Archivo de la categoría: Historia Contemporánea

La Balada del Norte, Tomo 2: Entrevista a Alfonso Zapico

La balada del norte 2 - Avance-1El pasado abril salió a la venta el segundo tomo de La Balada de Norte, obra monumental del autor asturiano Alfonso Zapico en la que recupera la Revolución de Octubre de 1934 como trasfondo histórico. Esta segunda entrega se centra propiamente en el período revolucionario comprendido entre el 5 y el 19 de octubre.

En la XVII edición del festival coruñés Viñetas desde el Atlántico pudimos charlar con el autor acerca de la totalidad de su obra y, en concreto, sobre el primer libro de esta trilogía (Podéis leer la entrevista aquí). Dos años después, tenemos la suerte de volver a encontrarnos con Alfonso Zapico para comentar este segundo tomo.

La Balada del Norte, Tomo 2: Entrevista a Alfonso Zapico

 

Tropa Guripa y entrevista a Óscar Galansky

Desde el Octavo Historiador hemos tratado muy diversos temas, pero la recreación histórica aún no había llegado a nuestra revista. Por esto mismo, os traemos el canal de Youtube Tropa Guripa.

Esta iniciativa, surgió de la mano de Oscar Galansky en el año 2012 y cuenta con un total de tres temporadas (la tercera aún sin finalizar). El objetivo de este canal es mostrar al público en qué consiste exactamente la recreación histórica.

A lo largo de los capítulos, podremos ver diversas localizaciones, no solo dentro de España, sino también de otros países europeos, como Polonia, Bélgica y, en la última temporada, la Francia normanda.

Lo interesante de este canal no es solo que nos dé a conocer los entresijos de la recreación, de diversos grupos que hay tanto españoles como extranjeros, sino que nos muestra también los usos que se le puede dar a esta actividad. Entre ellos está acompañar una excavación arqueológica, hacer visitas en museos, fiestas temáticas, etc. que cumplen una función divulgativa muy importante, ya que no solo ayudan a aprender sobre el tema en cuestión, sino que permiten “vivir” la Historia de primera mano.

Además de todo lo descrito en el párrafo anterior, los propios vídeos siguen una línea divulgativa, ya que se nos relatan la historia, ya sea de batallas que se van a reconstruir o de los lugares que se visitan, acompañada de mapas, vídeos de la época e imágenes. Como ejemplo de esto último, en la tercera temporada,  se superponen imágenes históricas sobre el paisaje actual de Normandía. Esto hace que además de conocer la recreación, el público pueda aprender un poco sobre historia militar.

Las conclusiones que podemos sacar de este tipo de actividades es que sirven para algo más que como un hobby, ya que es posible trasladarlas y adaptarlas al ámbito educativo y de divulgación (como se puede ver en el caso de un profesor polaco que creó un grupo de recreación para que sus alumnos aprendiesen Historia). Y es por esto último que es importante también, además de la propia documentación, que participen en estas iniciativas historiadores y arqueólogos, ya sea para ayudar en las tareas de investigación o para colaborar en la divulgación de la Historia, que es, al fin y al cabo, nuestra principal tarea.

Complementando esta reseña, os traemos una entrevista al propio Oscar Galansky, para que conozcáis un poco mejor Tropa Guripa:

Entrevista a Óscar Galansky

Las chicas del cable

Ficha técnica:
Título: Las chicas del cable
Producción: Bambú Producciones / Netflix España
Guion: Ramón Campos, Teresa Fernández-Valdés, Gema R. Neira
Reparto: Blanca Suárez,  Maggie Civantos,  Ana Fernández,  Nadia de Santiago, Ana Polvorosa,  Yon González,  Martiño Rivas, etc.
País: España
Año: 2017
Duración: 50 min/capítulo

 

Netflix ha decidido estrenarse en España empleando una fórmula que gusta, y mucho, en nuestro país: una serie dramática con ambientación histórica. De este modo continúan la estela que nos dejaron Gran Hotel y Velvet –sin olvidar las series de sobremesa como Acacias38, Amar en Tiempos Revueltos, Seis Hermanas, etc.

En esta ocasión se nos presenta el Madrid de 1928, lleno de vida y de grandes oportunidades que brindaban un auge económico y social en la capital española. A pesar de todo, el gran protagonista de la serie son los obstáculos que frenaban la libertad de la mujer en una época regida por el poder del hombre. Ejemplo de ello es el hecho de que debían tener un permiso firmado por el marido si querían sacar dinero del banco, que la mujer maltratada no tenía ninguna cobertura legal –siendo la muerte de uno de los cónyuges la única posibilidad de anulación de un matrimonio-, o la mentalidad marcada de que el papel de la mujer era tener hijos y cuidar de la familia, teniendo que dejar de trabajar para ello.

