Archivo de la categoría: Etnografía

Estás para comerte: “Holocausto caníbal” y la antropología

Ficha técnica
Título: Holocausto Caníbal
Año: 1980
País: Italia
Director: Ruggero Deodato
Reparto: Robert Kerman, Carl Gabriel Yorke, Francesca Ciardi, Perry Pirkanen, Luca Barbareschi, Salvatore Basile, etc.

Cannibal Holocaust 04.jpg

Dentro del nutrido grupo de películas unidas a la polémica desde su mismo estreno, una de las que más destaca es, sin duda alguna, Holocausto caníbal, dirigida por el italiano Ruggero Deodato. En este clásico del cine de terror se narra la búsqueda por parte de un antropólogo cultural, Harold Monroe, de un grupo de jóvenes reporteros cuya pista se perdió en la Amazonia colombiana cuando estaban rodando un documental sobre tribus que practicaban el canibalismo. Una vez llega allí, y tras acercarse a varias tribus y ganarse su confianza, logra recuperar las grabaciones, que muestran cómo los reporteros trataron de obtener imágenes impactantes comportándose de manera inmoral y despiadada, lo que acabó desembocando en una ola de violencia, muertes y canibalismo.

La razón por la que la polémica ha acompañado a Holocausto caníbal es que fue publicitada como si las escenas fueran auténticas -lo que tuvo éxito y acabó generando una leyenda urbana en torno al film-, y debido a que las imágenes de violencia con animales son reales. Pero además de esto, hay que señalar que la propia temática de la antropofagia resulta controvertida en sí misma, y más si cabe en el momento del estreno de la película, puesto que a principios de lo década de los 80 fueron publicados numerosos estudios antropológicos sobre el tema, defendiendo posturas encontradas sobre la importancia y las implicaciones sociales de las prácticas caníbales en distintas sociedades a lo largo de la Historia.

Aunque las escenas sangrientas son una constante a lo largo de toda la película, en Holocausto caníbal encontramos también una importante crítica social, que se puede entroncar con distintas teorías etnológicas y filosóficas. Las reacciones de las tribus con las que los personajes van contactando (algunas de ellas reales, como los yanomami, aunque no se intentó reflejar correctamente su cultura) son de desconfianza, pero no muestran rechazo cuando no se sienten atacadas, lo que remite a ese “buen salvaje” de la filosofía de Rousseau. No obstante, más que una visión positiva de los indígenas, Deodato se centra sobre todo el la faceta más destructiva del ser humano en su disfrute por la violencia, como muestra con las acciones de los cuatro jóvenes reporteros, que no dudan en quemar, violar o asesinar cuando lo consideran beneficioso para ellos (quizás el “homo homini lupus” o “el hombre es un lobo para el hombre” de Hobbes sea la premisa fundamental que se desprende de la película. En ese sentido va, de hecho, la duda del antropólogo Monroe sobre “¿quién serán los auténticos caníbales?”). Hay que señalar que esta visión es común a la de otros films del género de similar temática, como la más reciente The Green Inferno, de Eli Roth. Tampoco se da una visión positiva de varios aspectos de la sociedad contemporánea, como el excesivo interés por el dinero, el éxito del sensacionalismo o la manipulación de los medios de comunicación, incluso en el género de los documentales.

Asimismo, Holocausto caníbal también nos permite acercarnos, aunque sea de un modo muy superficial, a la figura del antropólogo cultural y su interacción con sus sujetos de estudio. Desde el surgimiento de esa disciplina, muy relacionada con la Historia y la Arqueología, ha sido habitual la realización de viajes en los que se trataba de conocer de primera mano distintas culturas, sobre todo aquellas que han tenido pocas o ninguna interacción con el mundo moderno.

De todos modos, siendo realistas, el objetivo principal de este film no es mostrar con fidelidad la labor de un antropólogo, ni cómo funcionan las sociedades de la Amazonia, lo cual resulta evidente por la relativamente escasa atención que se le presta a esos aspectos. Así y todo, polémica aparte, aunque Holocausto caníbal diste mucho de ser una película que sea aprovechable para aprender Historia, al menos si puede ser interesante -si uno no es muy sensible a la sangre y las vísceras- para acercarse, aunque sea solo un poco, al mundo de la antropología. Y de la gastronomía exótica, quizás.

