Archivo de la categoría: Cómic

Fóra de Mapa. Un crimen en la Venecia de los Descubrimientos

En nuestra entrada de hoy, disponible tanto en gallego como en castellano, hablamos de Fóra de Mapa (Fuera de Mapa), obra ganadora del XI Premio Castelao de Banda Deseñada otorgado por la Deputación de A Coruña. La obra, creada por el ourensano Emilio Fonseca, nos traslada a la Venecia de finales del siglo XV introduciendonos en temas como las tramas políticas, la esclavitud o la sexualidad en esta época.

Fóra de Mapa. Un crime na Venecia dos descubrimentos [Galego]

Fóra de Mapa. Un crimen en la Venecia de los descubrimientos [Castellano]

 


[Imágen extraída de Culturagalega.org]

I Congreso Internacional de Estudios Interdisciplinares de Cómic: Descubriendo el Mediterráneo

Crónica-opinión de David Calviño.

Entre los días 4 y 6 de abril tuvo lugar en la Universidad de Zaragoza el I Congreso Internacional de Estudios Interdisciplinares de Cómic, una esperada cita para aquellos investigadores que estudian el cómic desde diferentes enfoques.

Sin ser el primer congreso de estas características (ejemplo es el I Congreso Internacional sobre Cómic y Novela Gráfica, que tuvo lugar en 2011 en Alcalá de Henares), la propuesta fue acogida con entusiasmo, siendo la plataforma para que más de medio centenar de ponentes expusieran sus temas de estudio que abarcaron temas tan diversos como la historia, la comunicación, el periodismo, el diseño o el activismo.

El congreso contó con una frase estrella que, sin duda, fue “descubrir el Mediterráneo”, la cual fue magistralmente pronunciada por Antonio Altarriba durante la conferencia inaugural. Con ella hacía referencia a la sensación de descubrimiento que acostumbramos a tener los investigadores cuando, ignorando la posibilidad de que alguien “se nos haya adelantado”, empleamos el cómic para tratar de dar nuevos enfoques a nuestras respectivas disciplinas. De este modo, tendemos “a hacernos un Colón”: descubrir algo que muchos otros conocen antes que nosotros.

photo_2017-04-13_17-41-51

Este problema se pudo apreciar en algunas de las ponencias que se basaron, en gran medida, en hacer una exposición sobre cómo el cómic es un medio interesante para con otras ciencias y qué cosas tan molonas tiene, sin existir una tesis más allá de esta obviedad. Evidentemente podemos achacar este tipo de ponencias al limitado formato de las mismas, de tan solo 10 minutos, por lo que será necesario esperar a la publicación de las actas para alzar firmemente el dedo acusador.

No obstante, si el error finalmente es real, no tienen por qué corresponderse a la incompetencia del investigador (cosa que dudo completamente), si no que se encuentra afincado en una serie de problemas estructurales que afectan a los Estudios Interdisciplinares de Cómic (tomando la nomenclatura de este Congreso y abreviándolo como EIC) que este congreso ha permitido sacar a la luz.

El principal de estos problemas y el que sin duda ayuda a normalizar esa sensación de “descubrir el Mediterráneo”, es la falta de referencias y referentes. Este problema golpea con especial fuerza a los investigadores neófitos que apenas han estado en contacto con el “mundillo” del cómic (entendiendo por este, especialmente, a todo el grupo veterano de divulgadores) y que deciden embarcarse en una investigación más o menos guiados por un profesor con buena fe y que, si bien apenas conoce el medio, procurará que al menos el elemento formal sea correcto. Mientras que en caso de coger un tema más “ortodoxo” el investigador contaría con abundantes recomendaciones bibliográficas del profesor, en el caso del cómic, el medio de acercarse al estado de la cuestión serán las búsquedas en diferentes servicios, desde Google, hasta Dialnet, pasando por los fondos de las bibliotecas universitarias. El resultado tiende a ser una exigua lista compuesta habitualmente por libros que, a pesar de su gran popularidad y accesibilidad, no tienen por qué ser los mejores sobre el tema (como el caso de la obra “ensayística” de McCloud o la de Eisner), así como otros títulos que resultan imposibles de conseguir debido a que se publicaron una única vez hace años y han desaparecido del circuito comercial. Además, no podemos olvidar la cantidad de trabajos universitarios que no se han publicado debidamente y a los que solo se puede tener acceso si la Universidad o el propio autor tienen a bien ponerlo al alcance de la comunidad a través de la red.