En este aspecto también se nos presenta, aunque bastante de refilón, la presencia de las sufragistas, muchas de las cuales eran detenidas en redadas en liceos y puntos de reunión donde defendían su derecho a la igualdad.
En cuanto a otros elementos históricos, vemos que la política está regida por la desgastada monarquía de Alfonso XIII y existe un continuo miedo a la posibilidad latente de un golpe de Estado. Suponemos que por fechas intentarán recrear el intento que hubo en 1929, a pesar de que no se menciona en ningún momento a Primo de Rivera (dictador dirigente en esta etapa) ni a los principales insurgentes: José Sánchez Guerra y Miguel Villanueva. Sin embargo, en esta temporada sólo se nos presenta la introducción al tema, por lo que se entiende que lo desarrollarán más en profundidad en la continuación de la serie.

Con todo, lo más destacado puede ser la presencia en sí misma de la Compañía Telefónica Nacional de España, que supuso una revolución tecnológica en España, tradicionalmente atrasada frente a otros países. Esta fue impulsada por Primo de Rivera, sacando a concurso la titularidad de la empresa. En la serie se nos presenta a la familia Cifuentes como dueña y fundadora de la misma, a pesar de que en la realidad eran accionistas dentro del quinteto de personas que formaron dicha empresa: Julián Cifuentes Fernández, Amadeo Álvarez García y Valentín Ruiz Senén, José López Nieulánt y Sosthenes Behn.

Por último, cabe criticar también el apartado musical. La banda sonora de Las chicas del cable se conforma de música actual, pero con sonidos e inspiración de la época. En principio, este anacronismo tampoco debe suponer gran problema, ya que es una apuesta que pueden tomar perfectamente. El problema surge cuando pocas veces suena bien, sin resultar forzado ni fuera de lugar, especialmente la canción de cierre.

Está claro que todo lo que toca Netflix crea una gran expectación y, quizá, una exagerada esperanza de algo nuevo, arriesgado y de calidad. En este caso las expectativas estaban bastante altas, al ser su primera apuesta en España, pero creemos que, en general, se queda bastante cojo. Sin embargo, habrá que ver cómo evoluciona en su segunda temporada que, de seguro, llegará.


Enlaces de interés:


[Imágenes extraídas de El Confidencial y de Filmaffinity]

Sonidos bélicos construyendo Europa

Como hemos podido comprobar en repetidas ocasiones en El Octavo Historiador, la Historia es una habitual fuente de inspiración para la música. Un curioso ejemplo es Europa, canción de Globus, un conjunto musical británico creado en el año 2006 por la productora Immediate Music, especializada en realizar composiciones para trailers de películas. El primer trabajo de este peculiar grupo es Epicon, en donde está incluida la canción a la que aquí nos referimos, y que a nivel musical podríamos encuadrar en rock sinfónico, el metal sinfónico o la música épica.

 

En esta Europa, Globus hace un recorrido por la Historia del Viejo Continente, centrándose en algunas de las más importantes batallas que han tenido lugar en él. Sin embargo, y como sucede en todo el mundo audiovisual, vemos que hay un claro sesgo por el que a los compositores les parecen más interesantes determinados períodos históricos y ámbitos geográficos: quizás lo primero que llame la atención a quien lea la letra es que en la alabanza que se hace a Europa no hay referencia alguna a acontecimientos de la Antigüedad, pese a que buena parte del continente estuvo unificado políticamente en época romana. Más presencia tiene el Medievo, aunque casi siempre vinculado a dos territorios, Gran Bretaña y Francia (las batallas de Poitiers o Bannockburn y conflictos como la Guerra de las Dos Rosas y la Guerra de los Cien Años), salvo en la referencia a la caída de Bizancio y al amplio fenómeno del feudalismo. Nulo protagonismo tiene en la canción, sin embargo, la Época Moderna, en contraste con los conflictos de la Edad Contemporánea; una constante en la composición. Pero también en lo referente a este período histórico nos encontramos diferencias significativas temporal y espacialmente: del siglo XIX solo nos encontramos las referencias a las dos batallas que más nos remiten a la figura de Napoleón Bonaparte, Austerlitz y Waterloo, que significaron sus mayores victoria y derrota respectivamente. Ya en el siglo XX, apenas un episodio de la I Guerra Mundial, la batalla de Gallipoli, y otro de la Guerra Fría, la construcción del muro de Berlín. Y entre medias, el conflicto que se lleva la palma en esta canción, la II Guerra Mundial, y no solo por la referencia a bolcheviques y fascistas (incluida la Marcha sobre Roma de Mussolini y sus camisas negras en los años veinte): la Blitzkrieg alemana que permitió la rápida caída de Francia, las cruentas batallas de Leningrado y Stalingrado en territorio soviético, el bombardeo sobre la ciudad de Dresde, etc. Como podemos ver, todos estos hechos tuvieron lugar en el Occidente o estuvieron protagonizados en buena medida por países de Europa Occidental.