Anuncios

1809 en Pazos de Arenteiro: A Batalla

El pasado fin de semana del 19 y 20 de agosto, nos acercamos a Pazos de Arenteiro (Boborás), en la provincia de Ourense, para asistir a la primera edición de “1809, a Batalla: I Festa histórica fouces contra mosquetóns”. En ella pudimos ser testigos de la batalla que se originó en dicha villa contra los soldados de Napoleón tras su paso por España, así como los antecedentes que desencadenaron que el pueblo se levantara en armas contra ellos.

Si queréis saber más sobre esta fiesta, aquí tenéis los enlaces de nuestra crónica, tanto en gallego como en castellano:

Crónica en castellano

Crónica en galego

Enlaces de interés:

Página oficial de Facebook

 


[Imagen propiedad de El Octavo Historiador]

Catoira y el desembarco vikingo

La anterior semana se celebró en Catoira la 57º edición de la Romaría Vikinga, festividad que se lleva celebrando desde 1961 y que fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 1988 e Internacional en 2002.

Dicha romaría conmemora las incursiones normandas acontecidas en Catoira y más concretamente en las Torres de Oeste, cuya función era parar a estas antes de que llegasen a Santiago.

Desafortunadamente no pudimos estar toda la semana, pero sí acudimos el domingo, día en el que se recreaba dicho desembarco. La fiesta comenzó alrededor de las 10 de la mañana y entre las actividades programadas estaba un campamento vikingo de la mano de la asociación de recreación Ulf Klan, donde mostraban, por ejemplo, cómo se trabajaba la forja y la fragua. También había música medieval, una actuación del Circo Chosco y lo más animado de la espera, la llamada “troula animación”, en el que al son del tambor, tres vikingos animaban a todo el público.

Además de las actividades, había diferentes puestos, tanto de comida como de venta de todo tipo de objetos “medievales”, como coronas de flores que suele haber siempre en estas fiestas, ropa al estilo medieval, reproducciones de cuernos tanto para beber como para hacer sonar, cerámica conmemorativa del evento, etc.

Llegado el mediodía, comenzaron los preparativos para el desembarco. Este aconteció justo en frente de las Torres de Oeste. Un grupo de vikingos estaba ya en la playa animando a las embarcaciones que llegaban, que en total fueron unas tres (y una cuarta que desembarcó en otra parte del río Ulla). Entre ellas se encuentraba el Frederikssund, que es una réplica de un barco vikingo del siglo XI.

Después de verlo en directo, se puede apreciar que el campamento vikingo y posiblemente la obra de teatro (que transcurre antes del domingo), es lo más correcto históricamente que podremos encontrar, ya que prima sobre todo el disfrazarse y la diversión sin poner mucho énfasis de si es correcto o no para la época que conmemoran. Ejemplo de esto lo vemos en la abundante presencia de los míticos cascos con cuernos (que se sabe que no los llevaban así en la época). Por suerte la gran mayoría iba sin ellos, primando, sobre todo, una estética similar a la vista en la serie Vikings.

Quienes acudan a esta fiesta se encontrarán con todo tipo de actividades y entretenimientos. En cuanto a si las recomendamos o no, dependerá del gusto personal, aunque por suerte hay una amplia oferta donde escoger para el público.

 


Enlaces de interés: 

Video promocional

El desembarco vikingo


[Imagen extraída de: Concello de Catoira]

When we rise: Marcha por el Orgullo

Ficha técnica:
Título: When we rise
Producción: ABC Studios
Guion: Dustin Lance Black
Reparto: Guy Pearce, Mary-Louise Parker, Rachel Griffiths, Jonathan Majors, Austin P. McKenzie
País: EE.UU.
Año: 2017
Duración: 8 episodios

when_we_rise_tv-448179021-large

Con motivo de la celebración del World Pride Madrid 2017, en El Octavo Historiador queremos aportar nuestro granito de arena trayéndoos un acercamiento hacia esta miniserie, publicada a finales de febrero de este año.

When we rise nos hace un amplio repaso sobre la aparición del movimiento de lucha por los derechos y la visibilidad LGTB+ durante los últimos 45 años, hasta llegar a nuestros días. Se centra principalmente en California, aunque hace continuas menciones a otras partes de EEUU, entre las que destacan los sucesos de Stonewall en Nueva York en 1969, considerado por muchos como el origen de las marchas por el Orgullo.

También destaca por ser una producción más inclusiva de lo que estamos acostumbrados a ver. Ya no está enfocada solamente a los problemas del hombre gay blanco, sino que este comparte protagonismo con la lucha de la homosexualidad entre los afroamericanos –mucho menos visibilizada y que está comenzando a resurgir con otros ejemplos como la oscarizada Moonlight-, con cómo se lidia con ello en el Ejército y con el imprescindible papel de las lesbianas. Esto último cobra importancia, además, por haber participado codo con codo por la defensa de los derechos de la mujer, aunque encontrando grandes oposiciones internas.

