Archivo de la categoría: Historia Contemporánea

Sniper Elite: La Historia a través de una mira telescópica.

Sniper Elite es una de las franquicias de videojuegos históricos de PC más queridas por los aficionados al género de los shooter tácticos en esta plataforma. Esta saga nos traslada al contexto de la Segunda Guerra Mundial y nos permite recorrer diferentes frentes del conflicto.

A lo largo de sus, hasta ahora, cuatro entregas, controlaremos a Karl Fairburne, agente del OSS (Oficina de Servicios Estratégicos) y francotirador. Este personaje ficticio se irá trasladando a varios países durante los diferentes juegos, para cumplir diversas misiones, las cuales serán, principalmente, de robo de información y asesinato.

El primero de los juegos ocurre en Berlín en el año 1945 y nuestros objetivos serán tanto alemanes como soviéticos en un intento por evitar que los rusos descubran una supuesta bomba atómica desarrollada por los nazis. La segunda entrega se ambienta ,al igual que la primera, durante la Batalla de Berlín. En este caso, sin embargo, la trama nos acerca a la Operación Paperclip, ya que tendremos que extraer a varios científicos alemanes y asesinar a otros que están involucrados en el desarrollo de la tecnología de cohetería alemana, concretamente los misiles V2.

La tercera entrega nos traslada al año 1943 en el frente de África, uno de los menos representados en el mundo de los videojuegos, donde Fairburne deberá destruir una de las superarmas desarrolladas por los ingenieros alemanes en unas ficticias instalaciones en el norte del continente. Por último, la cuarta ocurre poco después de la tercera, en el mismo año, pero esta vez en el frente italiano donde la misión será nuevamente buscar y destruir armas alemanas en desarrollo y asesinar a varios oficiales nazis.

Si bien la franquicia tiene una trama que va siguiendo los hechos históricos e incluso nos encontramos con algunos personajes reales, su foco principal no es este, sino la simulación balística de francotiradores, por lo que hace un hincapié especial en las armas, vehículos y escenarios. Si os interesa el periodo de la Segunda Guerra Mundial, especialmente el armamento o los vehículos de combate, o incluso los temas relacionados con el desarrollo de tecnología armamentísticas, esta saga es muy recomendable. Además, ofrece la oportunidad única de asesinar a Hitler disparándole al testículo con un rifle de francotirador, poco histórico, pero igualmente demandado por la audiencia.

 


[Imagen de portada extraída de: radikal-gamez.net]

Anuncios

¿Sabías que…? (XXIX) “The Handmaid´s Tale” y el ferrocarril subterráneo

Una de las series con mayor éxito en los dos últimos años es The Handmaid’s Tale (en  España, El cuento de la criada), adaptación de la novela homónima de Margaret Atwood, y que este jueves finaliza su segunda temporada. Se trata de una producción ambientada en un futuro distópico en el que la natalidad ha caído en picado por la esterilidad de la mayor parte de la población. Ante esta situación, un grupo ultraconservador logra establecer una sociedad teocrática en un nuevo estado, Gilead, que se establece sobre el antiguo territorio de los Estados Unidos. El nuevo modelo social relega a las mujeres a labores eminentemente domésticas, y da lugar a la aparición de las “criadas”, mujeres fértiles consideradas indignas por su modo de vida, que son destinadas a dar a luz a los hijos de la nueva élite gobernante, los “comandantes”. Una de estas “criadas” es June / Offred (o Defred, en la versión española), protagonista de la serie y cuya trayectoria nos llevará a conocer “Mayday”, una organización clandestina que ayuda a escapar de Gilead a aquellos que así lo desean, y que está claramente inspirada en el “ferrocarril subterráneo” del siglo XIX.
Undergroundrailroadsmall2
Fig. 1: Rutas del “Ferrocarril subterráneo”. Fuente: wikipedia.org

