con el salón de una casa) a lo largo de más 3000 millones de años. Si bien, no se trata de un cómic histórico al uso, el paso del tiempo y la evolución histórica tienen un papel fundamental en esta obra.

Aquí se compone por un conjunto de ilustraciones a doble página complementadas con viñetas que se superponen y que representan el mismo punto que recubren, pero en un momento del tiempo diferente. Esto crea un collage narrativo empleando situaciones diacrónicas.

A excepción de Benjamin Franklin, su hijo ilegítimo, William Franklin, y su nieto, Temple Franklin, los personajes de Aquí son individuos corrientes que en algún momento interactuaron con el espacio en el que se desarrolla la obra. Desde colonizadores holandeses tratando de comerciar con nativos en 1624, pasando por los constructores de la casa a principios del siglo XX, hasta llegar a un grupo de turistas que visitan la reconstrucción holográfica de la vivienda en el siglo XXIII.

JPBOOK-master675

Sin embargo, a pesar de este amplio elenco, los protagonistas absolutos de la obra son el espacio y el tiempo.

El primero se representa inmóvil, pero en constante cambio debido a procesos geológicos, atmosféricos o humanos. Un salón, un bosque con un arroyo, un paraje glacial o una prolongación del océano debido al cambio climático son algunas de las diferentes caras de un mismo lugar.

Por su parte, el paso tiempo es representado en grados que pueden llegar a ser radicalmente diferentes. Se nos muestra un tiempo que discurre a intervalos cortos entre los años 1959 y 1983 en los que un grupo de hermanos son fotografiados en el mismo sofá en seis fechas diferentes a lo largo de doce páginas. También se nos presenta un tiempo “inmediato” en el que en tan solo una doble página se nos muestra cómo un pájaro entra por la ventana de la casa asustando a sus habitantes. Una única acción que emplea nueve viñetas separadas entre sí por breves segundos.  También muestra intervalos muy espaciados que muestran desde la supuesta caída de un meteorito sobre la Tierra hace 3000 millones de años hasta un paraje apocalíptico debido a la contaminación, pasando por las diferentes eras geológicas.

Esta obra supone, además de un espectacular experimento narrativo, una narración del tiempo mismo, permitiendo una toma de consciencia de la mutabilidad del espacio y del medio (así como los procesos que llevan a este), la cual no siempre es sencilla de visualizar y comprender.

Como curiosidad, cabe señalar que el punto del espacio escogido por Mcguire para protagonizar su obra se corresponde con la casa en la que pasó su infancia, localizada en la avenida Kearny en Peth Amboy, Nueva Jersey. Su ubicación puede saberse debido a que entre las viñetas de mediados del siglo XVIII y las de inicios del XX (la construcción de la casa) se puede apreciar la Propriety House, edificio histórico y vivienda de los gobernadores coloniales de Nueva Jersey.

Enlaces de interés:

Primeras páginas de Aquí en la web de Salamandra

Entrevista a Rirchard McGuire por Mireia Pérez en CuCo, Cuadernos de Cómic 5


[Imágenes extraídas de harpers.org, salamandra.info y nytimes.com]

¿Sabías que…? (VIII)

Tal vez una de las sagas cinematográficas que más ha influido en la cultura popular sea Star Wars. Pero incluso en una galaxia tan lejana, nuestra Historia se encuentra muy presente. En este caso, es la arqueología la que revela una relación entre una de las especies alienígenas creadas para estas películas y nuestro pasado. Nos estamos refiriendo a los ithorianos, una raza que aparece por primera vez en la película “Una nueva esperanza”, del año 1977. Estos seres se caracterizan por tener unos rostros planos muy alargados con dos grandes ojos en la parte alta de la cabeza.

Esto resulta interesante, ya que su aspecto físico guarda mucho parecido con algunas estatuillas halladas en las excavaciones de Tell Brak, en el norte de la actual Siria, en el llamado Templo de los Ojos. Aquí se encontraron cientos de estas figuras, lo que parece indicar un carácter votivo, esto quiere decir, que se trataban de ofrendas a los dioses. Es posible que representasen a las personas a las que iban dedicadas estas ofrendas.

9f5eef9d3efaba52096353882459ab2d

Como se puede ver en las imágenes, la similitud está clara. Queda por saber si George Lucas se inspiró en estas figurillas para crear a los ithorianos o si se trató de una casualidad.


Enlaces de interés:

El museo Fitzwilliam  (Hablan sobre el origen de estas piezas)

¿Sabías que… (VI)

Las aventuras de Astérix el Galo es uno de los cómics de temática histórica más importantes y conocidos a nivel mundial. Si bien esta obra no tiene pretensiones historicistas, muchos de los elementos y hechos históricos representados suelen ser bastante correctos. No obstante, uno de los componentes básicos de la trama supone una profunda anacronía para el momento en el que sucede la obra.

Obélix, compañero inseparable de Astérix que obtuvo una fuerza sobrehumana al caer en la marmita de poción mágica siendo un niño, trabaja en una cantera fabricando y repartiendo menhires. Sin embargo, estos objetos son muy anteriores al período representado (mediados del siglo I a.C.) pero, debido a esta obra, han sido atribuidos popularmente a este momento histórico.

Un menhir es una estructura monolítica formada por una piedra más o menos tallada cuya base ha sido enterrada para mantenerlo en posición vertical. Su uso aún es objeto de discusión a día de hoy, existiendo numerosas explicaciones que abarcan desde estelas hasta marcas territoriales.

Es el elemento más simple del fenómeno cultural denominado megalitismo, el cual se define, como su propio nombre indica, por la construcción de elementos empleando grandes piedras. El megalitismo tuvo una gran difusión y duración en el tiempo, con origen en el epipaleolítico, y durando, según los datos que poseemos, hasta mediados del II milenio a.C.

De este modo, aunque los megalitos podrían haber tenido importancia para los pueblos galos como zonas de culto, nos encontramos con que la construcción de estos menhires sucedería entre 4000 y 2000 años antes de que una aldea de irreductibles galos resistiese todavía y siempre al invasor.

 


[Imágen extraida de xonxoworld.blogspot.com.es]