La falta de un directorio con las obras académicas publicadas y la dificultad de acceso imposibilita el conocimiento del estado de la cuestión de los diferentes frentes de investigación en los EIC, provocando que cada nuevo investigador se vea obligado partir más o menos de cero, lo cual fomenta que en lugar de un avance lineal, la materia se mantenga en unos “chapoteos” en la base.

Si bien esta situación que expongo se trata de un worst-case scenario, seguramente muchos de los jóvenes investigadores que tratan de abrir frentes en los EIC se sentirán identificados con alguno de los puntos.

Continuando la cadena, podemos atribuir esta falta de referencias y materiales tanto a la ausencia de los EIC en las Universidades (lo cual supone que, a diferencia de otras disciplinas, estos no cuenten con unos medios e infraestructuras para desarrollarse), como a la inexistencia (si bien están comenzando a conformarse) de redes globales —universitarias o no— de investigadores que permita la puesta en contacto de estos, así como compartir materiales de trabajo. Esta falta de plataformas, promueve el trabajo de individuos aislados lo cual, sin duda, fomenta de nuevo la percepción de “descubrir el Mediterráneo”.

concomic

De este modo, creo que el Congreso ha permitido vislumbrar ciertas problemáticas de las que deberíamos tomar nota y usar como guía para determinar los siguientes pasos que debemos dar: conformar redes para crear una comunidad investigadora activa y con acceso a los materiales que permitan hacer una ciencia de calidad, así como reclamar los mismos medios y espacios que tienen otras disciplinas del conocimiento.

El verdadero valor de este Congreso —considero— ha sido fomentar un estado de autoconsciencia de los investigadores como grupo. Ya no somos los “francotiradores” de hace 10 o 15 años. Somos un grupo amplio, diseminados tanto a nivel geográfico como temático, provenientes de una gran variedad de disciplinas y, por tanto, con una diversidad de enfoques que no hacen sino enriquecernos como conjunto. La cita en Zaragoza nos ha valido para vernos las caras, conocernos, charlar y desterrar el sentimiento de aislamiento que a veces encontramos dentro de la academia.

Pecando ahora un poco de optimismo, confío en que este congreso suponga el pistoletazo de salida para mucho más: nuevos congresos, grupos de investigación y un verdadero despegue de los IEC como ciencia, después de varias décadas intentándolo. No habremos descubierto el Mediterráneo, pero aún tenemos mucho por explorar.


Enlaces de interés:

Lobezno, un paseo a través de la inmortalidad

La inmortalidad es un tema recurrente en la ciencia ficción. Deseada y codiciada por muchos, se convierte a menudo en un relato involuntario de nuestra propia historia, testigo del paso del tiempo y argumento de fondo para mostrar la evolución de uno u otro personaje. Obras como Drácula, con su sempiterno vampiro, o Los Inmortales – The Highlander en versión original – son muestra de esta circunstancia, permitiéndonos, normalmente a través de flashbacks, “revivir” diferentes momentos históricos en los que el protagonista ha tenido la suerte o la desgracia de vivir.

Lobezno –Wolverine en la versión americana – es otro de estos eternos que se pasea a través de la historia, permitiéndonos vivir, a través de sus vivencias, algunos de los momentos más importantes de la humanidad. En el presente artículo nos centraremos únicamente en el análisis de las dos primeras películas en solitario de este personaje, X-Men orígenes: Lobezno y Lobezno Inmortal, vagamente basadas en los cómics y enormemente vapuleadas por la crítica. Por el contario, omitiremos la más reciente de sus apariciones cinematográficas, Logan, debido a la ausencia en la cinta de datos de carácter histórico, al desarrollarse en un futuro distópico. Así mismo, no se tendrán en cuenta el resto de films de la franquicia X-Men, que en algunos casos – véase Primera Generación, Días del futuro pasado y Apocalipsis – permitirían un análisis sobre los años 60 y 70 de siglo pasado o incluso de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Lobezno, un paseo a través de la inmortalidad

