Archivo de la categoría: Cómic

Mi amigo Dahmer

Ficha técnica:
Título: Mi amigo Dahmer
Título original: My Friend Dahmer
Autor: John Backderf
Editorial: Abrams Comics
Editorial en España: Astiberri
Publicación original: 2012

Julio de 1991. El asesino en serie Jeffrey Lionel Dahmer, bautizado por la prensa como el Caníbal de Milwaukee, es arrestado. En los meses posteriores, Dahmer confiesa haber asesinado a 17 hombres, entre 1978 y 1991, además de haber practicado necrofilia y canibalismo con varias de sus víctimas. Tanto por la cantidad de crímenes como por el carácter siniestro de los mismos, no se dudó en atribuirle el título de el mayor asesino en serie desde Jack el Destripador.

La enorme popularidad y mediatización del caso provocó que. a lo largo de los años 90 y comienzo de los 2000, surgieran numerosas obras cinematográficas y literarias narrando la historia de Dahmer y de sus truculentos crímenes. Sin embargo, será en 2012 cuando salga a la luz la obra de la que hablaremos hoy: Mi amigo Dahmer.

miamigodahmer4Este cómic fue creado por Derf (pseudónimo de John Backderf), afamado humorista gráfico estadounidense que, durante su adolescencia, compartió instituto y algunas desventuras con el joven Dahmer. De este modo, Derf construye una narración parcialmente autobiográfica, entremezclada con anécdotas contadas por antiguos amigos y conocidos, así como situaciones extraídas de diversas fuentes.

Es importante destacar que la historia de Mi amigo Dahmer se limita exclusivamente a los años de juventud de Dahmer, terminando de forma simbólica la noche en la que acaba con la primera de sus diecisiete víctimas. De este modo, Derf no acude a un relato fácil de género negro, apoyándose en lo escabroso de las acciones criminales de Dahmer, sino que construye una minuciosa disección de su antiguo compañero y de las acciones y las situaciones que llegaron a convertirlo en el “Carnicero de Milwaukee”. Aún con todo, Derf logra distanciarse de una posible sensación de “humanización” o “racionalización” de los crímenes de Dahmer y, como señala en el prólogo de la obra, su simpatía hacia él termina en el momento en el que comete el primer asesinato. No obstante, a lo largo de toda la obra no deja de señalar a quien en gran medida considera culpables del modo en que terminó Dahmer: a los adultos que lo rodeaban y que no supieron —o no quisieron— responsabilizarse y darse cuenta de sus comportamientos anómalos como su precoz alcoholismo.

No podemos dejar de destacar el trabajo de documentación realizado por el autor, basado tanto en relatos conseguidos de primera mano de sus allegados, como en entrevistas concedidas por Dahmer tras su detención e incluso la propia ficha del FBI del asesino. Además, Derf completa el libro con cuantiosas anotaciones presentes en un anexo final, las cuales fueron incluidas con el fin de brindar una versión lo más completa y veraz del relato, así como para expresar y justificar aquellas decisiones narrativas que tomó a la hora de construir al obra.

Derf publicó originalmente una versión de 24 páginas de esta historia a comienzos de los 2000, pero esta versión no dejó satisfecho al autor que, a lo largo de 6 años, trabajaría para terminar las más de 200 páginas que componen la obra final.

De este modo, en Mi amigo Dahmer encontramos no solo una fantástica narración, sino también un excelente ejercicio documental y de memoria acerca de uno de los más terribles episodios de la historia criminal de finales del siglo XX.


 

Enlaces de interés:

Mi amigo Dahmer en al web de Astiberri

Primeras páginas de Mi amigo Dahmer en la web de Astiberri


[Imágenes extraidas de Astiberri.com]

Anuncios

Lobezno y el Japón de la Segunda Guerra Mundial

La capacidad regenerativa y longevidad de Lobezno (Wolverine), el famoso miembro de lo X-Men, le brinda una interesante relación con la Historia, permitiendo a los autores hacerlo campar por diferentes contextos en su más de siglo y medio de vida.

Anteriormente ya hicimos un repaso al elemento histórico en dos de las adaptaciones cinematográficas del personaje, pero en esta ocasión, volvemos al medio en el que nació para analizar la Historia detrás del cómic Lobezno: Logan, escrito por Brian K. Vaughan (Y: El último hombre, Saga) y dibujado por Eduardo Risso (100 Balas).