Como resulta lógico, cualquier tipo de régimen represor que limita la salida de los ciudadanos de su territorio acaba viendo surgir grupos opositores clandestinos que tratan de ayudar a huir hacia otros lugares a aquellos que se sienten oprimidos. Ejemplos de ellos ha habido muchos en la Historia y, aunque a priori cualquiera pudo servir de inspiración para “Mayday”, hay ciertos elementos que indican que el principal referente es el “ferrocarril subterráneo”. Esta organización, que tenía como principal cometido permitir la huida de los esclavos negros de los Estados Unidos, se desarrolló desde principios del siglo XIX hasta el año 1865, cuando tras el fin de la Guerra de Secesión la esclavitud es oficialmente abolida. Aunque la jerga ferroviaria que empleaban sus miembros -y que acabó dándole nombre- no se usa en “Mayday”, si hay algunos elementos que hacen evidente la vinculación entre ambas, como el hecho de que las rutas de escape sean muy similares, puesto que los puntos de origen eran los mismos y el destino final en ambos casos era Canadá: en el siglo XIX debido a una abolición más temprana de la esclavitud en aquella colonia británica, y en el caso de la distópica Gilead, porque los canadienses acogieron a buena parte de los emigrados por razones ideológicas -de hecho, allí se establece una gran colonia bautizada como “Little America”-, y desde un primer momento el gobierno de ese país se opuso al nuevo régimen de su vecino del sur. Asimismo, y aunque oficialmente en Gilead la esclavitud como tal no se reconoce, a efectos prácticos es un estado policial en el que no existe la libertad para la mayor parte de la población, y la situación de las “criadas” se puede calificar sin duda alguna como de esclavitud, al no ser dueñas de su propia existencia y deber obediencia absoluta a sus comandantes.

Debido a que el argumento está más desarrollado que en la novela original, desconocemos cómo evolucionarán los acontecimientos en las siguientes temporadas -el rodaje de una tercera ya está confirmado- y si habrá nuevas referencias a elementos históricos, aunque no sería extraño, debido a que, como comprobamos siempre en El Octavo Historiador, al final el pasado siempre acaba siendo una fuente inagotable de ideas y referentes, para lo bueno y para lo malo.


Imagen de portada extraída de cinergiaonline.com

Nieve en los Bolsillos: Retrato de la emigración española de los años 60

Ficha técnica:
Título: Nieve en los Bolsillos. Alemania 1963
Autor: Kim
Editorial: Norma Editorial
Año: 2018

Hace unas semanas llegaba a las librerías el cómic Nieve en los Bolsillos. Alemania 1963, realizada por el dibujante barcelonés Joaquim Puigarnau, más conocido como Kim. En esta nueva obra, el autor del icónico personaje Martínez el Facha toma el papel de autor completo para narrarnos un episodio de su juventud, cuando con poco más de veinte años abandona su Barcelona natal para, al igual que miles de españoles, buscar trabajo y fortuna en Alemania.

978846793143301_g

A lo largo de las 200 páginas que componen la obra, acompañamos al joven Joaquim que se enfrentará a la dureza de la vida de la inmigración española en Europa. A pesar de que nos encontramos ante un relato autobiográfico, Kim opta por ceder frecuentemente el papel protagonista a otros personajes en los que refleja los diversos arquetipos de inmigrantes con los que compartió sus seis meses de aventura europea.

Así veremos que los más numerosos eran aquellos hombres de mediana edad que dejaban atrás a sus esposas e hijos para trabajar en las fábricas y obras alemanas, realizando el menor gasto posible para poder enviar dinero a sus familias y hacerse con unos ahorros con los que poder regresar en unos pocos años a España. También nos encontraremos con otros casos no tan habituales como el de Andrés que, tras ser obligado a luchar en la Guerra de Ifni contra Marruecos, deserta y huye de España; o el de Paco, un joven homosexual que sueña con convertirse en cantante transformista en Hamburgo y que se había marchado de España debido a la represión sufrida debido a su sexualidad. Además, es destacable la representación de los grandes grupos de mujeres que eran llevadas a vivir en comunidades —en el caso de la presente en la obra, liderada por un sacerdote— destinadas a ser mano de obra en las fábricas textiles del país.