Asimismo, conocemos el origen de la bandera LGTB+ creada en 1978 por el activista Gilbert Baker y que simboliza los colores del arcoiris. Esta surgió a raíz de la necesidad de sustituir al triángulo rosa, ya que era el símbolo con el que se marcaba a los homosexuales en los campos de concentración de la Alemania Nazi.

Cómo no, también cobra suma importancia la aparición del VIH, que tan grave impacto tuvo en la comunidad, como ya comentamos en su día con The Normal Heart. De hecho, hubo que esperar a que llegase Bill Clinton a la Casa Blanca para que, en 1997 y por primera vez, un presidente norteamericano diese voz al problema. Del mismo modo, la serie finaliza con el dictamen de Barack Obama de impulsar el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo en todo EE.UU., legalizado por el Tribunal Supremo en 2015.

Por todo ello y más, vemos en When we rise un gran ejemplo de explicación y sensibilización, de obligada visualización para cualquiera que quiera comprender la necesidad de que exista el Día del Orgullo LGTB+.

Si te interesa conocer más sobre el tema, aquí te dejamos otros artículos que dedicamos a este colectivo:

Historia de Lili Elbe: La chica danesa

The Normal Heart: aparición del VIH

The Get Down: del disco al hip hop


[Imágenes extraídas de www.fimlaffinity.com y de deaquialpans.wordpress.com]

¿Sabías que? (XVII) Vaiana de Motu Nui y la representación de los pueblos de la Polinesia

Vaiana es el título una de las últimas películas de animación de Disney. La protagonista (Vaiana en la versión europea y Moana en la versión original), hija del jefe de Motu Nui, el mayor de los tres islotes al suroeste de la Isla de Pascua (Chile), deberá embarcarse en una peligrosa aventura para recuperar el corazón de Te Fiti, personificación de la vida y la naturaleza, con la ayuda del semidios Maui.
A lo largo del film nos narran la historia del pueblo de Vaiana, el cual vino desde el otro lado del océano para colonizar las islas, utilizando embarcaciones de diferentes tamaños, con velas y timones. En realidad estos pobladores llegaron a la islas Polinesias desde Sudamérica, con unas primitivas balsas, durante la época precolombina (hacia el año 1100). Estos primeros colonizadores provenían del grupo mapuche, hecho constatado principalmente debido al parentesco genético y a aspectos como las similitudes lingüísticas y hallazgos materiales.
Los habitantes de las islas creían que aquellos primeros navegantes estaban dirigidos por Tiki, al que le dedicaban estatuas en sus islas. Durante la película aparecen unos flash-back en los que Vaiana conoce a sus antepasados, entre ellos Tiki, representado como un jefe o comandante, destacando su figura del resto, y caracterizado con un tocado de plumas rojas (similar al que lleva la protagonista en ciertas situaciones como hija del jefe), y una falda y tobilleras similares.

rehost20161123ae8ecdd0-820a-444d-be46-e1314cf504b8
Tiki navegando a las islas

Las embarcaciones que vemos durante la película son muy variadas. En un primer momento, Vaiana y su pueblo, utilizan canoas (como podrían ser las wakas o te puke) que les permiten navegar cerca de la costa y sin sobrepasar el arrecife, con las cuales pueden pescar. Sin embargo, más adelante la protagonista descubre las embarcaciones de sus antepasados, que son de mayor tamaño y constan de velas y timón. Algunas de estas embarcaciones pueden ser las conocidas como Hokule´a o canoas de doble casco, mientras que otras , que se asemejan en cierta medida a un catamarán (de cubierta plana y un habitáculo sobre la misma), son similares a la Kon – Tiki, fabricada por Thor Heyerdahl. En la serie documental The Starchasers (otoño 2017), donde nos narran la historia de estos primeros navegantes de la Polinesia, podremos ver varios ejemplos de estas embarcaciones.

 

Collage PicMonkey
Arriba, diferentes embarcaciones de la Polinesia ( De derecha a izquierda: Te Puke, doble canoa y Hokule´a. Abajo, embarcaciones de la película Vaiana.