Lobezno y el Japón de la Segunda Guerra Mundial

1602: Vengando el pasado

El estreno en 2008 de la película Iron Man dio comienzo al MCU (Marvel Cinematic Universe) que, además de traer a la gran pantalla algunos de los héroes favoritos de la franquicia Marvel, supuso la “actualización” de algunos personajes, desplazando sus historias al presente o moviendo un par de décadas los acontecimientos de los que eran protagonistas en los cómics. Este recurso, bastante común por otra parte –como pudimos ver en su día con X-Men o en reboots como Las Cazafantasmas -, permite al espectador identificarse con los acontecimientos, situándolos en un contexto que le es familiar y que por lo tanto no requiere un esfuerzo por su parte para comprenderlo.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando se hace exactamente lo contario, es decir, tomar personajes ambientados en las últimas décadas de nuestro tiempo y llevarlos, por ejemplo, al s. XVII? La respuesta es sencilla: 1602.

1602_Vengando el pasado

El niño mandaloriano

En el universo de Star Wars hay muchas razas y pueblos, como ya hemos visto en otras ocasiones, pero uno de los que mayor interés despiertan en los aficcionados es, sin duda, el mandaloriano. Este pueblo es originario del planeta Mandalore y posee una tradición guerrera muy profunda. Si bien en el momento del canon de Star Wars la mayoría de los habitantes de este sistema son humanos, esto no siempre fue así.

Los mandalorianos originales eran los Taung, provenientes de Coruscant. Mucho antes de que este planeta fuese el centro de la República, incluso antes de estar poblado por humanos, estas criaturas fueron guiadas por el líder Mandalore el Primero, el cual les llevó a conquistar el que pasaría a ser su nuevo hogar, y que daría lugar a un nuevo nombre para su pueblo. Si bien los Taung acabaron extinguiéndose, el legado mandaloriano perduró, debido a la aceptación e integración de otras razas que se trasladaron al nuevo planeta y comenzaron a formar parte de esta cultura guerrera.

compuesto
Fig. 1. Un miembro de la raza Taung comparado con el Niño de Taung. Fuentes: starwars.wikia.com y culturacolectiva.com

Lo llamativo de esta historia es que esta raza de antecesores del pueblo mandaloriano recibe el mismo nombre que el Niño de Taung, el fósil de un cráneo infantil de Australophitecus Africanus, hallado en la región homónima de Sudáfrica en el año 1924. Si bien no podemos afirmar rotundamente que haya una relación causal entre ambos nombres, ni encontramos un parecido físico entre ellos, no es descabellado pensar que la raza Taung se haya llamado así en honor a este fósil, y más si tenemos en cuenta que ambos son antepasados de sus respectivos pueblos.

 


[Imagen de portada extraida de: nerglow.com]

 

El supervillano que provocó la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial fue un momento de suma importancia para la joven industria del comic-book. Será durante este período cuando este tipo de publicaciones se consoliden y conviertan en un medio de masas, con tiradas de cientos de miles e incluso, en algunas ocasiones, más de un millón de ejemplares.

Asimismo, el comic book tuvo un importante papel durante el conflicto como arma ideológica, utilizándose tanto como soporte para los mensajes propagandísticos del gobierno estadounidense, como para la difusión de la mentalidad de la situación de “Guerra Total” en la que Estados Unidos se había sumergido.

No obstante, a pesar de que los contenidos propagandísticos comenzaron a poblar los comic books bastante antes de la entrada de los Estados Unidos en la contienda —debido principalmente a la posición intervencionista defendida por la mayor parte de dibujantes, guionistas y editores a causa de su origen judío—, la guerra en Europa también hizo presencia como mero escenario donde la aventura estaba asegurada.

De este modo, en los números 22 y 23 de Action Comics, publicados en enero y febrero de 1940, Clark Kent y Lois Lane son enviados como corresponsales de guerra a Europa, donde Toran ha invadido de forma inesperada a la vecina Galonia. Si bien los autores optaron por emplear países ficticios, caben pocas dudas de que estos aluden a Alemania y Polonia respectivamente. Esta es la primera ocasión en la que se hace referencia al conflicto europeo en las aventuras del kryptoniano y, a diferencia de historietas posteriores con un marcado carácter propagandístico, no existe una identificación demonizadora de Alemania/Toran. Por el contrario, nos encontramos una visión bastante conciliadora, en la que se nos muestran dos países que no parecen querer continuar la guerra. A pesar de ello, diversos complots como el intento de torpedear el transatlántico neutral Calcutta —una clara referencia al hundimiento del RMS Lusitania durante la Primera Guerra Mundial— o el asesinato de oficiales de Toran que se dirigían a una negociación paz con el gobierno galonio, hacen que el conflicto se antoje irresoluble.

