Archivo de la categoría: Cine

¿Sabías que…? (XXVIII) Catástrofes malthusianas en la luna de Titán.

Los que hayáis tenido la oportunidad de ver la película Avengers: Infinity War habréis podido conocer a la nueva incorporación al Universo Cinematográfico de Marvel: el titán Thanos. En el film, la personalidad del personaje es ligeramente diferente a la que se presenta en los cómics originalmente. Mientras que en su versión original este personaje buscaba llamar la atención de la encarnación de la Muerte, llevando a cabo exterminios masivos a lo largo del universo, en la película de los hermanos Russo se identifica como un agente del equilibrio universal.

En efecto, el exterminador de mundos Thanos se intenta mostrar como un elegido para llevar el equilibrio y la estabilidad a todo el universo que, según él, se encuentra al borde del colapso, erradicando a la mitad de sus habitantes. Esta mentalidad, que a día de hoy nos puede parecer, cuanto menos extremista, no es tan distinta a la que presentó el estudioso de economía y demografía británico Thomas Robert Malthus a finales del siglo XVIII.

Este erudito escribió el “Ensayo sobre el principio de la población”, que defendía que el crecimiento de las sociedades es insostenible, debido a que los recursos aumentan en una progresión aritmética (aquella en que la diferencia entre los números de la serie es constante: 1, 2, 3, 4, 5, 6…), mientras que la población aumenta en una progresión geométrica (en la que los números siguientes se obtienen multiplicando el anterior por una constante: 1, 2, 4, 8, 16, 32…). Este planteamiento desembocaría en lo que se denominó como “catástrofe malthusiana”, es decir un momento de colapso en que la humanidad se vería envuelta en guerras y hambrunas que asolarían nuestra especie.

Este tipo de catástrofe es el que, por lo que hemos podido ver en Infinity War, ocurrió en el planeta Titán, hogar de Thanos, y el motivo por el que este busca las gemas del infinito, para reducir la población a la mitad. Si bien Malthus no aprobaba el exterminio activo de la población, como vemos que si hace Thanos, si que defendía que se debía promover la contracepción mediante la abstinencia sexual, así como otras medidas de reducción de la población como retirar las ayudas a pobres y hambrientos. Por otra parte, la idea de Thanos de evitar una catástrofe malthusiana de magnitud universal se haría de forma justa entre ricos y pobres, al contrario que las tesis que defendía el economista inglés.

Con el tiempo se ha demostrado que las teorías de Malthus estaban erroneamente planteadas, ya que su estudio demográfico se hizo únicamente en base alos EEUU, sin tener en cuenta la inmigración y tomando el aumento de la población como si fuese un crecimiento vegetativo.A lo que hay que sumar su incapacidad para preveer la magnitud de los avances en industria, agricultura o ganadería.

Así pues, es indudable que las teorías de Thomas Malthus, pese a haberse demostrado que eran erróneas, han servido de inspiración a los guionistas del film a la hora de dar este nuevo giro al titán loco Thanos, basado en esta filosofía catastrofista y aportando su particular forma de solucionarlo.

 


[Imagen de portada extraída de: https://codigoespagueti.com]

Anuncios

La ruta hacia El Dorado

En la película de animación La Ruta hacia el Dorado, dos amigos se embarcan sin querer en una aventura que los lleva a América, donde conocen a Hernán Cortés por el camino. En las playas americanas deciden seguir un mapa que les llevará a la mítica ciudad de El Dorado.

En la película, la ciudad no sólo está repleta de oro, sino que además cuenta con aspectos más mágicos o fantásticos. Podemos ver animales extraños y cómo el sumo sacerdote acciona a distancia una estatua de jaguar mediante magia. Pero, aun así, la película cuenta con una serie de anécdotas que se basan en la realidad, tal y como veremos a continuación.