También hay que señalar que en Europa se hace una loa al Continente y se contrapone a un nuevo enemigo exterior (los versos referidos a aquellos que vuelven con bombas en su pecho o al nuevo califato no ofrecen duda de que este sería el integrismo islámico), aunque eso es objeto de otro análisis, al igual que el alegato final por el fin de los conflictos internos.

Por todo lo expuesto, comprobamos cómo hay una parte de la Historia que tiene bastantes más posibilidades de aparecer reflejada en el audiovisual, y normalmente Occidente y determinados períodos son los más “populares”. Por supuesto, esto no es algo necesariamente negativo; a fin de cuentas toda presencia de la Historia es algo positivo, y también nos puede llevar a preguntarnos el por qué (en este caso, el productor es británico, por lo que resulta comprensible que su Historia particular le resulte más interesante o esté más dispuesto a reflejarla en esta composición). Asimismo, es curioso que en la canción solo haya lugar para acontecimientos bélicos. Quizás, nuevamente, estos temas resulten más llamativos, o tal vez pueda ser un fiel reflejo de la conflictividad constante de estas tierras. En todo caso, siempre es de agradecer que la música no sea ajena a la Historia, y que esta sea una constante fuente de inspiración para canciones, y más si suenan tan bien como esta Europa de Globus.

Vídeo de la canción:

Call of Duty WWII y la polémica sobre las mujeres en la historia y en la Guerra.

Como en la mayoría de las situaciones, la historia de las mujeres ha sido olvidada o borrada del mapa, por lo que no es de extrañar la polémica acontecida con la última noticia sobre el videojuego Call of Duty: WWII, dónde podremos seleccionar personajes femeninos en el modo multijugador.

La controversia ha surgido cuando, ante esta información, numerosas personas han acusado a los desarrolladores del juego de faltar a la “veracidad histórica” al incluir mujeres en los campos de batalla. No obstante, los ataques a la “veracidad histórica” del juego no resultaron tan problemáticos cuando hace unas semanas se anunció que este mismo juego iba a contar con él, ya habitual en la saga, “Modo Zombie”, en el que los jugadores deberán sobrevivir al ataque de hordas de muertos vivientes. Además, el propio realismo del juego queda en entredicho por otros elementos estructurales de este género de videojuegos, como lo es el soldado “todoterreno” que domina todas las armas y pilota cualquier vehículo.

No obstante, estos comentarios alarmistas sobre la presencia de mujeres en los escenarios de guerra se desmonta fácilmente si tenemos en cuenta que éstas participaron activa y pasivamente durante todo el conflicto, con diversos roles y ocupando un papel crucial en muchos aspectos, como operarios de fábricas, pilotos, apoyo en trincheras… hasta, por desgracia, en cámaras de gas y campos de exterminio (Río, 2017).

Cabe decir, que en general, las mujeres siempre han participado de una manera u otra en las guerras, aunque su papel haya sido silenciado y relegado a las sombras. Sin embargo, desde el siglo XX, han asumido un papel más visible en este tipo de conflictos, asentándose también en sectores tradicionalmente masculinos. Este fenómeno está presente ya en la Gran Guerra, pero en la Segunda Guerra Mundial se hace todavía más extenso y firme; con un importante papel en la denominada “guerra secreta” o guerra de espionaje, así como en las actividades del Departamento de Inteligencia, ya sea en grupos de codificación o como agentes especiales (Fiorani, 2002: 197).