Durante el film, también podemos observar como Vaiana aprende a navegar utilizando las técnicas de sus antepasados (que le enseña el semidios Maui), los cuales conocían la posición de las estrellas y se guiaban por ellas y las corrientes marinas. En cuanto a esto hay diversas teorías, pues muchos investigadores y antropólogos aún no están de acuerdo en el método que utilizaban estos pueblos para navegar, considerando algunos autores que sí conocían la navegación estelar, mientras que otros afirman todo lo contrario.
En general la película recoge todo este tipo de aspectos históricos y etnográficos de forma muy superficial, pero aún así se demuestra la labor previa de documentación acerca de los pueblos del Pacífico, como se puede ver no sólo en lo antes comentado, sino también en el vestuario, los bailes, etc; aunque de una manera general, y sin centrarse en un sólo pueblo, por lo que muchos podrían considerar que no hace justicia a estas culturas. En una entrevista de RTVE a los directores del film, vemos como dedicaron cinco años para conocer las diferentes tribus Polinesias y sus costumbres, apoyados incluso por un equipo de antropólogos, lingüistas y navegantes, entre otros.

 


Enlaces de interés:

Disney. Vaiana.

El Hombre y el Mar en el Mundo Antiguo. Garcia Garcia, L. (26/02/2014): La aplicación de la etnografía en arqueología marítima: caso de Taumako (Polinesia).

Náutica y Yates Magazine: The Starchaser, los héroes del Pacífico (26/20/2016)

Sensacine. Berenguer, L. (24/11/2016): Vaiana. ¿Dónde se encuentra exactamente Motu Nui, la isla en la que vive la protagonista?

Wikipedia. Navegación Polinesia.

El viaje de la Kon – Tiki. Un arriesgado proyecto de arqueología experimental.

En 1947 Thor Heyerdahl decidió demostrar la posibilidad de los viajes transoceánicos desde Perú hasta la Polinesia. Este proyecto de arqueología experimental no sólo se presentó a través de un libro y un documental, si no que hace unos años se llevó al cine con la película noruega Kon – Tiki.

el-viaje-de-la-kon-tiki

Efeméride del mes: Hiroshima, Nagasaki y el fin de la Guerra del Pacífico

Entre los grandes sucesos de la humanidad, el año 1945 ha pasado a la historia por marcar el fin de uno de los mayores conflictos bélicos modernos: la II Guerra Mundial. Conflicto que, a pesar de lo que se cree popularmente, no finalizó con la caída del III Reich durante la toma de Berlín por los Aliados. La guerra continuó hasta agosto de 1945, en Asia, en la comúnmente denominada Guerra del Pacífico.

Este frente, a pesar de ser menos conocido en occidente, se mantiene en el ideario popular gracias a dos episodios históricos: el ataque nipón a Pearl Harbor en 1941 – llevado al cine por Michael Bay bajo el titulo Pearl Harbor (2001)– y el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, los días 6 y 9 de agosto de 1945.

La devastación atómica y los continuos ataques americanos sobre territorio japonés pusieron fin a la guerra el 15 de agosto, tras la rendición del gobierno japonés, que ordenó deponer las armas, permitiendo la entrada pacífica de las tropas americanas en el país. La II Guerra Mundial llegaba definitivamente a su fin, tres meses después de la victoria sobre Alemania.

Numerosas obras han inmortalizado los sucesos ocurridos durante este conflicto, desarrolladas tanto por la industria americana como por la nipona, mostrándonos las dos caras del conflicto. De ellas queremos destacar cuatro, filmadas bajo dirección japonesa, debido al análisis que hacen de las consecuencias posteriores a la guerra en el país del sol naciente.

Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983). Obra analizada en esta revista con anterioridad, nos muestra, gracias a un guion nipon-británico, los choques culturales entre soldados ingleses y japoneses en un campo de concentración, así como las consecuencias del fin de la guerra para los habitantes del mismo.

La tumba de las luciérnagas (1988). Película de animación de los estudios Ghibli que, bajo la dirección de Isao Takahata y basada en una novela homónima, nos cuenta la historia de Seita y su hermana, dos huérfanos nipones que malviven en los últimos meses del conflicto, sufriendo las consecuencias del mismo.

Lluvia negra (1989). Obra de Shōhei Imamura, nos relata las consecuencias de la radiación atómica en el entorno inmediato de Hiroshima, así como la forma en que afecta, tanto física como psicológicamente, a sus protagonistas.

Hadashi no gen (1983). Basada en el manga autobiográfico de Keiki Nakazavwa, esta película de animación nos relata la historia de Gen Nakaoka y su madre, que tras sobrevivir al bombardeo de Hiroshima han de vivir con las consecuencias del mismo.

____________________________

[Imágen extraída de actualidad.rt.com]