La ruta hacia El Dorado

 


[Imagen de portada extraída de Pinterest]

Son de Piedradura y la historia los recordará…

A principios de los 60 veía por primera vez la luz, de manos de William Hanna y Joseph Barbera, la serie de animación Los PicapiedraThe Flintstones en su versión original-. En ella se contaban las aventuras y desventuras de la familia Picapiedra, reflejo prehistórico de una familia media americana de finales de los años 50 e inicios de los 60, habitantes de Piedradura, una idílica ciudad de la Edad de Piedra localizada en el territorio de la actual Estados Unidos. La serie se mantuvo en antena hasta 1966, con varios reboots y continuaciones a lo largo de las décadas posteriores, así como dos películas de cine en imagen real.

La primera de ellas, Los Picapiedra, fue llevada a la gran pantalla en 1994, bajo la dirección de Brian Levant y la producción de Steven Spielberg y Bruce Cohen.  En ella se mantenía el espíritu original de la serie, la traslación de la sociedad de la época a un mundo de corte prehistórico, mediante la “petrificación” de los más variados inventos y avances tecnológicos. Además, el film incluía una serie de gags y detalles que, a pesar de no ser un reflejo real del momento histórico en el que se desarrolla la historia –la “Edad de Piedra”-, nos remitían a ese momento de mediados-finales del s. XX y a las necesidades y gustos de la sociedad americana del momento.

La película, a semejanza de la serie, nos muestra una prehistoria modernizada, en la que los personajes portan desde corbatas –cuyo modelo actual no llegaría hasta el s. XVII- a relojes de pulsera –inventados a inicios del s. XX-; fumaban tabaco y utilizaban mecheros pétreos tipo zippo –modelo inventado en 1932-; conducían por las trocopistas (versión arcaica de las autopistas) automóviles “autopropulsados” –creados a mediados del s. XVIII-; y consumían medios de masas, como la televisión (también llamada rocavisión), la radio, prensa escrita (o tallada en este caso) y cine –que no nacería hasta finales del s. XIX y principios del XX-. Además, utilizaban moneda reglada, que extraían de cajeros, mediante cuentas bancarias, pudiendo pagar incluso con tarjeta de crédito –que no se inventarían hasta principios del s. XX-.

Esta modernidad prehistórica se conjugaba perfectamente, siguiendo los preceptos de ciertas ramas del creacionismo –véase el Museo del Creacionismo de Kentucky-, con la existencia de dinosaurios y otro tipo de macro-fauna típica del Pleistoceno y Holoceno, como mamuts y dientes de sable. Así, un diplodocus cumplía funciones de grúa, mientras la gente surcaba los cielos a lomos de un pterodáctilo como si de un avión se tratase o un dientes de sable cumplía las funciones de gato doméstico.

flintstonesdriveinmovie_620_020513

Pero si duda, lo más remarcable de la película es su humor, que consigue retrotraer expresiones modernas al pasado o sacar a relucir algunas de las teorías o tópicos más habituales sobre esta etapa de la historia. Así vemos como Pedro Picapiedra afirma con rotundidad la teoría de que la Tierra es plana, en un momento en que posiblemente no se tuviese siquiera un concepto de Tierra propiamente dicha; se alude a la esperanza de vida media de la población, afirmando que los 38 años eran una edad bastante avanzada para el momento; o se remarca la diferencia entre Homo Sapiens y Neandertales, reiterando el tópico de que estos últimos eran menos inteligentes y menos evolucionados, o incluso socialmente denostados, al considerarse Neandertal un insulto peyorativo. Cabe destacar además de forma literal dos comentarios de la película. La primera de ellas de boca del propio Pedro, en que pregunta cuando ve a su suegra “¿Qué hace este fósil aquí? ¿Acaso he vuelto al Pleistoceno?”, una clara alusión a la referencia que nosotros mismos hacemos del pasado como indicativo de algo trasnochado; y la magistral frase pronunciada por el Señor Rajuela (jefe de Pedro Picapieda) tras bautizar el cemento en honor a su hija Cementia, en el que afirma que “Gracias al cemento el hombre podrá moldear su destino. ¡La Edad de Piedra ha terminado!”, en clara alusión a la visión que se tiene de cómo unas épocas dejan paso a otras –de forma casi instantánea- en el devenir de la historia.