Tratando de buscar el modo de frenar la lucha armada y promover una solución diplomática del conflicto, Superman comenzará a indagar quién es el cerebro tras los atentados hasta llegar a un misterioso individuo llamado Luthor. Este  genio malvado buscaba, desde su base flotante en la estratosfera terrestre, provocar una guerra global que cause el debilitamiento general de los gobiernos, permitiéndole llevar a cabo sus planes de dominación mundial.
luth3

Este maquiavélico personaje no es otra cosa que el primer esbozo del que terminaría por convertirse en el mayor adversario del Hombre de Acero, Lex Luthor, el cual lejos de asemejarse a sus representaciones posteriores, perfectamente calvo y vestido de forma ostentosa, aparece como un individuo pelirrojo vestido una toga roja.

Como no podía ser de otro modo, Superman frustrará los planes del villano en un enfrentamiento que resultará en la destrucción de la base flotante de Luthor y la aparente muerte de este. Tras la caída de la aeronave, Clark Kent explica la situación a los representantes de Toran y Galonia que, al comprender las manipulaciones de Luthor, terminarán por declarar la paz y firmar el armisticio.

Obviamente, esta aventura nos muestra una concepción pueril de la situación real que se estaba viviendo en Europa, en la que sin embargo subyace la profunda mentalidad pacifista —un pacifismo fuertemente ligado al antiintervencionismo, cabe señalar— del pueblo estadounidense. Un pueblo que había visto como la situación en Europa se caldeaba con el alzamiento de los fascismos y que confiaba en las tensiones fuesen pasajeras, pudiendo resolverse por la vía diplomática, sin llegar a establecerse un conflicto a escala mundial como ya había pasado 30 años antes.

En cuanto a Luthor, como cabía esperar, no fallece en esta aventura y poco después volverá a aparecer —en esta ocasión en el número 4 de Superman— donde nuevamente utilizará su intelecto genial para enfrentarse con el kryptoniano en un conflicto creciente que terminará por convertirlos en archienemigos. Aún con todo, no deja de ser curioso que el mayor villano del Hombre de Acero sea nada más y nada menos que el hombre que, al menos en la ficción, es responsable de provocar la Segunda Guerra Mundial.


 

Enlaces de interés


[Imágenes extraidas de Action Comics nº22 y nº23]

¿Sabías que…? Hellboy 2: El ejército dorado

Habitualmente el anuncio de una nueva película para una saga o un “reboot” suele invocar en el espíritu de revisionar los productos precedentes, muy a pesar de las críticas que estos hayan podido tener en su momento. Por ello, el anuncio de Hellboy: Rise of the blood Queen para 2018 nos ha transportado de nuevo al mundo de nuestro demonio de cómic favorito, en el que nos encontramos desde nazis hasta personajes sacados de las más diversas mitologías y leyendas. A pesar de las posibilidades que estos volúmenes ofrecen para ser analizados históricamente, en esta ocasión nos limitaremos a la película Hellboy 2: El ejército dorado.

Su estreno se remonta a julio de 2008, bajo la dirección de Guillermo del Toro, encargado de dirigir Hellboy en 2004 y a quien se acusó de convertir esta película en un Laberinto del Fauno 2. Ahora bien, críticas aparte, Hellboy 2 introduce una miríada de personajes nuevos, habitantes de un submundo en decadencia y pertenecientes a una raza superior con tintes élficos. Entre ellos destacan tres: Nuada Silverlance (lanza de plata), enemigo principal de la cinta, príncipe de Bethmoora y último guerrero de su especie; su hermana gemela Nuala, con quien guarda un vínculo de sangre; y su padre Balor, último rey de los elfos. El film nos relata además el nacimiento del ejército dorado, una maquinaria de guerra revolucionaria que estuvo a punto de extinguir a los hombres en su lucha contra los elfos, que finalmente decidieron firmar un pacto de paz, a fin de acabar con la destrucción de la vida y la naturaleza en el mundo.

Así pues, mientras Hellboy y sus compañeros buscaban la entrada a Bethmoora, nosotros centramos nuestra mirada en el Lebor Gabála Érenn, también conocido como el Libro de las Invasiones, uno de los corpus mitológicos de Irlanda. En él encontramos a los Tuatha Dé Danann, una raza de dioses y héroes que habrían migrado a Irlanda en algún momento del pasado pre-cristiano, donde habrían gobernado durante siglos hasta que fueron derrotados por los Milesianos. Tras ello, algunos permanecieron en el mundo humano, ocupando pasajes subterráneos ocultos a los ojos del hombre, o se retiraron a Tir na n-Og, una isla mítica inalcanzable para cualquiera que no fuese un Danann. Así pues, pasaron a habitar “El Otro Mundo”, permaneciendo jóvenes gracias a su inmortalidad. En el Ciclo Feniano se les convirtió en Faery, seres asociados a las hadas, y en los textos cristianos les despojaron de su inmortalidad, convirtiéndolos en reyes, que en ocasiones abrazaban la cristiandad en su lecho de muerte.