Mujeres en la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial destacan principalmente dos países por su amplia movilización femenina: la Unión Soviética y Gran Bretaña. El primero de ellos, desde 1942, cuenta con la participación de mujeres en el ejército en igualdad con los hombres, por lo que podían participar en combate, dirigiendo aviones, carros de combate o buques (Fiorani, 2002: 197). Durante la guerra, un total de 800.000 mujeres prestaron servicio militar en la Unión Soviética, de las que se puede destacar figuras como la de Liudmila Pavlichenlo, francotiradora ucraniana que se ganó el sobre nombre de “El Ángel de la Muerte” o la figura de Marina Raskova, pionera de la aviación femenina y creadora de divisiones aéreas femeninas como “Las Brujas de la Noche”.

brujas de la noche
Brujas de la Noche. Fuente: SputnikNews

En el caso de Gran Bretaña, las mujeres participaron en un primer momento como auxiliares de las fuerzas militares (enfermeras, empleadas, conductoras, etc.), pero posteriormente acabaron formando parte del ejército en cuerpos como la Women´s Auxiliary Air Force (con 180.000 miembros en 1943), dirigida por Jane Trefusis Forbes; o la Women´s Royal NavyService que en 1944 contaba con 70.000 miembros (Fiorani, 2002: 197).

gran bretaña
Operarias de las fuerzas aéreas. Fuente: Manuscripts&Pictorial. Collections of the Alexander Turnbull Library

En otros países, las mujeres tuvieron que superar muchos obstáculos para formar parte de los cuerpos militares y ser oficialmente reconocidas como parte de los mismos. En Estados Unidos llegaron a participar un total de 400.000 mujeres en las fuerzas armadas, en cuerpos como las WAVES (Women Accepted for Volunteer Emergency Service) o la WAC (Women’s Army Corps). En Alemania llegó a crearse una sección o ala femenina dentro de las SS (SS – Gelfolge), aunque también podían formar parte del ejército.
Sin embargo, los países antes mencionados no son los únicos con representación femenina en las fuerzas armadas, pues Australia, Canadá y países europeos como Finlandia, Italia o Polonia, contaban con cuerpos militares femeninos, la presencia de mujeres en servicios de carácter voluntario, etc.

Por último, no debemos olvidar que otro papel destacado de las mujeres a lo largo de este conflicto, fue el desarrollado en el ámbito de movimientos de resistencia a los fascismos, con labores diversas que aseguraban la eficacia de mismos, con la construcción y mantenimiento de redes de apoyo, información y asistencia a los refugiados y a las unidades partisanas, y la participación en primera línea, con tareas específicamente militares (Fiorani, 2002: 197).

Por lo tanto, podemos ver como las mujeres formaron parte activamente en la Segunda Guerra Mundial de múltiples formas; por lo que el videojuego CoD: WWII no faltaría al rigor histórico incluyendo la posibilidad de jugar con personajes femeninos. Carecen de sentido, por lo tanto, las quejas emitidas por algunos jugadores de la saga, acostumbrados a jugar únicamente con personajes masculinos, en un género de videojuegos creado y comercializado, hasta ahora, ex profeso para el público masculino. Un género que, al contrario de lo que sucede habitualmente, parece comenzar a abrirse a un público más amplio, así como a un mayor rigor histórico.

De este modo, vemos como el “rigor histórico” que reclaman ciertos internautas queda dañado ante la falta de personajes que representen a esas mujeres como Liudmila Pavlichenko o Marina Raskova, e incluso a todas aquellas mujeres que, aunque no participasen con un arma en la mano, si estaban presentes, como enfermeras de guerra, auxiliares, etc.


Referencias

Del Río, R. (2017). Mundo Gamers: Sexo, mujeres y nazis en el nuevo Call of Duty WWII. Los zombis existen, las mujeres, no. (Fecha de consulta: 02/05/2017): https://www.mundogamers.com/noticia-sexo-mujeres-y-nazis-zombis-en-el-nuevo-call-of-duty-wwii.18766.html

Fiorani, F. (2002). Atlas ilustrado de la Segunda Guerra Mundial. Susaeta, Madrid.


Enlaces de interés

Ferrer Valero, S. (19/04/2015). Mujeres en la Historia: La francotiradora que amaba la historia, Lyudmila Pavlivhenko (1916 – 1974). (Fecha de consulta: 03/05/2017): http://www.mujeresenlahistoria.com/2015/04/la-francotiradora-que-amaba-la-historia.html

García, A (14/01/2017). Sputnik: “Brujas de la Noche”: Las guerreras soviéticas que hicieron temblar a Hitler. (Fecha de consulta: 03/05/2017): https://mundo.sputniknews.com/blogs/201701141066221168-pilotas-sovieticas-guerra-mundial/

García, A. (11/02/2017). Sputnik: Liudmila Pavlichenko: “El Ángel de la Muerte” que aterraba a los nazis. (Fecha de consulta: 03/05/2017): https://mundo.sputniknews.com/blogs/201702111066884707-francotiradora-urss-segundaguerramundial/

Cero en Historia: “un viaje al pasado sin usar el DeLorean”

Hace unas semanas se estrenaba en el canal #0 (Movistar +) el programa Cero en Historia, que cuenta como maestro de ceremonias a Joaquín Reyes y de concursantes, a Silvia Abril, J.J. Vaquero, Raúl Cimas y Sara Escudero, que deben conseguir puntos en las diversas pruebas en las que compiten para poder ganar. Además, este concurso cuenta con una asesora histórica, Nieves Concostrina.