Una de las cuestiones más interesantes mostradas en la obra es, sin duda, las vicisitudes que suponía el propio proceso de inmigración, como por ejemplo un sello de turista en el pasaporte que te invalidaba para prácticamente cualquier trabajo —obviando aquellos de dudosa legalidad— o los “conseguidores de trabajo”, que no dudaban en estafar a sus compatriotas con promesas de puestos laborales bien remunerados.

Además, a pesar de que Kim nos cuenta cómo decidió emigrar bajo su cuenta y riesgo, el autor da debido testimonio de cómo el principal promotor del proceso migratorio fue el propio estado franquista, desde el cual se vendía la emigración y los acuerdos que realizaba con países europeos para fomentarla como una victoria del Régimen y su diplomacia internacional. Así, el gobierno franquista no solo fomentaba su apariencia de estado moderno y abierto—característica fundamental del llamado “segundo franquismo”—, sino que también trataba de enmascarar la miseria económica que había convertido la emigración en la única salida para miles de españoles.

En conjunto, en Nieve en los bolsillos. Alemania 1963 encontramos una clara continuidad de las temáticas históricas y de memoria tratadas en las dos obras anteriores de Kim —el binomio conformado por El Arte de Volar (Premio Nacional de Cómic 2010) y El Ala Rota, biografías del padre y la madre, respectivamente, del académico y guionista Antonio Altarriba— y, aunque en esta ocasión la acción se transporta íntegramente al extranjero, se hace evidente cómo el verdadero peso de la obra subyace en la propia historia y sociedad española de mediados del siglo XX, de las cuales Kim compone, una vez más, un visceral y profundo retrato.

 

Tambien te puede interesar: Un franco, 14 pesetas


[Imágenes extraídas de Normaeditorial.com]

Resumen de las VI Jornadas “Cuando Mario conoció a Clío”

La semana pasada se celebró en la Facultad de Historia de Ourense, la sexta edición de las jornadas “Cuando Mario conoció a Clío”, los días 18 y 19, y que ya son un viejo conocido de esta revista. Un año más, la Historia y la Cultura audiovisual se unen en forma de ocho ponencias, con temas tan variados como documentales, archeogaming y la divulgación histórica.

Como colofón final a estas jornadas, os traemos un resumen sobre lo que versaron cada una de las ponencias:

Resumende las VI Jornadas “Cuando Mario conoció a Clio”


[Imagen de portada extraída de: DAFHO Uvigo]

Lore: Folclore con historia

Ficha técnica:

Título: Lore
Año: 2017
Producción: Amazon Studios / Propagate Content / Valhalla Entertainment
Creador: Aaron Mahnke
Duración: 6 episodios (40 min)
País: EE.UU.

lore-1.jpg

Las leyendas propias del folclore popular, así como la superstición, nacen a menudo de hechos que ocurrieron en la realidad, a pesar de sufrir alteraciones con el paso del tiempo que las empañan de misticismo y de sucesos difíciles de explicar. Aaron Mahnke nos narra, de este modo, un caso diferente en cada capítulo, intentando explicar la historia real que rodea a algunos de estos sucesos.

El formato de la serie se divide entre la interpretación del relato y las explicaciones del propio Mahnke como narrador, que nos explica qué nos dicen las fuentes al respecto, con un cuidado trabajo de documentación. En el primer capítulo, por ejemplo, nos presenta el origen de la “tapefobia”, o miedo a ser enterrado vivo, tema que preocupaba sobre todo en el siglo XIX y del que también escribió Edgar Allan Poe en “El entierro prematuro”. Con ello aprendemos distintas técnicas en las tumbas que permitían saber si alguien fue enterrado antes de tiempo, como la inclusión de una campana que podía ser movida desde el interior del ataúd. También la razón por la que existían salas de espera mortuorias, donde los cuerpos de los fallecidos esperaban a presentar signos de descomposición para poder ser declarados oficialmente muertos. Este miedo se acrecentó con la idea de la existencia de los vampiros, popularizada por Bram Stoker a finales de siglo.