Su llegada a Irlanda se habría producido de la mano de Nuada, hijo de Danu, conocido como Nuada Airgedlámh (mano de plata). Este sobrenombre se asocia a la pérdida de su mano derecha en la Batalla de Magh Tuiredh, lo que le costó su corona, que solo recuperaría tras la adquisición de un nuevo miembro hecho de plata. Conocido por ser un gran gobernante, perdería su vida en la segunda batalla de Magh Tuiredh, a manos de Balor.

Balor por su parte era miembro de los Fomorianos, pueblo enemigo de los Tuatha Dé Dannan, con los que habrían firmado una tensa paz antes de su llegada a las islas. Este comandante formoriano habría cedido la mano de su hija Ethlinn en matrimonio para firmar la paz, descubriendo posteriormente que uno de sus nietos sería el encargado de darle muerte. Por ello encerró a Ethlinn en una torre, donde daría a luz a tres niños, uno de los cuales, Lugh, conseguiría escapar, dando muerte posteriormente a Balor.

Por último queda hablar de Nuala o Fionnuala, hija de Lir, transformada en cisne junto a sus hermanos por su madrastra. Condenada a vagar por los lagos de Irlanda durante 900 años, solo sería libre el día que escuchase una campaña tocada por un monje o un hombre del norte se casase con una mujer del sur.

Guillermo del Toro coge pinceladas de esta particular y quizás no muy conocida mitología para crear a sus personajes, dándoles unas capacidades, objetivos y motivaciones, así como una historia de fondo y relaciones familiares, diferentes. A pesar de ello, podemos ver mucho de los Tuatha Dé Danann en las gentes de Bethmoora, así como resquicios del Nuada de la “mano de plata” en el Nuada de la “lanza de plata”, a pesar de que transforme a uno de los grandes héroes del mito en el temible villano de la película.


[Imagen de portada extraída de: blogspot.com]

 

Olimpus. Una compilación de mitos deconstruidos

Ficha técnica:
Título: Olimpus
Autor: David Rubín
Editorial: Astiberri
Año: 2017

Olimpus

En su última remesa de cómics disponibles en edición digital, la editorial bilbaína Astiberri nos trae una recopilación de historias breves de David Rubín bajo el título Olimpus. Las obras que la componen fueron publicadas originalmente entre los años 2006 y 2008  en la revista Humo, de la misma editorial, y acaba de convertirse en la primera obra de Astiberri publicada exclusivamente en digital.

En cada uno de los siete historias que componen el comic encontramos, lo que su autor denomina en el epílogo como “haikus sobre la mitología griega”, relatos de cuatro páginas en los cuales Rubín revisita, deconstruye y reconstruye narraciones extraídas de la mitología, la historia y la literatura grecorromana.

Así encontramos relatos que apostillan los mitos clásicos revisionando elementos como la crueldad y la arbitrariedad que solían poblar estas narracciones, aportando un nuevo punto de vista en el que se indaga en la naturaleza de los villanos de estas historias. De este modo su vileza se muestra como consecuencia de cómo han sido tratados, por ejemplo, el Minotauro, cuyo odio surge del desdén de haber sido encerrado en el laberinto por su “padrastro”, o a Medusa, cuyo aspecto atroz es resultado del castigo impuesto por haber sido violada por Poseidón por ser “demasiado” hermosa.

olimpus_5.jpg

Otras de las narraciones incluidas presentan episodios de la literatura homérica, como los encuentros con Polifemo o las sirenas de la Odisea.  Además, de forma casi inevitable, uno de los relatos construye un homenaje, tanto a los legendarios 300 espartanos de la Batalla de las Termópilas, como a la conocida obra de Frank Miller de la que bebe directamente.

En cuanto al aparato gráfico, no nos encontramos ante una obra con referentes clásicos o realistas, sino que se mantienen firmes en el estilo y los recursos visuales desarrollados por el autor durante su época como parte del Colectivo Polaqia, el cual adereza con diversos elementos de las representaciones tópicas del mundo clásico en la cultura popular contemporánea, como las columnas de estilo jónico o los cascos corintios.

Los temas clásicos y este singular estilo gráfico serán el germen de donde surgirá poco después la obra que consagraría al autor ourensano: El Héroe, una revisión en clave fantástica del conjunto de mitos del héroe por antonomasia, Heracles. De hecho, esta obra compuesta por más de quinientas páginas, surgirá originalmente como un breve relato con el cual cerrar las siete historias recopiladas en Olimpus.

De este modo, encontramos en Olimpus siete píldoras sobre el mundo clásico, los cuales, si bien se alejan bastante de los paradigmas de las narraciones originales, construyen un entretenido e interesante relato que permite revisitar los mitos clásicos.


 

Enlaces de interés:

Olimpus de David Rubín en la página web de Astiberri


[Imágenes extraídas de Astiberri.com]