NonNonBa: retrato cotidiano del Japón de la preguerra

NonNonBa es un cómic del autor japonés Shigeru Mizuki publicado en 1977. En él relata episodios de su infancia en los que mantuvo relación con una anciana, cuyo nombre da título al libro, de la cual aprendería numerosas historias acerca de los yôkai —fantasmas y espíritus del folclore japonés—. Estos mismos relatos son los que fascinaron a Mizuki durante gran parte de su vida y le llevaron a crear su obra más conocida, Kitaro.

NonNonBa: retrato cotidiano del Japón de la preguerra


[Imagen extraída de NonNonBa de Shigeru Mizuki, edición de Astiberri]

Viñetas de Posguerra: Los cómics como fuente para el estudio de la historia de Óscar Gual

Ficha técnica:

Título: Viñetas de posguerra. Los cómics como fuente para el estudio de la historia
Autor: Óscar Gual Boronat
Año: 2014
Editorial: Publicacions de la Universitat de València
Colección: Breve Historia

Viñetas de Posguerra: Los cómics como fuente para el estudio de la historia, es un libro teórico escrito por el doctor en historia Óscar Gual Boranat, en el cual aporta su grano de arena al incipiente (al menos en España) campo de estudio que es el uso del cómic como fuente histórica.

9788437091266

En él, Gual analiza dos casos de estudios: Roberto Alcázar y Pedrín y el Guerrero del Antifaz; obras paradigmáticas del cómic español de la posguerra. En ambos casos se trata de cuadernos de aventuras —en contraposición a la historieta publicada en revistas—, uno de ambientación contemporánea y otro histórica, de los cuales Gual extrae, entre otros, elementos temáticos, gráficos, simbólicos o literarios para construir un retrato social y cultural de la España del Primer Franquismo.

La selección de estos casos de estudio resulta interesante al ser, sin lugar a duda, las dos series más populares de su momento. Además, a pesar de que ambas cabeceras eran editadas por la Editorial Valenciana, empresa independiente al régimen — a diferencia de publicaciones de historieta infantil como Flechas y Pelayos, la cual era editada por el Frente de Juventudes, una de las secciones de Falange Española Tradicionalista de las J.O.N.S. —cuentan con duras críticas acerca de su carácter panfletario y de transmisor de los valores de la ideología franquista. No obstante, Gual decide no partir de esta tesis ni de la opuesta, sino que, como bien señala: “nuestra tarea […] no será defenderlos de estas imputaciones, sino descubrir qué hay de cierto en ellas, cuales son reales y cuales exageradas, pues solo así sabremos si esos tebeos en concreto son utilizables como fuente histórica”.

Podemos señalar también que la parte que nos suscita mayor interés es, sin duda, el corpus teórico que precede a los casos. Bajo el título de Los límites, Gual escribe un preámbulo en el que trata ventajas, inconvenientes y puntos a tener en cuenta a la hora de emplear el cómic como fuente histórica, el cual se nos antoja de lectura obligada para los historiadores que deseen trabajar con este tipo de material.

También exhibe algunas consideraciones metodológicas muy útiles en un campo en el que todavía hay poco sembrado, ayudando a asentar unas bases teóricas para la generalización de este medio en la investigación.

Además, incluye un amplio capítulo acerca del medio del cómic y su funcionamiento para que el libro no solo resulte compresible a los asiduos a la viñeta, sino que sea accesible para la totalidad de la comunidad académica, probablemente, el mayor escollo que existe todavía para la normalización de los estudios acerca del cómic en el mundo universitario.


[Imágenes extraídas de casadellibro.com y santiagogarciablog.blogspot.com.es]

Un repaso al Siglo XX con Mortadelo y Filemón

Ficha técnica:

Título: Siglo XX, ¡qué progreso!