Por otro lado, tal como se refleja en el resto de episodios, en muchas ocasiones se usaba la presencia de demonios y brujas como causantes de los males que sucedían en el momento. A día de hoy, en cambio, encontramos que detrás de estos seres malignos se escondían realmente enfermedades, en su mayoría mentales, además de servir como escusa para justificar el sometimiento del poder del hombre sobre la mujer, víctima de un porcentaje muy elevado de estos casos. Hasta hace no tanto, si una mujer sobresalía por su rebeldía, inteligencia, independencia o sencillamente por querer ser algo diferente a lo impuesto, podía fácilmente ser internada en un psiquiátrico por petición de su marido o de su padre.

Ejemplo de ello fue Bidget Cleary, irlandesa de finales del siglo XIX que fue quemada viva por su marido, quien creía que esta había sido sustituida por las hadas según una superstición local. Otro caso es el de Rosemary Kennedy, hermana del presidente americano JFK, víctima de una técnica que puso de moda el Dr. Walter Freeman en los años 40: la lobotomía cerebral, que le causó secuelas permanentes.

Estos y otros casos, son tratados con especial detalle a través de los seis capítulos de Lore, que se complementan con el podcast que creó el propio autor en 2015 y del cual surgió la idea de la serie. Este cuenta, hasta la fecha, con 82 episodios de media hora de duración aproximada, y guarda el mismo enfoque que la versión televisiva.


[Imágenes extraídas de http://www.filmaffinity.com y de http://www.vox.com]

Héroes de la Antártida

“18 de enero de 1912. El capitán Scott, acompañado de Evans, Wilson, Bowers y Oates, alcanza el Polo Sur, pero fracasa en la hazaña de ser el primero. Sobre el punto de latitud 0, ondea ya la bandera noruega del explorador Amundsen. Exhaustos y fracasados, emprenden el regreso.”

Mecano fue uno de los grupos más importantes en España en los años 80. Los conocemos por canciones como Mujer contra Mujer, Hijo de la Luna, Cruz de Navajas y un largo etcétera. En esta ocasión, os hablaremos de la canción Héroes de la Antártida, que apareció por primera vez en el álbum Descanso dominical en 1988.

81mAguio3VL._SL1500_
Fig. 1: Portada de Descanso dominical. Fuente: amazon.com

Lo primero que oímos es una voz en off relatando lo que parece ser el diario de la expedición llevada a cabo por el capitán Scott al Polo Sur, así como su fracaso al haber llegado antes que él el explorador noruego Roald Amudsen.

Robert Falcon Scott era capitán de la Marina Real Británica y ya había hecho otra exploración antes de la llamada “Expedición Terra Nova” (1910-1913). Puede que fracasasen en cuanto a ser los primeros en alcanzar el lugar, pero encontraron fósiles de plantas que sirvieron para probar que anteriormente la Antártida tuvo bosques.

Además, tuvieron que enfrentarse a un regreso duro y los miembros que conformaban el grupo comenzaron a caer. El primero fue Edgar Evans, que era teniente (“16 de febrero, Polo Sur. […] Evans va último de la fila y colgada de su mochila va la muerte dispuesta a demostrar que una vez muerto no se está mal en aquel lugar”). Ya en marzo, Lawrence Oates, oficial de caballería, empezó a sufrir de congelación (“6 de marzo y Oates no puede más, son sus pies dos cuchillas de cristal […] Y mientras duermen sale al paso de la eternidad”). Finalmente, quedaban solo tres personas.