Finalmente, solo queda aludir a algunos guiños presentes en la película y que no dejan de ser reflejo de esa intencionalidad de “prehistorizar” de alguna manera el relato. Así, Steven Spielberg firma la producción como Steven Spielrock y se menciona en algún momento de la película a un famoso físico llamado Albert Rockstein (valga la redundancia del apellido, “Rocapiedra”, al traducirse “rock” del inglés como roca y “stein” del alemán como piedra); o la clara alusión a Star Wars en las últimas escenas de metraje, pudiendo leerse en la cartelera de cine “George Lucas Tar Wars” (Guerras de Alquitrán). Aunque sin duda, el guiño más destacado es el que cierra el film, donde las letras del final nos informan de que ningún dinosaurio ha resultado herido durante la grabación de la película.

No cabe duda de que Los Picapiedra marcaron una época con su forma de representar el pasado, aunque tampoco cabe duda de que su visión del mismo no es ni de lejos una representación fidedigna del periodo histórico que abarca desde el Paleolítico hasta el Neolítico. Se trata más bien de un reflejo de la sociedad del momento en el que se produce la película, una amable crítica a la misma y a sus defectos, trasladada a un pasado algo más arcaico, aunque igual de moderno y con los mismos deseos y necesidades. Quizás no pasen a la Historia por su fidelidad, como afirma la canción que finalizaba cada episodio, pero sin duda se les recordará por su particular forma de representar el mundo, así como de reproducir en piedra y renombrar los más variados avances tecnológicos, que con un poco de suerte han inspirado e inspirarán a algunas generaciones a conocer un poco más sobre este interesante periodo de nuestra Historia.


[Imagen de portada: Fotogramas.es

Imagen en texto: Hollywood.com]

La arena de gladiadores en Thor Ragnarok

Desde que salió el cómic de World War Hulk, verle ataviado como un gladiador era una imagen difícil de olvidar y es ahora que al llegar la tercera entrega de Thor (Ragnarok) podemos verlo trasladado a la pantalla en un enfrentamiento entre el dios del trueno y el increíble Hulk.

Por si esto no era suficientemente atractivo, a través de la película podemos conocer como funcionaba la arena de luchadores del planeta Sakaar, que guardan gran parecido a las arenas de gladiadores que se llevaban a cabo en la Antigua Roma.

Enfundémonos con nuestro yelmo y scutum, y veamos cuales son las similitudes que unen ambas arenas:

La arena de gladiadores en Thor Ragnarok


[Imagen de portada: Captura propia y modificación posterior de El Octavo Historiador]

Wakanda: del mito a la realidad.

  En la última película de Marvel, Black Panther, podemos conocer al superhéroe africano homónimo. Black Panther es en realidad T´Challa, rey de Wakanda y sucesor de T´Chaka; su función aparte de gobernar es proteger el reino . Wakanda es un país de África oculto del resto del mundo para preservar sus abundantes minas de Vibranium y su avanzada tecnología. En la película, junto con el rey, hay un consejo de ancianos o líderes de cinco tribus que conviven en ese reino. A continuación veremos en qué se han inspirado para crear estas tribus y otros aspectos de la cultura wakandiana.

Wakanda. Del mito a la realidad.


[Imagen de portada extraída de: HDqwalls]

 

¿Sabías que…? (XXV): Un coche, algo de sexo y un poco de Historia en “Titanic”

La conocidísma y multipremiada Titanic (1997), dirigida por James Cameron, ha dejado un buen número de escenas icónicas y muy populares, como la de los dos personajes protagonistas, Jack y Rose, en la proa del barco ante una puesta de sol en medio del océano Atlántico, la del choque y posterior hundimiento de aquel navío que consideraban insumergible, la de Rose flotando en una puerta con Jack muriéndose -literalmente- de frío en el agua, la de éste dibujando desnuda a su efímero amor… Pero también es muy popular aquella en la que la pareja protagoniza unos tórridos momentos de pasión dentro de un coche que se encontraba en una de las bodegas del Titanic. Pero, ¿hubo en realidad algún coche en ese fatídico viaje de Southampton a Nueva York? ¿Fue esta una de las pocas licencias históricas que se tomó Cameron, u obedece a su intenso trabajo de documentación previo al rodaje?