Autor: Francisco Ibáñez

Año: 1999

Editorial: Ediciones B

mortague

Dentro del cómic español, las aventuras de Mortadelo y Filemón ocupan, sin lugar a dudas, un lugar muy destacado. Las tiras cómicas creadas por Francisco Ibáñez y protagonizadas por los dos famosos agentes de la T.I.A. han tenido gran popularidad desde su aparición, allá por 1958, hasta la actualidad. Aunque estas historietas sean de tipo humorístico, el gusto del autor por insertar muchas de sus historias en sucesos de actualidad, junto con el amplio lapso temporal en el que se han estado publicando, hacen que haya innumerables elementos históricos en estos cómics. Sin embargo, en esta reseña nos vamos a centrar sólo en el álbum Siglo XX, ¡qué progreso! En él, Mortadelo y Filemón hacen, en compañía de Ofelia y el profesor Bacterio, un recorrido por toda esa centuria tras haber fallado un invento del profesor, que pretendía viajar al futuro.

Los personajes aparecen en el París de 1900, coincidiendo con la Exposición Universal, y desde allí se van desplazando por el globo mientras el calendario avanza a gran velocidad: sufren numerosos episodios cómicos en conflictos como la I y II Guerra Mundial, la Revolución Mexicana o la Guerra Civil española; desencadenan por error acontecimientos como la Guerra Ruso-Japonesa, el gran incendio de San Francisco, el hundimiento del Titanic, el asesinato de Kennedy, etc. Todo ello, repasando por el camino un buen número de inventos aparecidos en el siglo XX, como el cine sonoro, la lavadora, la aviación –el vuelo de los hermanos Wright-, los tanques, los perros guía, la cámara de gas, la olla a presión, la bomba atómica, las tarjetas de crédito, el ordenador, etc. Seguramente, el importante peso específico que tienen todos estos inventos en Siglo XX, ¡qué progreso! se debe a que se adecúan más al tipo de narración y a los breves gags humorísticos que los asuntos políticos, económicos o sociales, aunque no por ello dejan a estos totalmente de lado. De hecho, Mortadelo y Filemón hacen un repaso por algunos avances en la industria del transporte terrestre, naval y aéreo, por la política de obras públicas keynesiana (el ejemplo del puente Washington), por la cultura popular (cine, música…), se señala el gran cambio de la aparición de una sociedad cada vez más conectada a la red, etc. Los elementos puramente políticos si que tienen una presencia mucho menor, aunque sí aparecen ocasionalmente, mencionando conflictos o dirigentes, y a través de la parodia de nacionales y republicanos en las viñetas referentes a la Guerra Civil.

Así, en esta historieta de Mortadelo y Filemón, Ibáñez nos hace un breve recorrido por toda una centuria de Historia, lógicamente muy condensada (en solo 44 páginas), centrándose más en datos concretos que en procesos complejos. Sin embargo, esto no resta mérito, ya que a fin de cuentas logra reflejar muchos elementos de nuestro pasado de una manera humorística, aun tomándose todas las licencias que el cómic le requiere.

Entrevista con Chester Brown

Chester Brown es, junto con Seth y Joe Matt, el principal representante del cómic underground surgido en el Canadá de los años 80. Ha desarrollado obras como Louis Riel, un cómic biográfico, donde trata la figura del revolucionario canadiense de forma historicista y rigurosa, o Pagando por ello y su última obra, María lloró sobre los pies de Jesús, obras compuestas como sendos ensayos con copiosa información adicional como anotaciones, comentarios y bibliografía.

El pasado noviembre tuvimos la suerte de que visitara España, a raíz de lo cual pudimos hablar con él y realizar esta entrevista.

Entrevista con Chester Brown


Chester Brown, together Seth and Joe Matt, is the main representative of the Underground comic that emerged in Canada in the 80’s. He created books like Lous Riel: A Comic-strip Biography, where he addresses about the Canadian revolutionary in a rigorous and historicist way, or Paying for it and his last book, Mary wept over the feet of Jesus, comic books composed like essays with lots of additional information like notes, commentaries and bibliography.

We were lucky to having him visiting Spain last November; therefore we could speak with him and do this interview.

Interview with Chester Brown