Cada programa, consta de 5 pruebas y con un invitado especial que hace de juez y que se encarga además de repartir los puntos entre los concursantes:
En cuanto a la primera prueba, se llama “Fotomatón” y consiste en discernir a través de unas imágenes reales, de qué etapa son y la situación en la que se encuentran. Poniendo de ejemplo al primer programa, se trataba de una foto de espías alemanes que hacían de modelos para mostrar los diversos trajes de los que disponían para ir de incógnito.

“Continuará”, trata de adivinar cómo termina una historia a través de un vídeo donde se hace la reconstrucción parcial de un suceso real. En este caso, se mostraba a Al Capone, que fue el primero en etiquetar la leche con la fecha de caducidad.

“Veraz o falaz”, de dos historias, deben acertar cuál es la real y cuál la falsa. La primera pareja de historias que contaron fue la del nacimiento de Carlos I de España y si Isabel la Católica utilizaba cinturón de castidad. La segunda pareja, iba sobre si Francisco Franco había participado en una película muda o si Benito Mussolini cantó con Carlos Gardel.

La penúltima prueba, tiene un título de lo más peculiar, “Trampantojo mierder”. En dicha prueba, debían distinguir en un cuadro las 4 incongruencias históricas que en él había.

“Cachivaches imposibles” es la última prueba, en ella se presentan una serie de objetos y tienen que adivinar para qué servían. En el primer programa, los objetos escogidos fueron una alarma para conductores y la flauta de la vergüenza, un castigo medieval para los malos músicos.

pruebas cero en historia

Finalmente, al ganador del concurso se le hace entrega de un premio, que, en este caso, fue el Tomo V de la Gran Enciclopedia Praxis Médica: Hígado, páncreas, nutrición y alergia (premio con evidente tono jocoso).

A modo de curiosidad, el programa se rodó en un plató construido en el Parador Nacional del castillo de Sigüenza (Guadalajara), fortaleza que data del siglo XII y que ya ha sido escenario de otros programas, como, por ejemplo, Top chef.

Como podemos ver, este programa no pretende ser una clase de Historia ni mucho menos, este “concurso” lo que busca realmente es entretener al público y que se diviertan, no solo a través del humor sino también por las anécdotas y detalles curiosos históricos que nos muestran con cada programa. Esto lo dejan muy claro con eslóganes como “¿Quién dijo que la Historia es aburrida?”, premisa muy cierta además.

Tal vez la única pega que se le podría encontrar a Cero en Historia es que bien es cierto que el programa se queda en las anécdotas y curiosidades, en vez de ir más allá, pero ¿a quién no le gustan los cotilleos históricos?


Enlaces de interés:

Página web oficial

Primer programa íntegro


[Imagen de portada extraida de: http://www.movistarplus.es/ y fotogramas del programa: captura propia]

Lobezno, un paseo a través de la inmortalidad

La inmortalidad es un tema recurrente en la ciencia ficción. Deseada y codiciada por muchos, se convierte a menudo en un relato involuntario de nuestra propia historia, testigo del paso del tiempo y argumento de fondo para mostrar la evolución de uno u otro personaje. Obras como Drácula, con su sempiterno vampiro, o Los Inmortales – The Highlander en versión original – son muestra de esta circunstancia, permitiéndonos, normalmente a través de flashbacks, “revivir” diferentes momentos históricos en los que el protagonista ha tenido la suerte o la desgracia de vivir.

Lobezno –Wolverine en la versión americana – es otro de estos eternos que se pasea a través de la historia, permitiéndonos vivir, a través de sus vivencias, algunos de los momentos más importantes de la humanidad. En el presente artículo nos centraremos únicamente en el análisis de las dos primeras películas en solitario de este personaje, X-Men orígenes: Lobezno y Lobezno Inmortal, vagamente basadas en los cómics y enormemente vapuleadas por la crítica. Por el contario, omitiremos la más reciente de sus apariciones cinematográficas, Logan, debido a la ausencia en la cinta de datos de carácter histórico, al desarrollarse en un futuro distópico. Así mismo, no se tendrán en cuenta el resto de films de la franquicia X-Men, que en algunos casos – véase Primera Generación, Días del futuro pasado y Apocalipsis – permitirían un análisis sobre los años 60 y 70 de siglo pasado o incluso de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Lobezno, un paseo a través de la inmortalidad