mano titanic coche

Los diversos expertos en aquella tragedia naval del año 1912 tienen opiniones encontradas, puesto que aunque hay indicios de que sería posible, la falta de fuentes hace imposible confirmarlo. La razón por la que el director optó por reflejar la presencia de un automóvil en el conocido buque de la White Star Line es que se conserva el testimonio de uno de los viajeros supervivientes, William E. Carter, que le reclama la cantidad de 5.000 dólares a su compañía aseguradora por haber perdido en el naufragio a sus dos perros y su vehículo, un Renault AX Limousine del año 1911, coche de fabricación francesa con un motor de dos cilindros, un interior de acabados bastante lujosos y que alcanzaba los 56 km/h (y que costaba poco más de 400 dólares; bastante menos que la indemnización reclamada por el propietario). Seguramente, el escrito de Carter fue el que motivó a James Cameron a incluir una réplica de ese modelo de automóvil en varias escenas, incluida esa de la apasionada relación carnal de Jack y Rose. Sin embargo, no parece que esto sea correcto a nivel histórico, ya que en su reclamación, el acaudalado superviviente estadounidense señala que en el manifiesto de carga su coche aparecía reflejado como una caja, al no estar totalmente ensambladas sus piezas. Por lo tanto, no parece posible que ninguna pareja empleara ese Renault en un posible escarceo amoroso transatlántico.

De todos modos, es imposible confirmar que la reclamación de Carter tenga base real, o que sí hubiera otros automóbiles en las bodegas del Titanic, puesto que el manifiesto de carga del barco se hundió con él y no se hizo copia alguna del mismo. Así pues, queda a la imaginación de cada uno la presencia real en aquel archiconocido buque de ese o cualquier otro coche, si bien para la mayoría de los que han disfrutado de la película, ese Renault AX Limousine estará siempre ligado a un efímero romance y a una mano apoyada en un cristal lleno de vaho.

Cine inmersivo: cómo vivir la Historia de otra manera

Por estas páginas ya os hemos hablado de otras maneras de experimentar la Historia, ya fuese con la recreación de batallas como la de Pazos de Arenteiro en 1809, el ataque vikingo a Catoira o las visitas teatralizadas en Monterrey, todas ellas con el objetivo de hacer que el público se enfrascase de lleno en la Historia. Siguiendo nuestro interés por estos derroteros, nos encontramos con una iniciativa de Vodafone yu, llamada What a Movie!, nacida con el interés de experimentar el cine de otros modos.

Este tipo de espectáculo se lleva realizando desde hace unos 10 años en Reino Unido, teniendo gran popularidad entre público. En España ha llegado de manera más reciente, siendo uno de los primeros ejemplos el que realizó Spectacular! que recreó la película Los Intocables (ambientada en los años 30).

En cuando a What a movie!, se lleva realizando desde 2016 y de momento han recreado las películas Tiburón, Drácula de Bram Stoker, Chicago, Rec y, la más reciente, Mi Gran Noche.

Lo interesante de esta propuesta, es la inmersión. Cogiendo de ejemplo las dos películas que tienen ambientación histórica de la anterior lista, Drácula y Chicago, vemos que en la primera nos trasladamos hasta Segovia, a una abadía, donde actores de carne hueso representaron escenas de la película. Finalmente, pudieron disfrutar de la proyección en el interior de la misma. Los trajes, el lugar y la puesta en escena, ayudaban al espectador a sentir que estaban siendo trasladados al siglo XIX. De igual modo ocurrió con Chicago, en el que se recreó un club clandestino de los años 20. Los asistentes pudieron disfrutar de música jazz, personajes históricos y mucho baile.

Lo que esta iniciativa nos demuestra, es que es posible fusionar el gusto por el cine y la recreación con otras actividades de entretenimiento, que hacen experimentar al público cómo debía de ser el ambiente en ese momento. Por ahora son pocas las proyecciones que han realizado, pero esperamos que en un futuro siga habiendo más de corte histórico.


 

Enlaces de interés:


[Imagen de portada extraída de: vodafoneyuwhatamovie.es]