“30 de marzo. Aquí acaba el diario de Bowers, Wilson y Scott. Que las ayudas que nunca nos llegaron vayan a los que quedaron, nuestros hijos, nuestras viudas. Como un inglés, mueren tres.”

Scott antes de partir a la expedición, había ordenado a los miembros que quedaban en su barco, que se enviasen trineos para recogerlos a la vuelta. Al parecer hubo problemas con el clima y para cuando pudieron zarpar y llegar al punto, no había nadie y tuvieron que volverse, dejando así condenados a los tres exploradores (Scott, Edward Wilson y Henry Bowers) que murieron en la barrera de hielo de Ross.

Ante nosotros tenemos una manera de lo más poética de narrar esta expedición que tan mal fue para sus integrantes. Misiones como esta hubo numerosas, algunas con más éxito que otras. Puede que no sepamos el nombre de todos los que perecieron, pero Mecano aportó cinco nombres que recordar.

¿Quién se acuerda del capitán Scott? Evans, Wilson, Bowers y Oates”


 

Enlaces de interés: 

Mecano – Héroes de la Antártida


[Imagen de portada extraída de: wikipedia.org]

¿Sabías que…? (XXV): Un coche, algo de sexo y un poco de Historia en “Titanic”

La conocidísma y multipremiada Titanic (1997), dirigida por James Cameron, ha dejado un buen número de escenas icónicas y muy populares, como la de los dos personajes protagonistas, Jack y Rose, en la proa del barco ante una puesta de sol en medio del océano Atlántico, la del choque y posterior hundimiento de aquel navío que consideraban insumergible, la de Rose flotando en una puerta con Jack muriéndose -literalmente- de frío en el agua, la de éste dibujando desnuda a su efímero amor… Pero también es muy popular aquella en la que la pareja protagoniza unos tórridos momentos de pasión dentro de un coche que se encontraba en una de las bodegas del Titanic. Pero, ¿hubo en realidad algún coche en ese fatídico viaje de Southampton a Nueva York? ¿Fue esta una de las pocas licencias históricas que se tomó Cameron, u obedece a su intenso trabajo de documentación previo al rodaje?

mano titanic coche

Los diversos expertos en aquella tragedia naval del año 1912 tienen opiniones encontradas, puesto que aunque hay indicios de que sería posible, la falta de fuentes hace imposible confirmarlo. La razón por la que el director optó por reflejar la presencia de un automóvil en el conocido buque de la White Star Line es que se conserva el testimonio de uno de los viajeros supervivientes, William E. Carter, que le reclama la cantidad de 5.000 dólares a su compañía aseguradora por haber perdido en el naufragio a sus dos perros y su vehículo, un Renault AX Limousine del año 1911, coche de fabricación francesa con un motor de dos cilindros, un interior de acabados bastante lujosos y que alcanzaba los 56 km/h (y que costaba poco más de 400 dólares; bastante menos que la indemnización reclamada por el propietario). Seguramente, el escrito de Carter fue el que motivó a James Cameron a incluir una réplica de ese modelo de automóvil en varias escenas, incluida esa de la apasionada relación carnal de Jack y Rose. Sin embargo, no parece que esto sea correcto a nivel histórico, ya que en su reclamación, el acaudalado superviviente estadounidense señala que en el manifiesto de carga su coche aparecía reflejado como una caja, al no estar totalmente ensambladas sus piezas. Por lo tanto, no parece posible que ninguna pareja empleara ese Renault en un posible escarceo amoroso transatlántico.

De todos modos, es imposible confirmar que la reclamación de Carter tenga base real, o que sí hubiera otros automóbiles en las bodegas del Titanic, puesto que el manifiesto de carga del barco se hundió con él y no se hizo copia alguna del mismo. Así pues, queda a la imaginación de cada uno la presencia real en aquel archiconocido buque de ese o cualquier otro coche, si bien para la mayoría de los que han disfrutado de la película, ese Renault AX Limousine estará siempre ligado a un efímero romance y a una mano apoyada en un cristal lleno de vaho.